Anuncios

La significativa capilla elegida por la Familia Real británica para honrar a Constantino de Grecia

Constantino de Grecia, recibirá este martes un homenaje lejos de la patria que le vio nacer cuando acaba de cumplirse el primer aniversario de su fallecimiento. La reina Camilla, acompañada por miembros de la Familia Real británica, asistirá a un servicio de acción de gracias por el último rey de los helenos, en la capilla de San Jorge del Castillo de Windsor, un lugar con un gran significado para la monarquía inglesa. Las familias reales de Reino Unido y de Grecia han tenido unos lazos muy estrechos que se intensificaron cuando el antiguo rey heleno eligió Londres como su hogar durante el exilio, lo que explica este tributo por parte de los Windsor, quienes siempre le vieron como a uno de los suyos. A esta misa de recuerdo acudirán miembros de la Casa Real griega y ya se ha confirmado la asistencia de los reyes Felipe y Letizia, así como de don Juan Carlos y doña Sofía. Por parte de Dinamarca (la reina viuda Ana María es hermana de la reina Margarita) irá la princesa Benedicta, cuñada del recordado Rey.

VER GALERÍA

Capilla de San Jorge en Windsor
Capilla de San Jorge en Windsor

Si el Castillo de Windsor, era la fortaleza más preciada de Isabel II, la capilla dedicada a San Jorge es uno de los grandes escenarios para la monarquía británica. Este imponente edificio es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura gótica de Inglaterra. Comenzó a construirse en 1475 bajo el reinado de Eduardo IV y consta de un interesante techo labrado en piedra que fue añadido más tarde. Desde entonces, ha sido el escenario de muchas bodas reales. Bajo sus muros sellaron su amor muchos hijos de la reina Victoria como Eduardo VII con Alejandra de Dinamarca y más recientemente el príncipe Eduardo con Sophie Rhys-Jones, duques de Edimburgo; Peter Phillips, sobrino de Carlos III, con Autumm Kelly; el príncipe Harry y Meghan Markle; la princesa Eugenia de York y Jack Brooksbank y Lady Gabriella Windsor y Thomas Kingston, entre otros muchos. Además, aunque no fue una boda, Carlos III y la reina Camilla recibieron una bendición del arzobispo de Canterbury tras su matrimonio civil en 2005. Por otro lado, el príncipe Harry fue bautizado allí en 1984 y el príncipe Guillermo fue confirmado en 1997.

- El emotivo homenaje de Marie-Chantal desde Nueva York tras su ausencia en el funeral de su suegro en Grecia

- La Capilla de San Jorge: el lugar elegido por los Príncipes de Gales para la bendición eclesiástica de su matrimonio

- Los lazos del duque de Edimburgo con el castillo de Windsor, un lugar histórico en el que se celebra su funeral

VER GALERÍA

Capilla de San Jorge en Windsor
Capilla de San Jorge en Windsor

VER GALERÍA

Capilla de San Jorge en Windsor
Capilla de San Jorge en Windsor

Panteón real

La capilla también ha sido escenario de muchos funerales y entierros. Isabel II recibió su último adiós en septiembre de 2022 tras el funeral de Estado que tuvo lugar en la Abadía de Westminster de Londres. Si el de la capital británica fue un homenaje solemne e institucional, el del castillo de Windsor estuvo cargado de simbolismo y fue de lo más emocionante donde estuvo toda la familia al completo acompañados por algunos representantes de monarquías extranjeras. En la capilla conmemorativa del rey Jorge VI descansan los restos de los padres de Carlos III, así como de su tía la princesa Margarita y sus abuelos Jorge VI y la reina Madre. Otros soberanos británicos y sus consortes reposan para la posteridad en el altar, la bóveda real, la bóveda de Gloucester. En total, once monarcas de Reino Unido reposan allí. 

Escenario de la Orden de la Jarretera

La capilla de San Jorge es la iglesia capitular de la Nobilísima Orden de la Jarretera, la más importante y antigua del país, fundada en 1348 por Eduardo III y que está inspirada en los caballeros de la mesa redonda. El patrón a quien se dedica el templo es también el de esta orden, además de santo de Inglaterra. Cada junio tiene lugar la ceremonia anual de la Orden, que comienza con un almuerzo en la Cámara de Waterloo, seguido de un servicio religioso por la tarde en la capilla. La investidura de los nuevos caballeros se lleva a cabo en el Salón del Trono de la Jarretera.

VER GALERÍA

Capilla de San Jorge en Windsor
Capilla de San Jorge en Windsor

Además de su famosa escalinata oeste, donde suele producirse la primera foto de los recién casados de la familia Windsor que eligen la capilla de San Jorge para sus bodas, hay otras imágenes con gran simbolismo en este lugar. Tiene setenta y seis estatuas heráldicas que representan las Bestias Reales, entre ellas, el león de Inglaterra, el dragón rojo de Gales, la pantera de Jane Seymour, el halcón de York, el toro negro de Clarence, el yale de Beaufor, el león blanco de Mortimer, el galgo de Richmond, el ciervo blanco de Ricardo II, el antílope plateado con collar de Oshun, el dragón negro de Ulster, el cisne blanco de Herford, el unicornio de Eduardo III y la cierva dorado de Kent. Las estatuas actuales datan de 1925 cuando se restauró la capilla.

- Así es la capilla en la que Beatriz de York se ha casado esta mañana en Windsor

VER GALERÍA

Capilla de San Jorge en Windsor
Capilla de San Jorge en Windsor

Una iglesia para la dinastía Windsor

El funcionamiento de la capilla es responsabilidad del decano y los canónigos de Windsor que componen el College de San Jorge. Están asistidos por un escribano, un sacristán y otro personal. Esta iglesia del Castillo de Windsor es un lugar de culto oficial para la monarquía británica y se encuentra bajo jurisdicción directa del monarca, a través del deán, Christopher Cocksworth, quien será el que oficie este nuevo funeral por el rey Constantino, y los canónigos de Windsor que son de su libre elección. Es decir, a diferencia de otras iglesias donde han tenido lugar ceremonia religiosas con trascendencia de Estado, como los enlaces de los herederos o las coronaciones, la capilla de San Jorge es la de la dinastía Windsor para sus celebraciones familiares.

VER GALERÍA

Capilla de San Jorge en Windsor
Capilla de San Jorge en Windsor