Me sorprende que Belén Esteban se avergüence de ‘Sálvame’ por primera vez

Belén Esteban cargó contra 'Sálvame' por el tratamiento de la muerte de Bernardo Pantoja. (Foto de Pablo Cuadra/Getty Images)
Belén Esteban cargó contra 'Sálvame' por el tratamiento de la muerte de Bernardo Pantoja. (Foto de Pablo Cuadra/Getty Images)

El pasado viernes, Sálvame hacía un gran despliegue para cubrir el último adiós a Bernardo Pantoja, hermano de la tonadillera Isabel y padre de la conocida Anabel Pantoja. Fue una cobertura complicada, en la que Magdalena, tía de Bernardo, sufrió un desmayo a las puertas del tanatorio, y que fue captado por las cámaras. Algo que para Belén Esteban fue plato de mal gusto, y le hizo sentir vergüenza por primera vez del universo de Sálvame.

Adela González, la presentadora de este lunes de Sálvame, fue la que soltó el órdago para que Belén hablase, pues decía que estaba entre triste, caliente y enfadada. La que fuese ganadora de Gran Hermano VIPreconocía entonces estar, efectivamente, triste, porque no le parecía bien el trato del programa al padre de una compañera como Anabel, a quien ella considera su familia. “Y yo por mis amigos, los que son de verdad, mato”, añadía, rescatando la conocida frase que popularizó en el pasado al hablar de su hija Andrea.

Entonces aprovechó Belén para despacharse contra el magacín en el que se encontraba en ese momento. “Tengo que decir, y aunque me regañen, que el viernes el programa me pareció vergonzoso. Y es la primera vez en mi vida que me avergüenzo del programa donde trabajo”, sentenciaba, dejando claro que según su punto de vista se han cruzado líneas peligrosas y de mal gusto. “Vende más la bulla que la verdad”, lamentaba, y dio a entender que el desmayo de Magdalena, que ha estado en muchas ocasiones en Sálvame, era parte de un teatro dictado por la dirección del programa y no un vahído real.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Es verdad que Sálvame podría haber dado un empaque más sobrio al velatorio de Bernardo Pantoja. Pero me sorprende que Belén diga que, por primera vez en los más de diez años que lleva allí, se avergüence del programa. Será porque esta vez le ha tocado a alguien a quien ella quiere, como es el caso de Anabel Pantoja. Pero Sálvame ha metido la pata en muchas ocasiones en multitud de asuntos, y bien podría haberse avergonzado y alzado la voz entonces.

Con el tema del respeto a los muertos, por ejemplo, se me viene a la cabeza la forma en la que celebraron Halloween en 2021. En lugar de optar por personajes de fantasía como brujas, vampiros o monstruos varios, los colaboradores salieron al plató vestido de personajes famosos que ya habían muerto. La propia Belén Esteban, por ejemplo, iba de La Veneno, con una generosa herida en uno de sus pechos. Lydia Lozano fue Lady Di, Chelo García-Cortés Maradona, Laura Fa de Antonio Ferrandis como Chanquete, y Miguel Frigenti como El Fary, por citar algunos ejemplos. Ahí Belén no pensó si esa gracieta, ese show televisivo, podría resultar ofensivo o de mal gusto para los familiares de los personajes. No había nadie que le doliese, ni sintiese que es sangre de su sangre.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En los últimos tiempos, Sálvame ha dejado tanto de qué desear que hasta ha sido investigado en la conocida como Operación Deluxe, que ha investigado las relaciones de la cúpula y de sus colaboradores con un policía para investigar a determinados famosos y conseguir información sensible de ellos. Fichas policiales incluidas. Un asunto que todavía no se ha cerrado, y en el que numerosas personas populares se han presentado como acusación particular.

El programa en el que Belén trabaja ha hecho auténticas canalladas a sus propios colaboradores. Más de una vez hemos visto llorar de impotencia a Lydia Lozano o a Chelo García-Cortés, a quienes ponen a los pies de los caballos por cualquier ocasión. A veces, hasta han prescindido de forma temporal de alguno de ellos si se niega a remar a favor de obra, como la vez que José Antonio Canales Rivera estuvo varias semanas sin acudir al plató por negarse a disfrazarse de Spiderman.

Y luego está el tema de Antonio David Flores y Rocío Carrasco. El exguardiacivil fue despedido después de la emisión del primer episodio de la serie documental Rocío. Contar la verdad para seguir viva, donde la hija de Rocío Jurado desvelaba toda la violencia vicaria que le había causado durante años su primer marido. La serie y Sálvame son de la misma productora, y muchos se preguntaron que si ya conocían de primera mano todo lo que contaba Rocío Carrasco por qué no prescindieron de él antes, y lo tuvieron hasta el último momento.

Para Belén Esteban todo esto debían ser minucias, o temas que no le parecían bien, pero no le provocaban vergüenza. La misma que ahora sí le ha generado que una mujer se desmaye a las puertas de un tanatorio, y que le ha hecho lamentar el comportamiento de su casa televisiva. Para todo hay una primera vez.

Más historias que podrían interesarte: