Susana Giménez protagonizó un nuevo blooper con su celular y compartió una foto privada en las redes

LA NACION

Durante muchísimos años, el teléfono fue el elemento central de su programa Hola Susana, su gran aliado. Sin embargo, el paso del tiempo hizo que llegaran los celulares y smartphones, y esos artefactos, que amplificaron y masificaron el alcance de las redes sociales, a Susana Giménez la hicieron protagonizar infinidad de bloopers.

El más reciente de los traspiés de la diva involucró, de manera involuntaria, a su asistente personal Inés Hernández. Al parecer, Susana tenía la intención de enviarle una foto a su mano derecha, pero por obra del destino, se publicó en su cuenta de Instagram.

Por el mundo: Florencia Peña mostró su lujosa nueva casa con bar, muelle y pileta

La imagen en cuestión era de un objeto circular, parecido a un CD con dos franjas celestes en forma de 'V'. Publicada en la red social, los más de dos millones de seguidores de la actriz quisieron saber de qué se trataba, aunque muchos entendieron que podía ser un error.

Como si fuera un recordatorio o una indicación, debajo de la curiosa imagen se podía leer la frase: "Mandar a Inés". Algunos interpretaron que la publicación puede haberse producido luego de que la conductora activara el asistente de reconocimiento por voz de su teléfono.

No es la primera vez que Susana incurre en este tipo de errores. En mayo, Ángel de Brito había compartido un audio en Los Ángeles de la Mañana que la diva le había enviado sin querer. En aquella ocasión se podía escuchar: "Siri llamar a Ángel de Brito".

Bienvenidos a bordo: un taxista le dijo a Guido Kaczka lo que muchos televidentes piensan

En 2018, Susana Giménez se había sacado una selfie sin maquillaje y la había publicado sin darse cuenta en su Instagram

Quizás el más recordado, uno de los primeros furcios de Susana en las redes sociales fue el que protagonizó también en Instagram en 2018. Sin darse cuenta, se sacó una selfie y publicó la foto en sus historias. Tras la confusión, la conductora recurrió al humor y reconoció que la tecnología no es lo suyo. Pocos minutos después de haber sido publicada, la historia fue borrada.