La 'estrategia' de Tamara Falcó para olvidar a Iñigo Onieva

Tamara Falcó no ha pasado por su mejor momento pero parece que poco a poco está resurgiendo tras su ruptura con Íñigo Onieva. Después de pasar unos días encerrada en la casa de su madre, Isabel Preysler, en Puerta de Hierro, horas después de que saliera a la luz el vídeo de su prometido con otra chica, Tamy salió de su hogar familiar dispuesta a dar la cara y seguir con sus compromisos personales y profesionales. Y lo cierto es que no ha parado ni un momento tras su separación del empresario y está viajando y saliendo casi más que en los últimos dos años en los que ha tenido pareja. ¿Será una forma de no cruzarse con su ex por Madrid o de tratar de estar distraída para olvidarlo?

Tamara Falcó durante una conferencia en México el pasado mes de octubre. (Photo by Jaime Nogales/Medios y Media/Getty Images)
Tamara Falcó durante una conferencia en México el pasado mes de octubre. (Photo by Jaime Nogales/Medios y Media/Getty Images)

La felicidad de la marquesa de Griñón saltaba por los aires el pasado 24 de septiembre. Apenas 48 horas después de anunciar con la mayor ilusión su compromiso matrimonial (con un anillo de pedida de 25.000 euros incluido), un vídeo de su entonces novio con otra chica en el festival Burning Man grabado unas semanas antes hizo que Tamara rompiera toda relación con el que había sido su novio desde 2020. La polémica estaba servida y la pareja estuvo en boca de todos durante horas y horas de televisión por lo que Tamy prefirió guardar silencio y refugiarse en la casa de su madre hasta que la tormenta se calmara un poco. Fue el 27 de septiembre cuando la chef salió de su 'encierro' y habló, primero en Sálvame por teléfono y luego en un photocall al que se había comprometido a asistir.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Tierra de por medio

Ese fue el inicio del resurgir de la diseñadora que desde ese momento dejó claro que no había vuelta atrás en su decisión de romper todo tipo de relación con Íñigo y que como su vida personal no pasaba por su mejor momento, había optado por centrarse en su vida profesional. Dicho y hecho. El 30 de septiembre, la hija del marqués de Griñón ponía nada menos que el océano de por medio y volaba a México para cumplir con un compromiso que tenía cerrado desde hacía meses. En el país azteca fue una de las participantes en el Congreso Mundial de las Familias, un evento ultracatólico en defensa de 'la familia tradicional' en el que no tuvo más remedio que volver a hablar de lo que había pasado con su ya exnovio.

"No lo entiendo, o sea, no me cabe por la cabeza lo que ha sucedido, pero creo que él y todos los que están perdidos en las sombras merecen conocer la verdad y el amor de Dios. Yo no siento odio hacia él ni aberración, me da pena, me da pena que con todas las cosas maravillosas que hay en la vida, considere que esas son las cosas por las que vive, a mí eso sí que me da pena”, dijo con cara de cierta tristeza y los ojos vidriosos ante un público entregado que no dudó en aplaudir cada una de las palabras de la aristócrata española. Quizá ese viaje le sirvió para cambiar de aires y a su regreso a España pocos días después no se relajó ni un momento.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Un retiro espiritual con amigas

El fin de semana del 9 de octubre, Tamara Falcó se apuntó a un plan con amigas que no quiso perderse por nada del mundo. Gran devota y con una fe religiosa que ha mostrado de manera natural en muchas ocasiones, acompañó a sus íntimas amigas Ana y Casilda Finat a la celebración del seminario de vida en el espíritu, una especie de retiro espiritual, como explicó la diseñadora de joyas en sus stories. “Ha sido brutal. Tuve la suerte de que fueran muchas amigas mías y ver cómo el Señor actuaba en ellas… Ha sido muy bonito ver cómo llegaban cada una con sus cosas y sus problemas y cómo se iban curadas por dentro, llenas de su luz y su alegría, que al final las heridas del alma son las más duras. Espectacular el poder de dios”.

“Dream team, os quiero y por miles de años más juntas”, escribió Tamara ese fin de semana en el que además fue el cumpleaños de las hermanas Finat. Sus amigas de siempre se han convertido en el gran apoyo de Tamy en los peores momentos sentimentales de la marquesa y además con ellas puede compartir esa fe cristiana. De hecho, con Ana y Casilda ya estuvo en marzo en la macrofiesta del rosario por la paz en Cazalla de la Sierra, en Sevilla. Este encuentro se puede ver también en su documental de Netflix, donde las jóvenes pasean a caballo por la sierra y luego rezan el rosario en un improvisado altar en la finca de un amigo en común.

Onieva pidió perdón a Tamara Falcó mientras ella estaba de retiro espiritual. (Photo By Jose Ramon Guisado/Europa Press via Getty Images)
Onieva pidió perdón a Tamara Falcó mientras ella estaba de retiro espiritual. (Photo By Jose Ramon Guisado/Europa Press via Getty Images)

Íñigo pidió perdón... con Tamara de retiro

Casualmente, ese mismo fin de semana fue el día de la reaparición pública de Íñigo Onieva, que había permanecido en casa de su madre desde el 24 de septiembre. El joven fue a comer al italiano del grupo para el que trabaja y a la salida habló ante los medios que le esperaban. "Pido perdón a Tamara, lo haré las veces que haga falta. Es algo que me tiene totalmente destrozado y de lo cual me arrepiento, haberle hecho daño y haberle fallado. Si ya es duro de por sí haberla perdido, toda esta repercusión mediática que está teniendo lo complica mucho más", dijo Íñigo en un discurso que dio con cierto nerviosismo y sin contestar a ninguna pregunta de los periodistas. Puede que marchándose a ese retiro espiritual, Tamara quisiera evitar ver a su exnovio en directo pedirle perdón o tal vez solo fuera una casualidad más.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Tú a Lourdes, yo a Turquía

Y en apenas dos semanas parecía poco trajín el ritmo de vida de Tamara, el puente del Día de la Hispanidad, el del 12 de octubre, puso rumbo a Francia para hacer una peregrinación al santuario de la Virgen de Lourdes. El lugar tiene un gran significado para los católicos ya que allí se encuentra la gruta de las apariciones, donde la Virgen se presentó ante Bernadette Soubirous, según la creencia católica y que visitan más de seis millones de fieles cada año. Además, el lugar es un precioso conjunto que incluye las basílicas de la Inmaculada Concepción, la de Nuestra Señora del Rosario y la de san Pío X.

“Gracias a la hospitalidad de Madrid por brindarme esta oportunidad única de peregrinar a Lourdes. ¡No la voy a olvidar jamás y espero que sea la primera de muchas! Vuelvo a Madrid feliz”, escribía la marquesa a su regreso. En Lourdes la vimos lucir el traje de enfermera, el que llevan las mujeres, como auxiliares de la Hospitalidad de Lourdes de Madrid y tuvo la oportunidad de asistir a una misa en la gruta oficiada por Carlos Osorno, cardenal y arzobispo de la capital. Con Tamara estuvo Natalia Onieva, tía de Íñigo y que pertenece al patronato de la Fundación Ianuam.

De nuevo, casualidades de la vida otra vez, Íñigo estaba a unos cuantos kilómetros de su exnovia ese fin de semana. Aprovechando los días de fiesta, el empresario viajó con su madre, Carolina Molas, que ha sido su gran apoyo en estos meses, a Turquía. Allí pasaron cuatro días de película recorriendo algunos de los lugares más turísticos de Estambul, paseando por los tradicionales mercados turcos y relajándose tomando el té en algunos de los hoteles más lujosos de la capital del Egeo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Viaje a Catar para ver a Enrique Iglesias

Y de Francia de vuelta a Madrid para cumplir con su colaboración con el Hormiguero y para asistir además a un evento en el que hizo de pregonera por las celebraciones previas al Día Mundial de las Misiones (Domund), que tuvo lugar en la Colegiata de San Isidro de la capital. Y por si todo esto no le bastara, el fin de semana pasado Tamara Falcó ha vuelto a coger un avión para viajar a Catar. Allí fue una de las espectadoras de excepción del concierto que dio su hermano Enrique Iglesias en el Club de Golf de Doha. Durante el show, la marquesa estuvo entre bambalinas y disfrutó al máximo de las canciones de su hermano, al que adora. Él la abrazó al terminar el espectáculo y luego se fueron juntos a una floristería y Enrique le regaló una bonita rosa roja.

"Mi hermano Enrique me ha dicho que no me preocupe, que él me va a presentar a un magnate ruso en Miami", bromeaba hace unos días en El Hormiguero al hablar de cómo se había volcado con ella toda su familia incluso desde la distancia. En Catar, Tamy ha visitado además el Museo Nacional, todo un espacio dedicado a la cultura en el que la hija de Isabel Preysler se ha mostrado de lo más feliz y recuperada de la ruptura.

La última prueba de su adiós definitivo a Onieva

Está claro que Tamara Falcó está ya al cien por cien después del momento durísimo que pasó en septiembre y seguramente el trabajo y todos estos viajes le habrán hecho al menos olvidarse por un tiempo de la deslealtad del que fue su pareja durante dos años y con el que planeaba casarse el próximo verano. Incluso le ha bloqueado en redes y ha borrado todas las fotos que tenía junto a Íñigo. Un pasito más en el resurgir de Tamy.

Más historias que te pueden interesar:

VIDEO: El crecimiento imparable en popularidad de Tamara Falcó tras anunciar el fin de su relación