Taxista de Nueva York muere tras ser “derribado” por pasajeros que huyeron sin pagar

·3  min de lectura

Los neoyorquinos están indignados por un taxista inmigrante que murió el sábado en lo que la policía describió como un ataque de pasajeros que se negaron a pagar su viaje.

Kutin Gyimah, un padre de cuatro hijos de 52 años originario de Ghana, dejaba a un grupo de cinco cerca de Rockaway Beach en la ciudad de Nueva York alrededor de las 6:20 am cuando intentaron robarle, según el NYPD (Departamento de Policía de Nueva York).

El excontador trató de perseguirlos, solo para que uno de ellos lo derribara al suelo donde se rompió el cráneo y perdió el conocimiento, dijo la policía.

Lo encontraron tirado en la carretera cerca de un parque infantil con un traumatismo en la parte posterior de la cabeza y lo declararon muerto en el Hospital St John. La policía de Nueva York investiga su muerte como un homicidio.

El domingo, la Federación de Taxistas del Estado de Nueva York anunció una recompensa de US$15.000 por cualquier información que conduzca al arresto de los atacantes, mientras que una página de GoFundMe creada para la familia de Gyimah por su colega Spyros Drakos había recaudado más de US$50.000 hasta el domingo por la tarde.

“Necesito justicia para mi esposo porque no merece morir de esta manera”, declaró la viuda de Gyimah, Abigail Barwuah, en una conferencia de prensa esa mañana, llorando, según se reportó.

“No descansó durante la pandemia, trabajaba. Era un buen, buen hombre. Era mi fortaleza”.

Barwuah apareció junto a los dos hijos mayores de la pareja, de siete y ocho años, quienes también lloraron, así como a más de una docena de amigos, familiares y otros taxistas.

El mejor amigo de Gyimah, Samuel Ayebi, describió cómo había recogido a Gyimah en el aeropuerto cuando llegó por primera vez a EE.UU. hace 18 años, antes de introducirlo al negocio de los taxis.

El comisionado de la policía de Nueva York, Keechant Sewell, comentó: “Kutin Gyimah fue víctima de un ataque sin sentido en Queens, cerca de Beach 54th St. y Arverne Blvd. Mientras sus seres queridos lloran, Kutin está en los pensamientos de los detectives de la policía de Nueva York que trabajan arduamente para detener a los responsables”.

Un portavoz del gobierno de la ciudad declaró: “Esta tragedia no solo es devastadora, sino inaceptable... expresamos nuestras más profundas condolencias a la familia, amigos y compañeros de trabajo de la víctima durante este momento doloroso y trabajaremos diligentemente para llevar a todas las personas responsables ante la justicia”.

Según The New York Post, las imágenes de seguridad de una tienda cercana muestran a Gyimah perseguir al grupo de tres hombres y dos mujeres después de que salieron del asiento trasero de su automóvil.

The Post informó que Gyimah los alcanzó y retuvo a uno de ellos, antes de que lo golpearan los otros cuatro. Se puso de pie, luego uno de los hombres le dio un puñetazo y cayó hacia atrás.

El reverendo Samuel Arhin, sacerdote de la Iglesia Metodista Unida de Ghana, a la que Gyimah acudía, lo llamó “un caballero cariñoso y afectuoso, trabajador”, y le dijo a CBS News: “Hemos perdido a un padre dedicado”.

En su página de GoFundMe, Drakos describió cómo Gyimah había continuado transportando pasajeros sin descansar durante la pandemia y escribió: “Para mí, ese es un héroe, como los socorristas. Si un médico, una enfermera, alguien, un miembro de la familia necesitaba llegar a alguna parte, él conducía el taxi, y nunca se detuvo”.