Anuncios

Quién era Taylor Hawkins, el baterista de Foo Fighters que murió en un hotel de Bogotá

Taylor Hawkins, el baterista de Foo Fighters
Taylor Hawkins, el baterista de Foo Fighters

A Taylor Hawkins siempre se le veía feliz, riéndose y descargando unos imponentes solos de batería en cada concierto de Foo Fighters. Tenía 50 años, era uno de los mejores amigos de Dave Grohl, cantante y líder de la famosa banda estadounidense que se iba a presentar ayer en el primer día del Festival Estéreo Pícnic.

La muerte dejó desconcertados a miles de fanáticos que se enteraron de la fatídica noticia y de la cancelación del concierto más esperado de la primera noche del Pícnic musical. Black Púmas, que estaba tocando en el escenario, le rindió un tributo con un minuto de silencio en su memoria. La audiencia no lo podía creer, algunos tomaron fotos movidas de ese momento, por culpa de los nervios y la tristeza.

Taylor Hawkins nació en Forth Worth, Texas el 17 de febrero de 1972, pero creció en Laguna Beach, California. Desde chico mostró una sensibilidad musical muy potente. Estudió piano, tocaba guitarra y por su amor a la banda The Police decidió dedicarse de lleno a la percusión. También amaba al baterista de Queen Roger Taylor y, de vez en cuando, cantaba pistas de esa agrupación británica en conciertos de Foo Fighters, especialmente ‘Somebody to Love’.

Trabajó con Alanis Morrisette en la etapa más clara de éxito de la cantante y en 1997 se unió a Foo Fighters, en reemplazo de William Smith. Ahí comenzó su propia senda de éxito. Fue considerado uno de los mejores bateristas de rock en el 2005 por la revista inglesa ‘Rythm’.

También llevaba casi dos décadas tocando en su propio proyecto musical Taylor Hawkins and the Coattail Riders, en el que hacía las veces de cantante.

Tocó en una gira con el grupo Coheed and Cambria y conformó también Chevy Metal y Birds of Satan, para relajarse un poco con hard rock y algunos toques de rock progresivo. Asimismo, estaba muy feliz por ser parte del grupo NHC, junto a Dave Navarro y Chris Chaney, de Jane’s Addiction.”Siempre he tratado de hacer cosas por fuera de Foo Fighters (…) Dave es así (haciendo referencia a los proyectos de Grohl). A medida que envejezco, me importan ese tipo de proyectos y a veces pienso que debería haber hecho mucho más cuando estaba en mis 20 años”, le contó a la revista ‘American Songwriter’.

“Vivimos y morimos por la gran espada del rock and roll. Estás obteniendo algo real: estás obteniendo sangre, estás obteniendo agallas, estás obteniendo un intercambio humano, y en realidad nos estamos alimentando de la audiencia y la emoción”, fue una de las frases más poderosas de una entrevista con la revista ‘Kerrang’, con las que Hawkins resumió lo que significaba para él tocar en vivo, entregarlo todo en el escenario. Como lo hizo en octubre de 2019 en Bogotá.

El músico sufrió una sobredosis de heroína en 2001 y estuvo en coma durante dos semanas, aunque siempre definió ese episodio como un accidente y le dijo a la revista ‘Beats 1′ que había sido “un exceso de fiesta, pero que no era adicto”.

La muerte de Taylor Hawkins es un duro golpe y una nueva tragedia para Dave Grohl, que en 1994 pensó en retirarse de la música tras el suicido de Kurt Cobain, su amigo y compañero en la banda, Nirvana.

Artistas de la talla de Tom Morello (Rage Against the Machie); el exBeatle Ringo Starr y Ozzy Osbourne, reaccionaron al conocer la noticia del deceso del músico. “Dios te bendiga, Taylor Hawkins. Me encantó tu espíritu y tu imparable poder de rock. Descansa en paz amigo mío”, escribieron.

Mientras que Starr le mandó mucha paz y amor a la familia del baterista y la banda Foo Fighters. A su vez Osbourne comentó en sus redes sociales que: “Era realmente una gran persona y un músico increíble. Mi corazón, mi amor y mis condolencias están con su esposa, sus hijos, su familia, su banda y sus fanáticos. Nos vemos en el otro lado”.

“Sin palabras y destripado. Taylor era un gran tipo, padre y esposo. Mi corazón está con ellos, Dave y la banda. Que horrible noticia”, fue el mensaje de Paul Stanley, cantante y guitarrista de Kiss.Taylor Hawkins estaba casado con Alison Hawkins y tenía tres hijos: Oliver Shane, Annabelle y Everleigh Hawkins.