Anuncios

The Janes: el sólido documental que rescata la historia de un grupo de mujeres que defendió el derecho al aborto desde la clandestinidad

The Janes: el sólido documental que rescata la historia de un grupo de mujeres que defendió el derecho al aborto en un contexto difícil
The Janes: el sólido documental que rescata la historia de un grupo de mujeres que defendió el derecho al aborto en un contexto difícil

The Janes (Estados Unidos, 2022). Dirección: Tia Lessin, Emma Pildes. Duración: 101 minutos. Disponible en: HBO Max. Nuestra opinión: muy buena.

El estreno de The Janes no pudo ser más oportuno. Lanzado oficialmente por HBO Max el 9 de junio pasado, este elocuente documental que cuenta la historia de una red clandestina de mujeres que ideó una alternativa necesaria ante una prohibición mal justificada cobró mucho más valor cuando el 24 de ese mismo mes la Corte Suprema de Estados Unidos, de mayoría conservadora, suprimió el derecho constitucional a la interrupción voluntaria del embarazo, alterando una tradición opuesta que había empezado en 1973.

La decisión de la justicia norteamericana autoriza a cada estado del país a decidir si mantiene el derecho al aborto o lo ilegaliza. Y ya tuvo sus primeras consecuencias: en Misuri y Texas pronto entrará en vigor una ley que lo prohíbe, y una decena de estados más (entre ellos, Arkansas, Kentucky y Alabama) se preparan para seguir esa misma línea.

La prohibición del aborto está entonces en el foco de esta película que refleja las consecuencias tremendas de ese recorte de derechos: durante años las mujeres que necesitaban un aborto debían recurrir a la mafia (sí, no es un error, ¡a la mafia!), que detectó un buen negocio y obviamente avanzó. La aparición de “Jane”, un grupo de mujeres valientes y solidarias que garantizaban intervenciones seguras y mucho más empáticas, se plantó como una alternativa humana para aquellas que no querían quedar en manos de los inescrupulosos.

Ayudaron a llevar a cabo más de 11.000 abortos seguros a lo largo de diez años, pero esa tarea titánica había quedado prácticamente olvidada hasta la llegada de este documental dirigido por dos mujeres (Tia Lessin, nominada a un Oscar por el notable documental sobre las fatales consecuencias del huracán Katrina Trouble the Water, y Emma Pildes, familiar directa de una de las integrantes del grupo “Jane”) y estrenado en el Sundance Festival de este año.

Perseguidas y difamadas, estas mujeres -la gran mayoría blancas, de clase media y de buena formación intelectual- desarrollaron su proyecto en un contexto complicado pero que también presentaba algunos alicientes: el del fuerte activismo por los derechos civiles, la lucha por la igualdad racial y por los derechos LGTBI+ de fines de los 60 e inicios de los 70.

Lo que el documental exhibe con crudeza es la criminalización de las mujeres que, impedidas legalmente de tener un aborto seguro, debieron pasar por situaciones dramáticas que las marcaron de por vida. Como se sabe de sobra, las más damnificadas fueron las de menos recursos económicos, en Estados Unidos mayormente afroamericanas. Lo cuentan al detalle y con un discurso muy bien articulado varias de las protagonistas del proyecto “Jane”, hoy mujeres maduras que recuerdan todas las claves importantes del funcionamiento de esta organización creada en Chicago cuya tarea recobró sentido en esta época de talante conservador, como lo certifica el ya anunciado estreno de Call Jane, una película de ficción sobre este mismo grupo dirigida por Phyllis Nagy y protagonizada por Sigourney Weaver, Elizabeth Banks y Kate Mara que también tuvo su premiere en el Sundance.

El trabajo de promoción de los servicios del que se llamaba oficialmente “Abortion Counseling Service of Women’s Liberation” (“Janes” fue su denominación más práctica e informal) se apoyaba en la colaboración de revistas y radios alternativas de esos años. En el documental quedan claras las limitaciones provocadas por esa circulación limitada de información: un policía entrevistado en aquellos años admite que antes de la primera redada -que terminó con siete mujeres de “Jane” presas-, el tema ni siquiera estaba en la agenda de las fuerzas de seguridad y la justicia norteamericanas. Simplemente había sido deliberadamente invisibilizado, como de algún modo pasa hoy: a pesar de los grandes avances de los derechos de las mujeres en todo el mundo, no son mayoría que los que saben que en Estados Unidos se aprobaron en el último lustro un promedio de mil restricciones de aborto por año y que la cantidad de clínicas dedicadas a ofrecer un aborto seguro se redujo casi a la mitad desde fines de la década del 70.

Sin ambiciones formales, The Janes es un documental convencional pero sólido, que llega en el momento justo para aportar datos muy relevantes a la hora de enfrentar de nuevo una discusión que amenaza con ser eterna.