Tiros y corridas: un joven de 18 años murió tras la feroz balacera en el clásico de la primera C entre Luján y Alem

·5  min de lectura
El joven que murió tenía 18 años
El joven que murió tenía 18 años - Créditos: @Captura LN+

El clásico de la primera C entre Luján y Alem, por la cuarta fecha del torneo del ascenso que lidera Deportivo Español, fue suspendido ayer a los 14 minutos del primer tiempo cuando igualaban sin goles, debido a una serie de incidentes que se desencadenaron tras la explosión de una bomba de estruendo cerca del banco de suplentes del conjunto visitante. Esta detonación y el intento de ingreso de un grupo de barras con armas al predio fueron los detonantes para un feroz enfrentamiento entre hinchas y efectivos de la Policía en las afueras del estadio, donde hubo tiros y corridas.

En la mañana de este lunes se confirmó que un joven de 18 años que formaba parte de la veintena de heridos por la balacera, y que ya tenía muerte cerebral por el impacto de los proyectiles en su cuerpo, falleció. Según informaron en LN+, había ido a ver el partido y terminó lesionado tras el cruce de barras, por lo que fue trasladado a un hospital de la zona.

El clásico del oeste se desarrollaba el domingo sin emoción en el estadio Municipal de Luján, cuando a los 14 de minutos de juego, desde la hinchada local arrojaron una bomba de estruendo que cayó cerca del banco de suplentes de la visita. Esta violenta acción impulsó al árbitro Nicolás Kresta a interrumpir momentáneamente el encuentro, con la esperanza de que los ánimos en el estadio se calmaran. Sin embargo, la tensión aumentó y, entonces, unos minutos más tarde tomó la decisión de suspender el partido de manera definitiva.

Con la cancelación del encuentro, la hinchada comenzó a salir del estadio y ya en las afueras, en la calle Carlos Pellegrini, empezaron las detonaciones con armas de fuego debido a un enfrentamiento entre un grupo de barras de Alem armados, que llegaron en ese momento al estadio en un automóvil particular y quisieron entrar a la cancha, y simpatizantes de Luján.

Como resultado de los los incidentes, que la Policía intentó dispersar con balas de goma y gases lacrimógenos, hubo 20 personas heridas, entre policías e hinchas. Siete habrían recibido disparos de armas de fuego, informaron los bomberos voluntarios que se acercaron al estadio, según publicó el portal Luján En Línea, y seis de ellos estarían en grave estado. Los lesionados fueron trasladados al Hospital de Luján y a la clínica privada Güemes, en la misma ciudad.

Testimonios e hipótesis

El periodista Raúl Lucero, de Radio Municipal, testigo de los hechos, se refirió puntualmente al operativo policial: “Consulté con la tesorería de Luján. Ellos pagaron por 100 efectivos. Donde estábamos nosotros había tres policías mujeres y un oficial. Después había doce policías dentro del campo de juego y otros tantos debajo de la tribuna”, señaló al programa A primera hora, por AM 540.

En tanto, Maximiliano Goñi, presidente de Luján, declaró: “Yo estaba dentro del estadio. Todo era normal hasta el minuto 14. Y yo luego me metí en el vestuario y no pude ver más. Desde el club Luján vamos a ser respetuosos de la Justicia y los organismos de seguridad, aportar los elementos que podamos y dejarlos que trabajen. Lo único que puedo decir es que el operativo policial y el desarrollo del evento eran correctos”.

Según cuenta gente que estuvo en el lugar, cuando llegaron los allegados de Alem (serían unos 40) fueron recibidos a piedrazos por gente del club Luján. Al verse acorralados, los visitantes habrían pedido ayuda externa. Fue entonces cuando llegaron varios autos con gente armada que desató el caos y la barbarie.

Sospechoso detenido

A 24 horas del hecho la policía bonaerense informó que se detuvo a uno de los sospechosos que manejaba uno de los vehículos que abrió fuego de manera indiscriminada contra las personas que se retiraban del estadio.

El hombre quedó a disposición de la Fiscalía 10 Descentralizada de la ciudad de Mercedes, a cargo de la fiscal María Laura Cordiviola. Se cree que podría tener vínculo con la Comisión Directiva del club Alem y haber efectuado también alguno de los disparos durante el ataque, según trascendió de fuentes judiciales.

La captura de uno de los implicados en el violento hecho fue realizada por el titular de la Agencia de Prevención contra la Violencia en el Deporte (Aprevide), Eduardo Aparicio.Ya tenemos el primer detenido gracias a un trabajo de inteligencia coordinado por el equipo policial y el Municipio de Luján, que nos permitió detectar ocho vehículos, entre ellos una camioneta sin patente, en los que llegaron malvivientes con ánimo de romper el espectáculo público”, declaró en diálogo con Télam.

Agregó además, que ya se logró identificar a “los titulares de los ocho vehículos y dónde podrían estar alojados, y se está investigando qué relación tienen con el club Leandro N. Alem”.

Explicó la procedencia de los atacantes y su modo de operar. “Los agresores venían desde Rodríguez. La cancha está muy cerca de la bajada de la autopista, entraron a disparar. Hasta ese momento era un partido normal, uno más de los 20 que tuvimos este fin de semana. Hay heridos policiales también, el comisario tuvo una herida importante en su oreja, y el personal policial actuó en consecuencia también”, definió.

No fue una emboscada como se dijo, no fue una cuestión de barras. Hay una cuestión política del club. Esto se tiene que aclarar y vamos a ir hasta las últimas consecuencias”, admitió.

A su vez se lamentó que desde hace una década los partidos se juegan sin visitantes y este tipo de hechos hace imposible la vuelta de la hinchada rival. “Hace 10 años que en el fútbol argentino se juega sin público visitante. No pueden pasar estas cosas, es muy lamentable. Nuestra hipótesis es que el móvil de los hechos fue exclusivamente futbolístico”, criticó Aparicio y aclaró que la Aprevide había pedido una ampliación del operativo de seguridad para el partido de ayer: “Siempre trabajos de otra manera con los clásicos, por eso esta vez, en lugar de 60 policías afectados pedimos que fueran 90″, concluyó.