Anuncios

Tito Guízar, el mexicano admirado por Elvis Presley que Thalía rescató del olvido

Tito Guízar fue el cantante y actor mexicano que admiró Elvis Presley.  (Photo by Los Angeles Examiner/USC Libraries/Corbis via Getty Images)
Tito Guízar fue el cantante y actor mexicano que admiró Elvis Presley. (Photo by Los Angeles Examiner/USC Libraries/Corbis via Getty Images)

El éxito telenovelero que tuvo Thalía con María Mercedes en 1992 continuó con Marimar en 1994 y María la del barrio en 1995. Fue un gran momento en su carrera que quiso compartir con una antigua estrella del cine y la música en México, el señor Tito Guízar, quien fuera uno de los ídolos de Elvis Presley.

El actor y cantante fue el protagonista de la película Allá en el rancho grande (Fernando de Fuentes, 1936), un título clásico de la filmografía mexicana que es catalogado como el pionero del cine industrial nacional. El filme era uno de los contenidos que habitualmente se transmitían por canales de televisión abierta en horarios familiares. Lo mismo ocurría con otros melodramas rancheros como ¡Qué lindo es Michoacán! (Ismael Rodríguez, 1943) y ¡Como México no hay dos! (Carlos Orellana, 1945).

Pero en 1994 Guízar era una leyenda del pasado de la música vernácula. Hubo quienes incluso creían que había fallecido. No era para menos, poco se sabía de él en su vejez. Por eso fue sorpresiva para un sector del público su aparición en Marimar como el enternecedor Papá Pancho, abuelito de la protagonista, o sea, de Thalía.

La producción de Verónica Pimstein decidió invitar al actor para incluirlo en el elenco y que hiciera mancuerna con Ada Carrasco, una primera actriz que desde la década de los 50’s se destacó como talento de reparto en cine y televisión. Querían a la pareja masculina para conformar a los abuelos de Marimar. Guízar aceptó y Thalía quedó encantada con él desde el inicio.

Para ese momento, el señor Tito tenía 86 años y la señora Carrasco 82. Se tuvieron las consideraciones necesarias para ellos debido a sus edades. Por ejemplo, escenas en las cuales permanecieron sentados para no forzarlos a hacer movimientos que causaran agotamiento.

El personaje de Papá Pancho conectó con la audiencia debido a la complicidad que tenía con su nieta Marimar. Esa sincronía tuvo gratos instantes, como cuando Guízar tocaba su guitarra para cantar junto a Thalía temas como Llévame contigo. Los televidentes se encariñaron con él pero debieron sufrir su desaparición de la historia por un suceso inesperado: la muerte de Ada Carrasco.

La actriz alcanzó a grabar sus últimas escenas antes de morir como consecuencia de un paro cardíaco. Ello motivó a que los guionistas tuvieran que "matar" al personaje de Tito Guízar para darle congruencia a la trama. En la telenovela se veía que él estaba enfermo y ella lo cuidaba. Ambos se quedaban dormidos. Para resolver sus muertes se creó y se editó un incendio provocado por alguien que prende fuego a la choza que habitaban.

Durante y después de finalizar la telenovela, Thalía se dio a la tarea de presumir con orgullo haber trabajado con esos dos actores. En los programas que acudió, o entrevistas que concedió, pidió honrar y no olvidar a las estrellas de antaño. Tras la muerte de Carrasco, la cantante se presentó en shows como el de Cristina Saralegui y Siempre en domingo para entonar junto a Tito Guízar la canción Llévame contigo. Fue un gesto de reconocimiento a la trayectoria del señor.

Fue tal el cariño que le tuvo a Guízar que lo animó a participar con ella en María la del barrio. Allí el actor recibió la oportunidad de interpretar a un sacerdote, el padre Honorio. Fue algo muy significativo para él debido a que seguía estigmatizado como ranchero, por lo que hacer el papel de un cura le agradó por ser novedoso en su carrera. También fue simbólico porque en la vida real su tío fue el obispo Rafael Guízar y Valencia, primer obispo hispanoamericano canonizado por la Iglesia católica; Benedicto XVI lo declaró santo 2006.

Thalía no solamente contribuyó a devolverle la alegría de actuar y aparecer en telenovelas (lo que no hacía desde una breve aparición en De pura sangre en 1985). También la de vivir y disfrutar los escenarios. Los dos bailaron en compañía de otros artistas como Ricardo Montaner y Selena en el cierre del Carnaval de Miami en 1995.

Guízar mantuvo esa alegría por la vida y por trabajar en televisión hasta 1999, año en que hizo cameos de humor con Eugenio Derbez en los sketches de Marilin Menson y Los Rolling Gags. Fue lo último que hizo. Murió el 24 de diciembre con 91 años.

Uno de los ídolos de Elvis Presley

Durante el rodaje del documental That’s The Way It Is en 1970, Elvis Presley tocó y cantó Allá en el rancho grande. Lo hizo como entretenimiento, como parte de los ensayos. No se dio cuenta de que esa interpretación fue grabada. Dicha versión salió a la luz en 1995 por medio de una caja conmemorativa lanzada por la disquera BMG llamada Walk a Mile in My Shoes: The Essential ‘70s Masters.

Para 1970 no era nuevo que Presley tocara y cantara esa canción. Previamente ya lo habían hecho Bing Crosby y Dean Martin, y Elvis quiso hacerlo también porque le gustaba la canción. Se interesó tanto en la letra que consiguió los discos de su intérprete original, Tito Guízar.

Desde la década de los 50’s, Presley se acercó a la discografía de Guízar. Fue la letra y ritmo de Allá en el rancho grande lo que más le atrajo para alimentar su inquietud por el idioma español. Creía que los cantantes latinos estaban haciendo cosas importantes que él desconocía, por eso tomó al mexicano como un referente.

Fue en 1962 cuando el periodista Armando del Moral lo entrevistó en Hollywood para el periódico Esto y obtuvo la confirmación de la admiración que ‘El Rey’ sentía por el mexicano: "Escucho a los artistas que cantan en español, para ver qué aprendo. Soy admirador del cantante Tito Guízar (...) Tengo todos, o casi todos los discos de Tito. Pienso un día poder cantar en español, como hacen otros artistas americanos".

Que en 1970 haya sido grabado in fraganti fue síntoma de su fascinación por Allá en el rancho grande y la influencia de Guízar.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Una "rosa" cósmica: la imagen de la NASA por el Día de San Valentín