Anuncios

Tragedia en el set: tras un acuerdo entre la familia Hutchins y Alec Baldwin, el rodaje se reanudará en enero

Alec Baldwin sigue afrontando las consecuencias de una tragedia que todavía no fue aclarada
Alec Baldwin, en uno de los pocos reportajes que concedió tras la tragedia

A casi un año de la trágica muerte de la directora de fotografía Halyna Hutchins se llegó a un acuerdo entre su familia, el actor Alec Baldwin y los otros productores de la película Rust, en cuyo rodaje se produjo el hecho. Las partes acordaron que la filmación de la película se reanudará en enero de 2023, con el mismo elenco original encabezado por Baldwin, y la participación como productor ejecutivo de Matthew Hutchins, el viudo de Halyna.

De esta manera, los herederos de la directora de fotografía renuncian al juicio por homicidio culposo que iniciaron en febrero pasado en los tribunales de Santa Fe, Nuevo México, contra Baldwin y el resto de los productores de la película por lo ocurrido el 21 de octubre de 2021, cuando en el ensayo de una escena de la película Hutchins recibió el disparo de un revólver Colt 45 que en ese momento era manipulada por Baldwin. En la demanda se responsabilizaba expresamente del hecho a Baldwin, a los otros productores de la película, al asistente de diección David Halls, a la armera Hannah Gutiérrez-Reed y al proveedor de municiones Seth Kenney por “negligencia” y reducción deliberada de los costos asignados a la seguridad en los sets de rodaje y la prevención de accidentes por el uso de armas de fuego.

Halyna Hutchins, en una foto tomada junto a su esposo Matthew y su hijo
Halyna Hutchins, en una foto tomada junto a su esposo Matthew y su hijo - Créditos: @Instagram @mhutchins777

El actor dijo que había recibido el revólver de parte de un asistente de dirección con la seguridad de que no había riesgos, pero luego se comprobó que dentro del arma, en lugar de proyectiles de fogueo, había una bala de plomo que provocó la muerte de la directora de fotografía y dejó herido al realizador de la película, Joel Souza. El hecho ocurrió en las inmediaciones del Bonanza Creek Ranch, un espacio ambientado para el rodaje de películas del Oeste situado en cercanías de Santa Fe.

“La filmación de Rust, de la que ahora formaré parte como productor ejecutivo, se reanudará con todos los protagonistas originales en enero próximo. No tengo ningún interés en participar en reclamos o atribuciones de culpa a los productores o al señor Baldwin. Todos creemos que la muerte de Halyna fue un terrible accidente. Estoy agradecido de que los productores y toda la comunidad de la industria del entretenimiento se hayan unido para rendir homenaje al trabajo final de Halyna”, dijo Matthew Hutchins en un comunicado desde el cual también informa que el acuerdo, cuyos términos y detalles permanecen hasta el momento en reserva, está sujeto a la aprobación del tribunal judicial.

Baldwin también celebró el acuerdo mediante una declaración difundida al mismo tiempo. “A través de este dificultoso proceso, cada uno de los involucrados mantuvo el deseo específico de hacer todo lo que sea mejor para el hijo de Halyna. Estamos muy agradecidos a todos los que hicieron su aporte para la resolución de esta trágica y dolorosa situación”, afirma el escrito firmado por Luke Nikas, abogado del actor, que es protagonista, coguionista y productor del western Rust.

Así asitián a Halyna Hutchins tras el fatal disparo de Alec Baldwin
Baldwin en el set de filmación de Rust apenas ocurrida la tragedia - Créditos: @Captura

Souza, en tanto, volverá a ponerse a cargo de la película como director, y dijo que cualquier decisión al respecto solo iba a tener sentido si en ella también se lograba el compromiso de la familia Hutchins. “Con una mezcla de alegría y amargura estoy feliz de informar que vamos a completar lo que Halyna y yo empezamos. Todos los esfuerzos de mi parte relacionados a esta película estarán destinados a honrar la memoria de Halyna y hacerla sentir orgullosa. Es un privilegio hacerlo en su nombre”, señaló el director.

En el planteo judicial que a partir de este acuerdo la familia Hutchins abandona se cuestionaba sobre todo a Baldwin y a los otros productores de Rust por no haber tomado las precauciones adecuadas en relación con el manejo de armas de fuego para garantizar la seguridad de quienes participaron en el rodaje. “De haber seguido con las medidas adecuadas, Halyna Hutchins estaría viva, abrazando a su esposo y a su hijo de nueve años”, señala la demanda, que queda sin efecto a partir del acuerdo suscripto entre las partes.

Este compromiso extrajudicial en materia civil acordado por los herederos de Halyna Hutchins, Baldwin y el resto de los productores de Rust no altera la marcha de la investigación penal que lleva adelante la oficina del sheriff de Santa Fe. Los investigadores todavía no cerraron la etapa de acopio de pruebas y la posibilidad, a partir de ellas, de presentar cargos de distinta gravedad (sobre todo criminales) contra Baldwin y los otros responsables de la película. Hay, además, otras cuatro demandas en la justicia contra Baldwin y los otros productores de la película que siguen su curso.

La vocera de la oficina del fiscal del distrito, Heather Brewer, adelantó que el acuerdo no tendrá ningún impacto en la investigación que lleva adelante la fiscal Mary Carmack-Altwies ni en su eventual decisión de presentar cargos penales por los hechos. “Mientras que las demandas civiles se resuelven de forma privada y, a menudo, implican indemnizaciones económicas, las causas penales se refieren únicamente a hechos. Si los hechos y la evidencia acumulada justifican cargos criminales bajo la ley de Nuevo México, entonces se presentaran cargos. Nadie está por encima de la ley”, señaló.

Según recordó el sitio de información de Hollywood Deadline, el mes pasado se supo que Carmack-Altwies había requerido al departamento financiero local una suma de 635.000 dólares para los gastos de un eventual procesamiento relacionado con la tragedia en el set. Al parecer, la fiscal tendría la intención de procesar a al menos cuatro personas por distintos crímenes (como homicidio culposo) y uno de ellos, según trascendió, podía ser Baldwin.

El foco de la investigación del sheriff estuvo puesto durante un buen tiempo en la posible culpabilidad de dos personas: el asistente de dirección Halls y la armera Gutiérrez-Reed. Halls fue quien le entregó a Baldwin el arma mientras declaraba a viva voz (como es costumbre en los rodajes) que estaba libre de cualquier peligro, es decir descargada o con balas de fogueo. A Gutiérrez-Reed, en tanto, se le cuestionaba desde el vamos su juventud y escasa experiencia en la materia.

Según informó Variety, la armera de 24 años no aparece expresamente incluida o mencionada en el acuerdo al que llegaron los productores y la familia Hutchins. De cualquier manera, el abogado de Gutiérrez-Reed, Jason Bowles, dijo que su defendida estaba “agradecida” por el hecho de que se alcanzara un compromiso entre las partes.

En cuanto a Baldwin, cuya carrera se vio seriamente afectada desde que ocurrió el episodio, no hizo otra declaración sobre el hecho que el comunicado suscripto por su abogado. En los primeros tramos de la investigación, cuando su situación aparecía cada vez más comprometida, repitió en declaraciones periodísticas que lo ocurrido había sido un accidente e insistió en que ni siquiera llegó a apretar el gatillo del arma que estaba en su poder cuando se produjo la tragedia. En una entrevista con la cadena ABC también sostuvo que parecía muy improbable que fuese a resultar acusado de algún delito. La investigación del FBI, en tanto, había llegado a la conclusión de que el arma jamás pudo ser disparada “sin apretar el gatillo debido a que los componentes internos estaban intactos y en condiciones de funcionar”.