Trasladarán a un santuario en Gran Bretaña a los dos últimos chimpancés del Ecoparque porteño

·4  min de lectura
Sasha y Kangoo, en la jaula del Ecoparque porteño
Sasha y Kangoo, en la jaula del Ecoparque porteño - Créditos: @Hernán Zenteno

Kangoo y Sasha, los dos últimos chimpancés del Ecoparque porteño, ya tienen destino. Luego de la muerte de Martin, el más anciano de los tres, quien no podía viajar debido a su edad y su corazón débil, los otros dos serán trasladados a un santuario en Inglaterra antes de fin de año. Sasha es hembra y tiene 24 años; su hijo, Kangoo, tiene 14.

Martin, de 51 años, que había llegado desde el zoológico de Cutini, en Luján, no podía ser trasladado debido a sus problemas de salud y a su edad avanzada. Hoy, sin embargo, empieza el cambio: madre e hijo vivirán en un espacio mucho mas grande que el que viven hoy. Además estarán en compañía de otros chimpancés —que no pueden reproducirse— algo fundamental para ellos.

Muerte de bebés: imputaron a una enfermera por homicidio calificado reiterado

Es que los chimpancés —al igual que los humanos— no aceptan la compañía de cualquiera y pueden hasta dejarse morir al perder un familiar. Esta fue la causa por la cual el Ecoparque esperó hasta la muerte de Martin para trasladar a su hijo y a su compañera Sasha.

La Argentina cuenta con el primer caso de hábeas corpus a un primate en el mundo, luego de que Sandra, la orangutana del actual Ecoparque fuera declarada persona no humana y gracias a eso pudiera ser trasladada a un Santuario.

La Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales (AFADA) había presentado ante la Justicia una acción de hábeas corpus sin éxito para que la Justicia fallara a favor de los tres chimpancés, y así poder trasladarlos a un santuario en Brasil, adonde ya está Cecilia, otra chimpancé del Ecoparque de Mendoza.

Sasha es la madre de Kangoo
Sasha es la madre de Kangoo - Créditos: @Hernán Zenteno

El caso llegó al Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad, que reconoció que los animales son “personas no humanas” y tienen derechos, pero no los mismos derechos que los seres humanos.

Lo cierto es que hoy, luego de mucho tiempo de preparación, Sasha y Kangoo están listos para viajar a lo que se considera el mejor centro de rescate para primates: Monkey World, en el Condado de Dorset, fundado en 1987 y donde viven más de 200 monos de más de 20 especies. Hoy en día hay 54 chimpancés que conforman diferentes familias y cada una de estas familias ocupa un territorio. Fueron rescatados de Tailandia, Arabia Saudita Emiratos Árabes, México, Turquía España, Grecia, Francia, Inglaterra, Austria, Holanda, Israel, Chipre y el Líbano. Muchos de laboratorios de experimentación, circos, casas particulares o que eran mascotas. Cada uno de ellos nació en África y fue separado de sus padres para ser vendido ilegalmente a diferentes países.

Espacio especial

Un santuario es un espacio pensado para todos aquellos animales que alguna vez fueron robados de su hábitat y que nunca más podrán vivir en él porque ya no saben, y no sobrevivirían. Solo a algunos de ellos es posible reeducarlos y reinsertarlos en la naturaleza.

Los zoológicos fueron creados en 1800 y hoy la conciencia respecto de ellos ha cambiado y crece el rechazo de ver un animal tras barrotes con el solo objetivo de entretenernos.

Mientras esperan su traslado, Sasha y Kangoo son preparados por cuidadores y veterinarios entrenados para facilitar los análisis y el acceso a las cajas que los transportarán. No se los obliga a nada y eligen si interactuar con sus cuidadores y veterinarios. Son entrenados para hacerles radiografías, aplicarles inyecciones, auscultarlos, revisarles los dientes o limar sus uñas.

Un chimpancé tiene la fuerza de ocho hombres. Sasha y Kangoo jamás han conocido otra cosa que su espacio en el Ecoparque porteño, acondicionado con aire frío y caliente, con troncos, sogas y mangueras para colgarse, cartón, paja y tela para poder armarse sus nidos. Cuando hace calor, tienen hamacas para colgarse y una pileta.

Después de comer, Sasha y Kangoo hacen actividades como dibujar, mirar televisión o escuchar música.

Y antes de dormir, es el momento de la comida, colocada dentro del de caños doblados, para que tengan que usar ramas para sacarla de allí. Todas actividades que los entretienen y estimulan.

Desde el Ecoparque, explicaron: “El ambiente propuesto para albergar a nuestros chimpancés presenta un gran tamaño, contando con una superficie sustancialmente mayor a la que actualmente poseen los ejemplares. Además, cuenta con ambientación natural y abundantes estructuras de hasta 10 metros de altura”.

Y valoraron que Sasha y Kangoo van a poder socializar con otros animales de su misma especie.

Felipe Miguel, jefe de gabinete de la ciudad de Buenos Aires, dijo hoy: “Es un hito importante que dos chimpancés que se criaron aquí, serán trasladados a un lugar tan prestigioso en las próximas semanas. Que se vayan a un ecosistema natural representa el trabajo del Ecoparque.

Por su parte, Inés Gorbea, secretaria de Ambiente del Gobierno porteño, también destacó el proceso de transformación del Ecoparque y el cambio de paradigma. “Las cajas están desde 2021. Los chimpancés van a estar despiertos durante el viaje; ya están en cuarentena”, explicó.

“Esta es la última vez que los veremos”, señalaron en el Ecoparque. De ahora en más, emprenderán un viaje a una nueva vida.