Anuncios

Una tribu ha desarrollado un 'gen nómada marino' que les permite permanecer más tiempo bajo el agua

La tribu Bajau de Indonesia se ha convertido en los primeros humanos en adaptarse genéticamente al buceo.

La tribu lleva una vida efectivamente anfibia y ahora se ha demostrado que han desarrollado la composición genética necesaria para practicar su estilo de vida único.

Los Bajau, que viven en las costas de Indonesia desde hace más de 1.000 años, habitan en casas flotantes y pasan gran parte de su vida en el mar.

Como era de esperar, son muy hábiles en el buceo en apnea y la pesca con lanza, además de poseer capacidades pulmonares extraordinarias y una gran habilidad natatoria.

Los miembros de la tribu pueden sumergirse hasta 70 m utilizando apenas unas pesas y unas antiparras de madera.

En declaraciones a la BBC, Melissa Ilardo, de la Universidad de Cambridge, afirma que “bucean repetidamente durante ocho horas al día, pasando cerca del 60 % de su tiempo bajo el agua”.

Sin embargo, resulta que no son solo sus habilidades las que les ayudan a sumergirse durante largos períodos de tiempo, sino también una mutación genética única, conocida como el “gen nómada del mar”. Además, tienen el bazo muy grande.

El bazo se activa cuando el cuerpo se sumerge en el agua. De hecho, este órgano desempeña un papel clave en la aptitud fisiológica del cuerpo humano para bucear. El bazo se contrae para inyectar glóbulos rojos oxigenados en la circulación sanguínea, lo que puede aumentar el oxígeno en la sangre de un ser humano en un 9 %.

Por lo tanto, tiene sentido que, al tener un bazo más grande, los Bajau tengan una ventaja genética a la hora de nadar bajo el agua.

Según la Dra. Ilardo: “No hay mucha información sobre el bazo humano en términos fisiológicos y genéticos, pero sabemos que las focas que bucean a gran profundidad, como la foca de Weddell, tienen el bazo desproporcionadamente grande.

“Creemos que en las Bajau tienen elevados niveles de la hormona tiroidea, la cual aumenta el tamaño del bazo.

“Se ha demostrado en ratones que las hormonas tiroideas y el tamaño del bazo están relacionados. Si se altera genéticamente a los ratones para eliminar la presencia de la hormona tiroidea T4 en sus cuerpos, el tamaño de su bazo se reduce drásticamente. No obstante, se puede revertir este efecto con una inyección de T4”.

Es difícil saber exactamente cuánto tiempo permanecen bajo el agua los Bajau, pero algunos afirman haber estado bajo el mar hasta 13 minutos.

Por desgracia, su estilo de vida está amenazado.

Su condición nómada les impide obtener la ciudadanía, y la pesca comercial ha devastado sus principales fuentes de alimentos.

Traducción de Anna McDonnell