UE: Sin señales positivas de Turquía para mejorar la relación

Agencia EFE
·2  min de lectura

Roma, 4 dic (EFE).- El alto representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Josep Borrell, reconoció hoy en Italia que "no ha habido señales positivas desde Turquía" en los últimos meses para mejorar la relación con los socios comunitarios y dijo que la aplicación de eventuales sanciones es "un asunto de los Estados miembros".

Al intervenir en el foro MED Diálogos del Mediterráneo, celebrado de forma virtual y organizado en Roma, Borrell indicó que "es posible que haya llegado el momento de entender si es posible tener una mejor vecindad y asociación" con Turquía, pero admitió que "no ha habido demasiadas señales positivas de Turquía en los últimos meses" y citó como ejemplo "la cuestión de Chipre".

Todo esto "crea una situación en la que el Consejo Europeo tendrá que decidir cómo abordar el problema. Estoy firmemente convencido de que Turquía y la UE tienen intereses comunes en el desarrollo de una buena vecindad", afirmó.

Destacó que "Turquía alberga a 3,5 millones de refugiados de Siria" y la UE debe ayudarla en su asistencia, como ya está haciendo, pero debe pedir también "un mayor compromiso para resolver las disputas sobre aguas territoriales, el respeto a las aguas soberanas de Chipre y Grecia".

La UE y Ankara viven desde hace meses una relación de tensión, después de que el Gobierno turco defendiera una prospección de hidrocarburos en el Mediterráneo Oriental que generó una crisis con Grecia.

Borrell también fue preguntado sobre la aplicación de sanciones internacionales en general y las rechazó porque dijo que penalizan a las poblaciones.

"No somos como Estados Unidos, no implementamos leyes extraterritoriales. Apuntamos a personas y entidades, actores estatales y no estatales (...), pero no estamos a favor de sanciones que perjudican a la población, como las estadounidenses en Irán y Venezuela", subrayó.

"No creo que la Unión Europea deba hacerlo, dictar sanciones que afecten no solo a los responsables de violaciones de derechos humanos, sino a toda la población, porque el costo social es demasiado alto", añadió.

En este foro de diálogo, que concluyó hoy en Roma, también participaron la ministra de Asuntos Exteriores de España, Arancha González Laya; el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli; el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, o el ministro de Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian.

Le Drian también se refirió a Turquía y criticó que tomara una decisión "sin diálogo con los países vecinos, sin considerar que ese espacio no les pertenece", al tiempo que urgió a Ankara a respetar "la soberanía europea y el Estado de derecho".

(c) Agencia EFE