¿Qué veo? Grandes actores que ponen su talento al servicio de tres comedias muy diferentes

·4  min de lectura
Steve Carell es el general Mark Naird en la serie Fuerza espacial
DIYAH PERA/NETFLIX

Steve Carell en Fuerza espacial. Desde Virgen a los cuarenta y su inolvidable Michael Scott en The Office, Carell lleva muchos años demostrando que tiene la capacidad de ir de la comedia física de trazo grueso a las escenas más sensibles y emotivas sin que ninguno de los dos tonos narrativos parezca forzado. Y mucho de esa habilidad vuelve a aparecer en la segunda temporada de la comedia que cocreó junto a Greg Daniels, showrunner de la mencionada versión norteamericana de The Office.

Como el general Naird, máxima autoridad de la devaluada rama del ejército norteamericano que se ocupa de la carrera espacial, el actor no le teme a coquetear con el ridículo cuando su personaje estalla de bronca, dolor físico o emocional para salvar su matrimonio con su encarcelada esposa (interpretada por Lisa Kudrow , brillante, como siempre) y en sus muchos intentos por mantener en pie su lugar de trabajo.

A diferencia de lo que sucedía en la desigual primera temporada, en sus nuevos siete episodios la serie encontró un punto de equilibrio gracias a las situaciones de comedia de oficina en las que, además del excelente timing para el humor de su protagonista, se destacan un par de actuaciones secundarias imprescindibles. Por un lado, está John Malkovich como el doctor Mallory, contraparte científica y nuevo mejor amigo del general y por el otro, el veterano comediante Don Lake, en el papel del leal Brad, asistente y confidente del militar cuyas intervenciones son tan absurdas y graciosas que recuerdan al personaje del propio Carell en las dos entregas de El reportero: la leyenda de Ron Burgundy. Dos temporadas. Disponible en Netflix.

Patricia Arquette como la misteriosa jefa en Severance
Patricia Arquette como la misteriosa jefa en Severance


Patricia Arquette como la misteriosa jefa en Severance

Patricia Arquette en Severance. Entre los muchos aciertos de esta ficción que imagina la posibilidad de separar quirúrgicamente la personalidad de los empleados de una gran corporación para que su vida personal y profesional estén perfectamente escindidas, uno de los más destacados es el lugar que le asigna a la magnífica Patricia Arquette. Aún entre un elenco de grandes actores como John Turturro, Christopher Walken y Adam Scott, cada aparición de la actriz eleva el nivel del notable guion, que logra combinar el suspenso, el drama y el humor negro con notable fluidez.

Como la eficiente y gélida señora Cobel, jefa del personaje central interpretado por Scott, Arquette no tiene demasiada letra, pero le alcanza con fijar la mirada y fruncir algo la boca frente a él para comunicar un mundo entero. En algún momento de honestidad brutal, admitirá las ganas de tirarle algo por la cabeza a su empleado, impulso que no podrá resistir demasiado tiempo cuando el pusilánime Mark intente encontrarle algo de lógica a la cáscara en la que se convierte cada vez que entra en la oficina.

Dueña de muchos de los misterios que le dan sentido a la ficción dirigida por Ben Stiller, Arquette construye un personaje que establece una inmediata empatía con los espectadores que no pueden más que admirarla, aunque sea la villana del cuento. Una temporada. Disponible en Apple TV+

Ed Helms en la comedia Rutherford Falls
Ed Helms en la comedia Rutherford Falls


Ed Helms en la comedia Rutherford Falls

Ed Helms en Rutherford Falls. Uno de esos actores que parecen diseñados para interpretar al tipo común con una veta de locura oculta, como el que interpretó en The Office y en la trilogía cinematográfica ¿Qué pasó ayer?, en esta nueva comedia, Helms lleva su experiencia como actor secundario al centro de la escena.

La nueva serie en la que comparte el crédito de showrunner con Sierra Terrer Ornelas (Brooklyn Nine-Nine) y Mike Schur (Parks and Recreation), cuenta la historia de Nathan Rutherford, entusiasta defensor del legado de su familia, una de las más antiguas en instalarse en lo que sería Estados Unidos. Claro que la pasión de Nathan por el pasado y el pueblo que lleva su nombre también incluye una amigable pero tensa convivencia con los habitantes originarios del lugar: los nativos americanos. Haciendo equilibrio entre la corrección política y la falta de autorreflexión de Nathan y los suyos respecto a las injusticias que sufrieron y sufren sus vecinos, la comedia asume el punto de vista ellos, representados por Reagan (Jana Schmiedig), mejor amiga de Nathan desde la infancia que, como él, busca preservar el pasado de los suyos. Una exploración que termina por colocar a los amigos en veredas opuestas.

Helms, con su bonhomía, es el actor ideal para interpretar al testarudo Nathan, que en manos de otro intérprete sería bastante difícil de apreciar. Disponible en Universal Comedy.