Anuncios

¿Qué veo el fin de semana? Una escritora poseída, Monica Lewinsky y una adolescente desde el más allá

Courteney Cox en una escena de la serie Shining Vale
Courteney Cox en una escena de la serie Shining Vale

Courteney Cox en Shining Vale. Una comedia de terror en la que lo que da más miedo son los efectos de la premenopausia en su protagonista. Creada por Sharon Horgan (Catastrophe), una actriz y guionista con un ojo especialmente sagaz para detectar el humor y el absurdo de los conflictos de pareja, esta serie cuenta con todas las de ganar. Además de los sagaces guiones de Horgan y su socio creativo Jeff Astrof, la mayor ventaja de la serie son sus protagonistas, empezando por Courteney Cox que le saca todo el provecho a su personaje, Patricia Phelps, una escritora de literatura erótica que podría estar deprimida o poseída. Al fin y al cabo, los síntomas de ambos males son los mismos cuando se trata de las mujeres, según advierte la primera escena del programa. Las situaciones extrañas e inexplicables parecen perseguir a Patricia desde el momento que ella, su marido (interpretado por un brillante Greg Kinnear) y sus hijos adolescentes se instalan en una enorme casona en el pueblo de Shining Vale. Una nena que se cruza en el camino, las voces que la llaman y esa mujer elegante que se le aparece en la ventana podrían ser todas producto de su imaginación, el efecto de la medicación que le recetó su psiquiatra o la confirmación de que Patricia y los suyos se metieron en terreno peligroso cuando dejaron la locura de Brooklyn -y la infidelidad de ella- por la idealizada paz de Connecticut. Una temporada. Disponible en Starz Play

Boo, Bitch
Boo, Bitch - Créditos: @Netflix

Lana Condor en Boo, Bitch. Con la misma premisa inicial que la película La noche de las nerds, de Olivia Wilde, esta miniserie gira en torno a Erika y Gia, dos amigas que en los últimos días de la escuela secundaria se dan cuenta de que pasaron por la experiencia tan calladamente que es casi como si no la hubieran vivido. Así, decididas a recuperar el tiempo perdido, las chicas se anotan en cuanto encuentro y fiesta de despedida se les presenta. Y cuando parece que finalmente empiezan a divertirse, Erika muere en un extraño accidente que involucra a una ruta oscura y un enorme alce. Así comienza la comedia que rápidamente plantea el escenario: Erika está muerta pero por alguna razón sigue circulando por el mundo de los vivos y no como un fantasma o una aparición sino como la misma adolescente de siempre. Más allá de todos los estereotipos y clisés que acumula la trama, lo que diferencia a la miniserie de otras historias similares es su protagonista, la siempre carismática Lana Condor, conocida por interpretar a Lara Jean en la exitosa trilogía de Netflix A todos los chicos de los que me enamoré. Claro que si en aquellas películas Condor debía modelar su actuación al personaje de las novelas que las inspiró, acá todos es menos envarado y muchos más entretenido. Mientras intercambian referencias de la cultura popular Erika y Gia (Zoe Margaret Colletti, de reciente aparición en Only Murders in the Building), intentan averiguar cuales son las reglas de la nueva existencia de la primera; algo bastante complicado porque, como dicen, “todas los libros, series y películas hacen sus propias reglas” cuando se trata de los muertos vivos. Una temporada. Disponible en Netflix

Beanie Feldstein  en el papel de Monica Lewinsky
Beanie Feldstein en el papel de Monica Lewinsky

Beanie Feldstein en Impeachment: An American Crime Story. Después de ocuparse del juicio a O.J. Simpson por el asesinato de su exmujer y su novio, y del crimen de Gianni Versace, en su tercera temporada la serie producida por Ryan Murphy examina los detalles de la interpelación judicial a la que fue sometido el presidente Clinton por su romance con la ex pasante de la Casa Blanca, Monica Lewinsky. Como sucedía en las dos primeras partes de la antología, acá Murphy reunió a un elenco excepcional para encarnar a todos los involucrados en el escándalo que puso en jaque al gobierno norteamericano. Entre todos ellos-Clive Owen es Bill Clinton y Edie Falco, Hillary-, la que más responsabilidad acarrea en el relato es Beanie Feldstein, la encargada de interpretar a Lewinsky. Más allá de las diferentes líneas narrativas que a veces se vuelven demasiado enredadas, Feldstein logra desplegar la ingenuidad inicial de su personaje y su cambio cuando se da cuenta de que luego de las traiciones y emboscadas que le tiende su supuesta amiga Linda Tripp, interpretada por la siempre brillante Sarah Paulson. Disponible en Star+