Anuncios

Los viajes en avión privado al estilo Uber ya están aquí y los vuelos cuestan desde US$ 111

(CNN) -- Si estás acostumbrado a reservar viajes con solo hacer clic en un botón o deslizar el dedo por una aplicación, puede sorprenderte que, entre más alto vas por la cadena de lujo, más difícil es hacerlo.

¿Siempre soñaste con volar en un avión privado? Por lo general, eso significa llamar a un agente, y si no tienes uno entre tus contactos, puede ser una tarea intimidante. Para empezar, es posible que tengas que gastar miles de dólares en una membresía para obtener una cotización. Es posible que tampoco sepas cuánto dinero estás derrochando: los operadores de aviones privados pueden facturar a los clientes después del viaje si se consumió combustible adicional, por ejemplo.

Pero ahora ha llegado el Uber de la aviación privada. KinectAir tiene como objetivo hacer que los cielos sean más amigables para la gente común que se sumerge en el mundo de los aviones privados. En el sitio web fundado en 2019 para viajes aéreos privados en el noroeste del Pacífico ya se podía reservar un vuelo regular bajo demanda. Pero a partir de diciembre de 2023, podrás aprovechar una oferta en avión privado reservando un vuelo de reposicionamiento de “tramo vacío” en todo Estados Unidos.

Y por una ganga —y de verdad es una ganga (relativa)—. El sitio ofrece viajes rápidos desde alrededor de US$ 111 por persona.

"Queremos cambiar la forma en que la gente piensa sobre los vuelos cortos", dice la codirectora ejecutiva Katie Buss, expiloto del ejército de EE.UU.

“La gente piensa que es solo para los Bill Gates y Elon Musk del mundo. No es barato, pero es más accesible de lo que la mayoría de la gente piensa. En lugar de simplemente ir a Delta, queremos que la gente vea cómo sería volar en privado... Es una forma de viajar totalmente diferente”.

El dilema de la élite: ¿impulsar la agenda verde viajando en avión privado?

Ella dice que la compañía quiere “revolucionar” el mercado de vuelos privados de la misma manera que lo hizo Uber con los taxis y Airbnb con la industria hotelera.

Aviones más baratos, vuelos más baratos

KinectAir dice que utiliza aviones turbohélice y con motores de pistón que consumen menos combustible que los aviones a reacción. (Crédito: KinectAir)

El sitio utiliza software respaldado por inteligencia artificial para rastrear operadores de aviones privados, dijo a CNN el codirector ejecutivo Ben Howard. "Estamos dejando que el software haga eso, examinando el pajar para hacerlo más accesible y darles (a los clientes) una mejor oportunidad de organizar el viaje que realmente desean", aseguró.

Y para mantener los precios bajos, están trabajando con aviones turbohélice y con motor de pistón. Ambos son más baratos de manejar que un avión normal, aunque vuelan más lento. Esa diferencia de velocidad, sin embargo, es menos crucial en un vuelo de menos de 500 millas, dice Howard, quien afirma: "Si vuelas en un avión al mismo lugar, pagarías cinco veces más y lo harías en algunos minutos más rápido”.

Sin embargo, la forma en que realmente están bajando los precios de los vuelos es a través de vuelos de reposicionamiento de “tramos vacíos”, donde el avión ya ha sido reservado para un viaje y puede recoger pasajeros para llevarlos al siguiente destino reservado.

KinectAir afirma que sus ofertas de tramos vacíos tienen un descuento de hasta el 75% del precio normal de un avión privado. La mayoría de las ofertas son para reservas con poca tiempo de anticipación: según sus datos durante el verano, tres cuartas partes de todas las reservas se realizaron dentro de las 72 horas previas al viaje, lo que significa que los tramos vacíos también se generaron de último minuto.

Como piloto, Buss dice que la compañía solo agregará operadores que superen sus calificaciones de seguridad.

Más barato que volar en avión comercial

KinectAir utiliza vuelos de reposicionamiento de "tramos vacíos" que normalmente no transportarían pasajeros.

Algunos de los precios que anuncia KinectAir incluso son menores a los de aerolíneas comerciales en clase económica, cuando se trata de tarifas de último minuto.

Un vuelo vacío esta semana desde el aeropuerto Phoenix-Mesa Gateway a Palm Springs estaba a la venta por US$ 698, o US$ 233 por persona en el avión de tres plazas.

La tarifa directa más barata de ida que CNN pudo encontrar durante la próxima semana de Phoenix a Palm Springs fue de US$ 300, volando desde Sky Harbor International el 14 de diciembre en clase económica. Esa tarifa incluye la asignación de asiento gratuita, pero no el equipaje documentado, que costaría US$ 30 adicionales. Un asiento de primera clase costaría US$ 425 por trayecto, casi el doble del precio del trayecto vacío de KinectAir.

Por US$ 264 se puede elegir un vuelo con Sun Country Airlines, pero el viaje duraría 40 horas, con escala en Minneapolis.

Y, por supuesto, no hay largas colas ni TSA cuando se vuela en privado.

Si observamos a otro agente en línea, la oferta más barata de Phoenix a Palm Springs fue de US$ 3.198 por un avión de cinco plazas, o US$ 639,60 por persona.

La aerolínea semiprivada JSX, que opera desde terminales aéreas privadas pero vende asientos individuales en sus aviones, no vuela en esa ruta. Sin embargo, en una ruta de longitud similar de Phoenix a Las Vegas, los precios comienzan en US$ 249 por persona.

"En muchos casos, los vuelos de última hora son más caros por asiento que los comerciales, y eso sin contar los boletos de primera clase", afirma Howard.

“En nuestro caso, hay que llenar el avión al máximo, pero si una familia de cuatro personas vuela en el último momento, esta es una muy buena opción. United podría cobrar tanto como un vuelo privado”.

El vuelo más barato a la venta actualmente es desde Sunriver, Oregon, a Aurora, también en Oregon, el 10 de diciembre, por US$ 333 para una avioneta Diamond DA62 de tres plazas, o US$ 111 por persona para el vuelo de 48 minutos.

El tramo vacío más caro es un vuelo de Spokane, Washington, a Bozeman, Idaho, el 13 de diciembre. El avión para ocho personas cuesta US$ 1.792 dólares por el vuelo de 71 minutos, o US$ 224 dólares por persona.

No hay cuotas de membresía ni tarifas de transacción, como cobran muchos competidores.

Wheels Up, por ejemplo, cobra una tarifa de iniciación mínima de US$ 2.995, con una membresía mínima de US$ 2.495 a partir del segundo año. NetJets también requiere que los usuarios sean miembros, al igual que UberJets. Las tarifas de KinectAir están incluidas en el precio que ves. Y puede ver esos precios sin entregar sus datos ni programar una llamada telefónica, como lo hace con Wheels Up, NetJets o UberJets.

Si bien normalmente reservar un avión privado significa hacer un presupuesto (y recibir la factura final después del vuelo, una vez que se haya calculado el combustible adicional), garantiza que el precio que te cotizan es el precio que pagas.

"Entendemos estadísticamente la probabilidad de que ocurran (costos adicionales de combustible), tenemos buenos modelos climáticos, sabemos que es menos costoso volar en una dirección que en otra, por lo que KinectAir absorbe la variabilidad", dice Howard. "Queremos que la aviación privada funcione más como la comercial".

El competidor más cercano de KinectAir es Airble, que no cobra cuotas de membresía, ofrece tarifas reales, no estimaciones, y tiene una página de "ofertas" para vuelos con tramos vacíos. Airble también permite a los usuarios reservar un vuelo privado, pero marcarlo como “vuelo compartido”, lo que abre la posibilidad de reservar asientos para otros usuarios, lo que reduce el precio por pasajero. El viaje de ida más barato de Phoenix a Palm Springs esta semana cuesta US$ 10.740 para ocho personas, o US$ 1.342,50 por pasajero.

Mirando hacia el futuro

Por supuesto, es una medida potencialmente polémica abrir una compañía de aviones privada a medida que se intensifica la crisis climática.

Un estudio de 2021 realizado por la organización medioambiental sin fines de lucro Transport & Environment encontró que el 1% de las personas eran responsables de la mitad de todas las emisiones globales derivadas de los vuelos. La industria de los aviones privados está en auge y se expandió un 31% entre 2005 y 2019. Es más, el 40% de los vuelos privados son “vuelos fantasma”, sin pasajeros mientras se reposicionan para su siguiente viaje.

Howard dice que llenar esos vuelos fantasmas "es una forma de hacer que los vuelos sean más eficientes". Añade que los aviones turbohélice y de pistón queman menos combustible que los aviones tradicionales.

Debido a que los jets privados tienden a realizar vuelos cortos, eso los hace menos sustentables ambientalmente: en Europa, por ejemplo, existe una alternativa por ferrocarril para el 80% de las rutas de vuelos privados más populares, dijo a CNN en 2022 Matteo Mirolo, gerente de políticas de aviación sustentable de Transporte y Medio Ambiente. Estados Unidos se encuentra en una situación diferente en lo que respecta al transporte público, sin embargo, viajar en tren no es una opción fácil en la mayor parte del país.

Pero en ese momento, Mirolo dijo que debido a su tamaño más pequeño, los jets privados tienen el potencial de estar a la vanguardia para adaptarse a las nuevas tecnologías a medida que salen al mercado, y Howard dice que la plataforma también es un primer paso hacia la preparación para los aviones eléctricos e híbridos del futuro, que se espera que comiencen con aviones pequeños.

En el futuro, la compañía espera empezar a vender asientos individuales, aunque dicen que llevará algún tiempo.