Vivir con dolor, ¿cuánto podemos aguantar?

Cuando una celebridad de la talla de Gaga hace pública su lucha contra una enfermedad, no solo produce un gran impacto mediático, también aumenta la concienciación e incluso la financiación de la investigación. ¿Qué sabes de la fibromialgia?

Después de publicar sobre su lucha contra el dolor crónico, Lady Gaga dijo que estaba “abrumada por la empatía, confesiones y historias personales sobre el dolor crónico”.

La Organización Médica de la Salud (OMS) califica al dolor como la mayor amenaza para la calidad de vida a nivel mundial. Y es que el dolor crónico conlleva importantes repercusiones con limitaciones de las actividades diarias, interrupción de la vida social, absentismo e incapacidad laboral, incremento de las depresiones y pensamientos suicidas, así como disminución significativa de la calidad de vida.

Se trata de uno de los problemas de salud más frecuentes en la población adulta y que más consecuencias conlleva a nivel físico y socioeconómico.

Pero el dolor, contrariamente a lo que pensamos, no es cosa de ‘viejos’. Aunque lo asociamos a la edad, cada vez nos llega antes, así de sopetón, en lo “mejor de la vida”. Por que el dolor no hace distinciones y, cuando menos te lo esperas, la vida de pega un zarpazo. Es lo que le ha pasado a Lady Gaga o a Selena Gómez (por diversos motivos), auténticos ídolos de masas. Lejos de esconderse, reconocer que, al final y al cabo, son tan humanas como el resto de nosotros y dar visibilidad a sus problemas de salud supone un gran paso a ha hora de normalizar y desestigmatizar la enfermedad.

En España ha sido María José Campanario quien nos ha quitado la venda, nos puede pasar a cualquiera y hay que afrontarlo de la mejor manera posible. Tras años sufriendo en silencio una enfermedad muda e invisible, la última crisis ha sido tan intensa que se ha visto obligada a pisar el freno y desaparecer de la escena pública durante semanas. Justo cuando estaba a punto de celebrar (por todo lo alto) su 15 aniversario de boda con el torero español más mediático.

En España, el ingreso urgente de la esposa de Jesulín de Ubrique ha puesto cara a la fibromialgia, una enfermedad que causa miedo, irritabildiad, ansiedad y depresión. La sinceridad, entereza y normalidad con la que lleva su enfermedad han convertido a María José en un ejemplo para muchos otros enfermos. (Foto de Gtresonline).

“Cuando el dolor llega a cronificarse, esta enfermedad acaba relacionándose con alteraciones en el estado anímico, ansiedad, pérdida de autoestima, trastornos del sueño” Pero, ¿en qué consiste la enfermedad que tienen Lady Gaga y María José Campanario? ¿Por qué nos acecha y el dolor y como podemos ponerle cerco?

La falta de equilibrio entre el cansancio y el descanso, propios del modo de vida de Occidente, es una causa frecuente de patologías físicas y psíquicas como la astenia crónica, la fibromialgia, los dolores crónicos, la angustia y la depresión. También se relaciona con algunas de las adicciones más habituales, que se usan como vías de escape del estrés: alcohol, tabaco, drogas, comida, pornografía, analgésicos, compras compulsivas…

”Este desequilibrio se puede aguantar durante mucho tiempo, pero cuando se alcanzan los 40 años, al disminuir la resistencia psíquica, se producen esos trastornos”. Así lo indica el Dr. Fernando Sarráis, psiquiatra de la Clínica Universidad de Navarra, en su nuevo libro Aprendiendo a vivir: el descanso (Editorial EUNSA).

Hasta el 80% de la población padecerá a lo largo de su vida dolor lumbar, una patología que incapacita laboralmente al 22% de los pacientes que la sufren.

De hecho, el porcentaje de pacientes con dolor intenso que visita al médico de familia varía entre “el 58,8 por ciento de los pacientes con artrosis en las manos a un 75,9 por ciento de los pacientes con fibromialgia”, según afirma el doctor Francisco José Sáez, vicepresidente segundo de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

Las pastillas no son el único remedio para hacer frente a las crisis. El ejercicio, la terapia cognitivo-conductual y el midfulness pueden resultar doblemente eficaces. También influye el apoyo incondicional de las personas que rodean al enfermo, como el que Jesulín de Ubrique está brindando a su mujer, Maria José Campanario, para ayudarle a superar el dolor

Los pacientes con dolor intenso visitan 3 veces más al médico de familia que aquellos pacientes con dolor leve y casi 4 veces más que la población que no padece dolor, lo que supone cuantiosos recursos para el Sistema Nacional de Salud: “Un ejemplo de esto es que casi el 40 por ciento de las personas que sufren dolor intenso se ausentan de su puesto de trabajo mientras que apenas lo hace un 3 por ciento de la población que no lo sufre. Solo la lumbalgia representa una de las mayores cargas económicas en los países desarrollados”.

En el caso de la fibromialgia no se puede considerar solo una enfermedades reumática, porque aunque los síntomas (dolor corporal, cansancio, alteraciones del sueño, hormigueos y calambres) están ligados al aparato musculo-esquelético, también tiene una parte neuronal.

A este respecto, el doctor José Luis Llisterri, presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN),destaca que “El dolor crónico es frustrante y debilitante, y aquí es donde el mindfulness se demuestra eficaz”.

Para evitar el estrés crónico, culpable de muchos de los males y enfermedades que acabamos padeciendo, Sarráis insiste en la importancia de llevar un modo de vida más sano, para lo que sugiere estrategias que evitan el estrés y otras que favorecen el relax. E insiste en la necesidad de que se apliquen a diario: Todos los días debemos disfrutar porque todos los días sufrimos; todos los días debemos relajarnos porque todos los días nos ponemos tensos; todos los días debemos descansar porque todos los días nos cansamos”.

También te puede interesar:

Palabrotas contra el dolor (la excusa para ser un grosero)

El problema de salud más buscado en Internet por los españoles

¿Es normal este dolor de cuello o tengo un esguince cervical grave?