Anuncios

El último vuelo del Concorde: ¿es esta la mejor fotografía de aviación de la historia?

(CNN) -- El 26 de noviembre de 2003, el avión supersónico Concorde realizó su último vuelo cuando regresó al aeródromo cerca de Bristol, en el suroeste de Inglaterra, donde ha permanecido desde entonces.

Cuando esta maravilla de la ingeniería moderna se elevó sobre el puente colgante de Clifton, en Bristol, un hito de la ingeniería victoriana basado en un diseño de Isambard Kingdom Brunel, creó un momento conmovedor que fue presenciado por multitudes entusiastas.

En lo alto del cielo, colgado de un helicóptero y azotado por vientos gélidos, el fotógrafo Lewis Whyld logró captarlo con su cámara: una imagen que se ha convertido en la toma que define la edad de oro de los viajes más rápidos que la velocidad del sonido.

Whyld, quien ahora trabaja como camarógrafo aéreo para CNN, nos desvela cómo tomó una de las fotos de aviones más espectaculares de la historia.

Cómo era pilotar el avión supersónico Concorde La historia del fotógrafo

Recuerdo que alguien gritó: "¡Ahí está, ahí está el avión!". Me emocioné tanto sólo de verlo, que hice una foto enseguida, y luego pensé: "Espera, tengo que esperar a que pase el puente".

Estábamos, creo, a unos 900 metros, con el Concorde a 457 metros por debajo de nosotros. Yo estaba de pie en el patín fuera del helicóptero, helado, con la corriente descendente de los rotores soplando sobre mí. No sentía los dedos de las manos ni de los pies, ni la cara.

No fue un tiro fácil. Tuve que inclinarme hacia fuera del helicóptero debido al ángulo en el que volábamos. Estaba aterrorizado. Aterrorizado por la novedad de estar en un helicóptero por segunda vez en mi vida, aterrorizado de estropear el trabajo.

Tenía 25 años. Hacía poco que me habían contratado en una agencia llamada South West News Service, que suministra imágenes y reportajes del suroeste de Inglaterra a los medios de comunicación nacionales del Reino Unido e internacionales. Cuando surgió el trabajo del Concorde, simplemente me apunté.

Lo único que me dijo mi jefe fue: "No lo arruines".

900 metros en el aire

Lewis Whyld en 2003, el año en que fotografió el Concorde. Esta fotografía fue tomada en su primer intento de fotografía aérea. Iba en un avión con su amigo, que en aquel momento estaba aprendiendo a volar. (Cortesía: Lewis Whyld)

Como estábamos en un helicóptero, había muchas cosas que podían salir mal. Intentar alinearlo todo en un espacio tridimensional era todo un reto. Las posibilidades de que el avión sobrevolara el puente exactamente en el ángulo que necesitábamos eran escasas.

Y, por supuesto, el avión se mueve muy rápido.

Mientras que hoy en día puedes disparar tu cámara en ráfaga y obtener una selección de imágenes, antes eran mucho más lentas. Solo tenía un disparo.

El avión era tan blanco bajo la brillante luz del sol, contra un fondo oscuro de follaje y el río, que el contraste era enorme. Habría sido fácil sobreexponer el Concorde y obtener un triángulo blanco sin detalle.

Como el avión viajaba tan rápido y mi punto de enfoque era tan pequeño, también habría sido muy fácil enfocar algo en el suelo y dejar el Concorde borroso.

Y el helicóptero estaba en constante movimiento. El piloto no podía planear, teníamos que volar en circuitos, algo que tenía que ver con mantener el helicóptero en el aire.

Para equilibrar estas cosas, hay que reducir la apertura para tener más profundidad de campo, pero eso reduce la velocidad de obturación, lo que significa que la imagen puede salir borrosa si se mueve la cámara demasiado deprisa. Tuve que hacer muchos cálculos mentales y probablemente cambié los ajustes de la cámara 10 veces antes de que llegara el Concorde.

Capturar el momento

Crédito: Ian Waldie/Getty Images

No había ensayo y error. Cuando pasara volando, tenía una oportunidad de hacer la foto.

Y entonces estaba allí, planeando en el cielo debajo de mí.

Estaba de pie sobre el patín del helicóptero y me asomé, tirando del arnés, por encima del aire y saqué la foto, justo cuando pasó por delante del puente.

No sabía que la foto tendría la forma que tiene, con la pared del acantilado, el puente y la multitud enmarcando el avión, sobre un fondo relativamente limpio y casi reflejando la forma del ala.

Todo el mundo adoraba el Concorde, así que tener ese elemento humano en la imagen la realzaba un poco más que si sólo hubiera un paisaje vacío detrás.

El puente colgante de Brunel también ayudó: los triunfos de la ingeniería de los siglos XIX y XX juntos.

Las literas individuales estilo "cápsula" revolucionarán los viajes en tren en Europa

Tras el sobrevuelo, aterrizamos en el aeródromo de Filton, donde también había aterrizado el Concorde. Hice otras fotos de cómo lo remolcaban hasta su hangar mientras el piloto saludaba desde la ventanilla.

Luego empecé a editar mis imágenes para enviarlas a la oficina.

Recuerdo que la gente me miraba por encima del hombro cuando subí la foto del puente a mi laptop. Realmente no sabía lo que tenía en ese momento. No sabía que era una foto especial y que a la gente le iba a encantar. Solo pensaba, "trabajo hecho".

Entonces la gente empezó a agolparse detrás de mí. Otros fotógrafos dijeron: "Bueno, qué sentido tiene que enviemos algo, porque esa es la que todo el mundo va a usar".

Entonces la gente empezó a amontonarse detrás de mí. Otros fotógrafos dijeron: "Bueno, qué sentido tiene que enviemos algo, porque esa es la que va a usar todo el mundo".

En aquel momento no tenía ni idea de que aquello acabaría siendo cierto. Apareció en todos los periódicos, por supuesto que también utilizaron otras fotos, pero esa fue sin duda la principal.

Algunos lo produjeron como póster de coleccionista. Conseguí que mi madre reuniera las fichas necesarias para enviarlas. Algunos periódicos me enviaron botellas de champán. Nunca había conocido nada igual.

Los aviones transatlánticos vuelan ahora a la "velocidad del sonido". ¿Por qué? Una imagen perdurable

La imagen causó impresión entre los aficionados a la aviación.

Algunos grupos se han puesto en contacto conmigo para preguntarme si puedo ayudar a que el Concorde vuelva a volar. Irónicamente, pensé que sería mejor para mi foto que no volviera a despegar, pues ya no sería el último vuelo.

Pero es una máquina increíble. Nunca tuve la oportunidad de volar en él y, de hecho, nunca he estado en él. Solo la he visto desde fuera, debajo de mí. Esa fue la primera y la última vez que la vi volar.

En los 20 años transcurridos desde 2003, he hecho otras fotos memorables, pero a uno siempre se le recuerda por sus grandes éxitos y supongo que ese será siempre —entre comillas— uno de mis "grandes éxitos".

En parte se debe a la foto y en parte a que no había otra oportunidad de hacerla. Así que no importa lo buena que sea la foto, siempre será la última foto del Concorde. Tuve suerte de que fuera buena.

Ahora soy bastante conocido por hacer tomas con drones. Esa fue mi primera imagen aérea y desde entonces, casualmente, he hecho carrera haciendo fotos aéreas y utilizando drones.

Incluso con los avances tecnológicos, si volviéramos a hacer esa toma del Concorde tendríamos que usar un helicóptero. A un dron no se le permitiría sobrevolar el avión y tomar fotos.

Así que seguiríamos haciéndolo de la misma manera, pero tendríamos mejores cámaras y yo volvería con una ráfaga de fotos entre las que podríamos elegir, en lugar de una sola.

En cierto modo, me alegro de que la tecnología fuera como era, porque solo hay una foto. Ahora estamos un poco mimados y tener más de una versión de una imagen puede diluir su poder.

Hyperloops, aviones supersónicos y aeronaves eléctricas: así podría ser el transporte en 2050 Cambios tecnológicos

El Concorde Alpha Foxtrot, el avión que fue fotografiado por Whyld, se expone ahora en Aerospace Bristol. (Crédito: Suzanne Plunkett/CNN)

Curiosamente, aunque la tecnología de las cámaras ha avanzado, la de los aviones no lo ha hecho en muchos aspectos. Entonces se podía llegar a Nueva York en tres horas y media. Ahora tenemos aviones más grandes –como el A380— pero en términos de velocidad, el Concorde sigue siendo la cúspide de la aviación.

La foto representa el final de una era de la aviación, y nada ha llegado para sustituirlo, desde luego nada ha cautivado la imaginación del público como el Concorde. Creo que parte de la razón por la que la foto sigue resonando actualmente se debe a ese afecto perdurable que todos sentimos por esa era pasada de los viajes.

Siempre hay rumores de que se están preparando nuevos aviones supersónicos, y me gusta seguir las noticias, pero todavía no hay nada concreto. Me encantaría que los viajes supersónicos volvieran de una forma más ecológica y moderna, para acortar distancias y hacer del mundo un lugar más fácil de recorrer.

Además, sería una muestra del ingenio humano volver a ver algo así en los cielos, lo que sería genial desde un punto de vista friki. Pero aunque estoy atento, todavía no he visto nada que se acerque a la realidad.

Si hiciera la foto hoy, tendría también una cámara de mucha mayor resolución, por lo que podría hacer una foto más amplia que luego podríamos recortar para obtener diferentes composiciones. En aquella época utilizaba un objetivo relativamente largo y es realmente el fotograma completo lo que se ve, es la mejor manera de obtener la mayor resolución posible de la foto.

Ahora podríamos permitirnos utilizar un objetivo más amplio y seguir obteniendo una imagen de alta resolución si necesitáramos hacer zoom después, pero en aquella época no disponíamos de eso.

En aquella época, la opinión general era hacer la toma con un gran angular y lo más cerca posible del avión. Pero eso significaba que el puente quedaría diminuto en el fondo y no se conseguiría el mismo efecto. Aposté por el objetivo largo y solo más tarde, cuando adquirí más experiencia, me di cuenta de que era bastante arriesgado. Significa que estás disparando en un espacio estrecho. Así fue, todo encajó, todo funcionó, pero en general esas cosas no suelen encajar a la perfección.

Por aquel entonces yo era muy optimista y confiado, sabía lo que quería y pensaba que no había razón para que no saliera bien. Supongo que a medida que pasa el tiempo te vuelves más realista. Pero me gustaría pensar que actualmente seguiría arriesgándome e intentando hacer la foto definitiva, en lugar de ir a lo seguro y conseguir algo que la gente no recuerde.

Veinte años después, hay postales con mi foto y pósters, incluso un punto de cruz. En los primeros años, la gente me regalaba ese tipo de cosas todo el tiempo. Creo que tengo al menos un rompecabezas en casa. Me propusieron hacer una tirada limitada.

Con la tecnología moderna, en términos de edición, podríamos hacer una impresión de la foto mejor que nunca. No podemos cambiar la cámara con la que se tomó, pero sí la forma en que la editamos y los detalles que destacamos.

Aún conservo los negativos digitales, así que siempre podemos volver al archivo en crudo y llevarlo al cuarto oscuro digital, y luego pasarlo por la increíble tecnología moderna que tenemos hoy en día para extraer detalles que antes no podíamos.

Hay métodos para aumentar la resolución, hacer fotos antiguas de alta calidad y obtener más detalles, sobre todo con la IA. Pero no quiero cambiar la naturaleza o la realidad de la foto. No quiero manipularla de ninguna manera.

Lo último en aviación de lujo: en septiembre se inaugura una terminal privada en el aeropuerto más transitado del mundo Una oportunidad increíble

Lewis Whyld en 2017, fotografiando en el Ártico para un proyecto de CNN que destacaba el impacto del calentamiento global. (Cortesía: Lewis Whyld)

En retrospectiva, me sorprendió que el último vuelo del Concorde fuera este pequeño salto de Londres a Bristol, pero fue una oportunidad para que nuestra agencia fotográfica pudiera competir con fotoperiodistas internacionales de Nueva York y Londres.

Fue una oportunidad fantástica para tomar una gran imagen de una historia que no era realmente política, ni terrible, ni un desastre, ni nada por el estilo.

En cierto modo, me alegro de que una de mis imágenes más perdurables sea de algo festivo, y no de algo deprimente o un desastre, como todos los huracanes y tifones en los que he estado, todas las zonas de guerra y los disturbios. Hay algo edificante en la foto del Concorde.

En los años transcurridos desde el último vuelo, me trasladé de Bristol a Londres. Trabajé para la Asociación de la Prensa del Reino Unido y el periódico The Telegraph, antes de trasladarme a CNN para filmar imágenes aéreas, videos y grabaciones con drones. Formé parte del equipo de CNN que cubrió la guerra de Ucrania y que ganó un Emmy a principios de este año.

La toma del Concorde fue siempre el trampolín de mi carrera. Ahí empezó todo. Después, la gente conoció mis imágenes y me ofrecieron trabajo. Eso hizo que mi carrera avanzara.

No me lo esperaba cuando hice la foto, pero estoy agradecido.