Anuncios

Alejandra Gere presume de hijos y de los simpáticos 'huéspedes' de su nuevo hogar

Richard Gere y su esposa, Alejandra Silva, continúan viviendo en plena naturaleza. La esposa del galán de Hollywood ha compartido una foto de sus dos hijos rodeados de crías de cabras. "Nuestra vida familiar", señala la española en una imagen alimentando a la chivos junto a sus pequeños, de tres y dos años respectivamente, ambos de cabello rubio y el menor con el pelo rizado. La empresaria y activista es gran amante de los animales y se lo ha sabido trasmitir a sus hijos desde que nacieron.

-El hijo de Richard y Alejandra Gere se 'cuela' en la última imagen de su orgullosa madre

VER GALERÍA

Alejandra Silva, esposa de Richard Gere, con sus dos hijos en común
Alejandra Silva, esposa de Richard Gere, con sus dos hijos en común

El matrimonio, que celebró hace apenas unos días el octavo aniversario de su noviazgo, es plenamente feliz viviendo en el campo junto a sus hijos. Se casaron en 2018 y tuvieron a su primer hijo en común, Alexander en 2019, y  un año después se convirtieron en padres de otro niño, una noticia que dio ¡HOLA! en exclusiva, pero del que no ha trascendido el nombre, ya que el matrimonio ha hecho de la discreción su máxima. Richard a su vez es padre de Homer, que a día de hoy tiene 22 años de su unión con Carey Lowell, y Alejandra Silva tiene de su primer matrimonio a Albert, que cumple este año diez, nacido de la anterior relación de la activista con el empresario Govind Friedland.

-Exclusiva mundial en ¡HOLA!, Richard Gere y Alejandra Silva se han casado

Alejandra Gere con sus hijos
Alejandra Gere con sus hijos

Tal y como publicó la revista ¡HOLA! la pareja habría vendido por 28 millones de euros su rancho de Bedford Post Inn, a las afueras de Nueva York, con veintiuna hectáreas de terreno y una vivienda de 1.100 metros, y habría adquirido una mansión construida en 1938, en New Canaan, una tranquila localidad en el estado de Connecticut, valorada en casi once millones de euros. Un refugio tranquilo y en plena naturalexa que fue propiedad del cantante y compositor Paul Simon, con 820 metros cuadrados, seis habitaciones y un terreno de 13 hectáreas.

-Richard Gere y Alejandra Silva, una historia de amor que comenzó con un flechazo

Después de tres años alejados del foco mediático por la pandemia por fin pudimos ver a la pareja de nuevo en España. El matrimonio Gere acudió a la Gala Starlite Porcelanosa celebrada en Marbella, donde lAlejandra recibió un premio solidario. La Fundación Starlite reconoció la labor benéfica de diversas personalidades entre ellas la empresaria Alejandra Gere por su labor con los más desfavorecios. El intérprete de Pretty Woman y Oficial y caballero mostraba la gran admiración que siente por su esposa. "Estoy tan orgulloso de ella", comentaba el estadounidense. "Ha hecho un trabajo maravilloso", añadía al recalcar la labor solidaria de su mujer. "Es una persona muy humilde y ni siquiera quería aceptar el premio, que es para la gente a la que ayuda", expresaba el protagonista de Otoño en Nueva York. A pesar de acaparar buena parte de todos lo focos, recordó que la gran estrella de la gala era su pareja: "Yo solo soy un marido aquí", decía con una sonrisa en su rostro.

VER GALERÍA

Alejandra y Richard Gere en Marbella
Alejandra y Richard Gere en Marbella

Desde que Alejandra y Richard Gere se enamoraran en el año 2014 comparten una gran implicación en las causas humanitarias. El matrimonio ha mostrado su solidaridad con Open Arms, la ONG española cuya misión principal es rescatar del mar a aquellas personas que intentan llegar a Europa. Hace varios años el actor se subió al Open Arms para repartir víveres entre los inmigrantes rescatados en el Mediterráneo. El actor estadounidense y su esposa española están especialmente concienciados también con otras causas como los niños enfermos de cáncer o las personas sin hogar. La Fundación RAIS es un proyecto personal de Alejandra al que se unió Richard Gere y en el que juntos también han puesto su alma y esfuerzo luchando en favor de las personas sin hogar.