Alejandro Fantino: una relación de diez años, los rumores que desechó y la mujer que lo convenció de volver a casarse

·7  min de lectura
Alejandro Fantino junto a su futura esposa, Coni Mosqueira
Alejandro Fantino junto a su futura esposa, Coni Mosqueira - Créditos: @instagram

Hace algunas semanas, Alejandro Fantino derritió a su novia Coni Mosqueira con la romántica propuesta de matrimonio que le hizo en durante sus vacaciones, en una paradisíaca playa de Grecia. La boda será este año, en noviembre, y le pondrá fin a la larga soltería del conductor de Animales sueltos.

La relación ya lleva más de cinco años y la convivencia, apenas dos. El periodista y la modelo se conocieron en la disco Tequila, en diciembre del 2017, y recién el verano siguiente blanquearon la relación, en Punta del Este. Hacía un año que Fantino se había separado de Miriam Lanzoni, con quien estuvo diez años en pareja. A pesar de los 22 años que se llevan de diferencia -una cifra que al principio les hizo un poco de ruido-, la relación creció y se fortaleció, y durante el 2020, en plena cuarentena social, preventiva y obligatoria, decidieron convivir .

Un amor que nació en el ruido

Sobre la primera vez que se vieron, Fantino recuerda: “La conocí en Tequila, en el VIP, donde yo estaba con amigos y ella con unas primas. Me acerqué, charlamos un rato y no sabía de qué hablar porque estaba falto de timing y de palabras. Me había retirado de la noche con ‘La isla bonita’, de Madonna, y regresé a la noche con unos DJ de los que no sabía nada”, bromeó en una entrevista, en aquel momento. “Me acerqué con una excusa, no me acuerdo cuál, y le pedí el teléfono. No sabía si escribirle y al final la invité a cenar por Instagram. Como los dos somos del interior, cada uno viajó a sus pagos para pasar las fiestas, y después yo fui a verla a Punta del Este y no nos separamos más”, le confió Fantino a LA NACION.

Alejandro Fantino y su novia, Coni Mosqueira
Alejandro Fantino y su novia, Coni Mosqueira - Créditos: @GMPress

Coni tiene su propia versión de aquella noche: “Estaba bailando en Tequila cuando llegó Alejandro. Tuvimos una mini charla, me pidió mi cuenta de Instagram y empezó a seguirme. Así nació nuestra relación y a la semana ya estábamos de novios. Me sorprendió, porque pensé que no iba a prosperar. Lo imaginaba mujeriego y no me gustaba la idea de salir con alguien famoso, tampoco. Pero Ale y yo tenemos gustos muy parecidos, sobre todo en lo que refiere a vida sana, la comida saludable y el entrenamiento. Lo nuestro va mucho más allá de cualquier diferencia de edad. Sabemos disfrutar el tiempo juntos . Nos gusta el mar y el calor, y somos muy diurnos, arrancamos tipo nueve de la mañana y aprovechamos el día”.

La pandemia, entonces, aceleró la convivencia y la pareja se fortaleció. Pero ella puso una sola condición: compartir la habitación. “ Es de público conocimiento que Ale dormía en cuartos separados con parejas anteriores, pero para mí eso no es negociable. Cuando no dormimos juntos es porque no estamos bajo el mismo techo ”, remarcó la modelo, en una charla con Revista ¡Hola! Argentina.

La pareja también habló de la posibilidad de tener hijos. “Tengo a Nahuel, que ya es grande, tiene 30 años. Y ojalá pueda volver a ser padre con Coni. Estoy profundamente enamorado y creo que en algún momento llegará el bebé, no dentro de mucho tiempo”. Ella también habló del tema: “Hay planes, pero a largo plazo, sin presiones. Si llega está todo bien, aunque la idea es que sea más adelante”.

Alejandro Fantino le propuso casamiento a Coni Mosqueira en Grecia
Alejandro Fantino le propuso casamiento a Coni Mosqueira en Grecia

Fantino no suele hablar de su vida privada, pero confesó en una nota: “ Coni es lo más lindo que me pasó. Ojalá que la vida me permita estar con ella muchos años. Ahora estamos soñando con nuestro casamiento, lo estamos diseñando. Es una persona absolutamente profunda y a la vez me saca lo mejor. Hace cinco años que estamos juntos y es una batería de paz y amor. Una gran compañera ”, dice con ojos enamorados cada vez que se refiere a ella.

Miriam Lanzoni, su amor durante diez años

Fantino y Miriam Lanzoni se separaron en el 2016, luego de pasar por el altar y de diez años de convivencia.

Miriam Lanzoni y Alejandro Fantino: una relación... ¿sin vuelta atrás?
Miriam Lanzoni y Alejandro Fantino

“A las dos horas que conocí a Fantino estábamos teniendo sexo en su camioneta. Él no sabía ni mi apellido. Durante dos años sólo tuvimos sexo, y cada uno tenía la libertad de hacer lo que quería. Hasta que me mudé a su casa y ahí no nos separamos más”, contó alguna vez la actriz. Y luego dijo sobre la ruptura: “ Nos separamos de una manera pensada y tranquila. Una separación siempre es dolorosa y tiene su proceso. No fue por falta de amor ni hubo terceros en discordia. Ale seguirá siendo mi familia para toda la vida ”.

Dicen que el único conflicto fueron los perros: “Los primeros tiempos hubo régimen de visitas con las mascotas. Chocolino se quedó conmigo y la lora, con Ale, porque originalmente era de él. Y teníamos cinco perros más; ellos fueron el único debate”, contó ella en ese entonces.

Amores y rumores

Antes de conocer a Lanzoni, Fantino tuvo un romance con Daniela Cardone. “Nos conocimos en el primer programa de Mar de fondo, en Mar del Plata. Dani vino de invitada. El programa se hacía en la playa y ella era un bombón. Me invitó a cenar a su casa, los dos estábamos solteros y empezamos a salir”, detalló alguna vez. La historia fue fugaz, pero intensa.

Durante largos años hubo rumores sobre una supuesta relación entre el periodista y Luciano Pereyra. Y en una entrevista, Fantino se refirió al tema. “ Siempre mantuve todo lo que hice en mi mundo y en el mundo de la persona con quien lo compartía. Salí con varias famosas. Pero al no contar, al no mostrarme, empezaron a dudar. Yo me reía cuando decían que salía Luciano Pereyra o que era la pareja del Polaco Bastía. Nunca me sentí atraído por un hombre, aunque admiro la belleza masculina. En la cancha me gritaban de todo y yo me reía. Son esas cosas imbéciles que se instalan y que nunca me afectaron personalmente, porque además no tendría nada de malo si hubiese pasado ”.

También tiene una hipótesis sobre cómo cree que surgió ese rumor. “En Sauce Viejo se hacía el festival del pescador, e iban varios folcloristas a cantar. Un día fue Luciano Pereyra, entonces lo invité a pescar un par de veces y algún gaucho de la zona me habrá visto salir para adentro de la isla con él, tocando la guitarra. Y ahí nació”.

Nahuel, su hijo

El periodista supo que tenía un hijo cuando el chico tenía 11 años. Su madre, Sandra Algarbe, se lo presentó en una avenida de la ciudad de Buenos Aires. Fantino y la mujer tuvieron una aventura cuando eran muy jóvenes y nunca más volvieron a verse. Luego de hacer un estudio de ADN y comprobar su paternidad, se decidió a tener una relación estrecha con Nahuel.

“ Los dos coincidimos en que es una gran historia de amor entre padre e hijo y eso es lo que la hace extraordinaria. Es lo mejor que me pudo haber pasado en mi vida. Y cuando vos te encontrás con un hijo que no sabes que tenés, te lanzás locamente al amor. A los 10 minutos de verlo, ya sentí esa conexión de padre e hijo. Es una cosa que la naturaleza ordena interiormente; una química que está”, explicó el periodista.

“Nahuel me construyó como padre. No tengo más que palabras de agradecimiento porque él me hizo mejor tipo, mejor persona. Vive en Córdoba, tiene 30 años y no quiere ni siquiera rozar el mundo en el que vivo. Es muy perfil bajo. Hablamos casi todos los días. Hace artes marciales mixtas, es diseñador gráfico, maneja un dron, edita”, dijo Fantino emocionado en una entrevista. Y sobre la madre, dijo una vez: “Al principio hubo algunos roces, fue bastante picante. Hoy tenemos una buena relación, es una súper crack. Es elevada espiritualmente, con una paz interior enorme”.