Alojarse en estas famosas cabañas playeras de California no es imposible; aquí hay algunos trucos

Newport Beach, CA - March 22: Beach goers enjoy the rustic scenery of the Crystal Cove Historical District, built as a seaside colony between 1920 and 1940, where fourteen individual cottages and ten dorm-style cottages with private rooms can be rented in Newport Beach Tuesday, March 22, 2022. The Crystal Cove Historic District and its century-old cottages are a historic coastal treasure. So far, twenty-eight cottages and one Japanese language schoolhouse have been fully restored, 17 north beach cottages are currently being renevated. (Allen J. Schaben / Los Angeles Times)
Los amantes del mar disfrutan del paisaje rústico del distrito histórico Crystal Cove, de Newport Beach, construido como una colonia costera entre 1920 y 1940, donde se pueden rentar 14 cabañas individuales y 10 estilo dormitorio, con habitaciones privadas (Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

El vil fracaso es el resultado típico cada vez que intento reservar una estadía en Crystal Cove Beach Cottages. Aún así, el desafío no me disuadió de intentarlo. En los últimos dos años, he podido quedarme en siete cabañas diferentes gracias a una combinación de perseverancia, flexibilidad y un poco de suerte. Y ha sido mágico.

Los bungalows rústicos de alquiler, que datan de las décadas de 1920 a 1940, están ubicados sobre un tramo de playa virgen entre Newport Beach y Laguna Beach. Las cabañas, algunas con pintura nueva o desgastada, otras vestidas con tejas de madera desnuda y algunas acordonadas con cercas blancas, son parte de un pueblo moderno que es casi una distorsión del tiempo, en Crystal Cove State Beach, un trozo de costa virgen.

A green beach cottage with a sign that reads "Crystal Cove."
Esta histórica cabaña azul verdosa sirvió como tienda y fuente de refrescos en la década de 1950, luego se convirtió en una residencia, una tienda de construcción de tablas de surf, una instalación de almacenamiento y un estudio de artistas en la década de 1970. Ahora es un espacio dedicado a que Crystal Cove Conservancy muestre lo mejor de su historia. (Allen J. Schaben / Los Angeles Times)
People standing in waist-high ocean water.
Los nadadores disfrutan del agua en el Parque Estatal Crystal Cove, hogar de un Área Marina Protegida, que tiene protecciones específicas para preservar los ecosistemas marinos. (Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

Crystal Cove State Park ha sido un lugar especial para mí y mi familia, mucho antes de que descubriera cómo conseguir una cabaña. El sitio ha marcado algunos de los momentos más importantes de mi vida.

Justo unos días antes de dar a luz a mi hija Cora, en 2015, mi esposo tomó una foto de mi silueta muy embarazada. Todos los años desde entonces, a la misma hora, fecha y lugar, me ha tomado la misma foto, ahora con Cora. Se ha convertido en una especie de tradición.

El parque marcó un hito para mí como madre primeriza cuando se convirtió en la primera salida de Cora. Tenía solo dos semanas, y hasta ese momento me aterrorizaba sacarla de casa.

Allí forjamos amistades mágicas con una fiesta de pijamas improvisada en Shell Shack (Cottage #2). Por un capricho, conduje hasta la oficina de Crystal Cove Beach Cottage y llegué a la recepción justo antes de las 11 a.m., preguntando si tenían una cancelación el mismo día. Y así era. Emocionada, llamé a mis amigas Ingrid y Anh, y las invité a ellas y a sus hijas a quedarse con nosotras esa noche. Nos amontonamos en una habitación grande. A las chicas les encantaron las camas Murphy y la cocina retro.

A closeup view of the Shell Shack, a rustic beach cottage.
La casa de campo Shell Shack forma parte del paisaje rústico del distrito histórico de Crystal Cove, en Newport Beach. (Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

Luego, en marzo de 2020, fue la última alegría de mi familia antes de que nos sobrevinieran los primeros días oscuros de la pandemia. En ese momento, mi amiga Anh y yo disfrutábamos de la soleada sala de estar de la Suite South Beach (Cottage #16). Mirábamos por las ventanas panorámicas que daban a la arena de South Beach. Vimos a nuestras hijas bailar cerca de la orilla. Nos preguntamos en voz alta si nuestras vidas cambiarían con el nuevo coronavirus y por cuánto tiempo.

Antes de esto, había intentado durante años obtener una casa de campo en el sitio web del estado sin éxito. En un momento me di por vencida, pensando que era una causa perdida. Pero luego supe de un amigo que tenía suerte revisando las cancelaciones de vez en cuando, ya sea en línea o en persona. Desde que empecé a intentarlo, he tenido suerte también en varias ocasiones.

Después de que la pandemia de COVID-19 llegó a California, las habitaciones privadas en las cabañas 38, 39 y 29 se convirtieron en cabañas de tamaño completo para rentar. En total, 17 están disponibles para alquiler público. Los precios por noche van desde $204 por una cabaña para dos o tres personas hasta $288 por una para seis a nueve personas, una ganga, considerando que el alojamiento frente al mar cercano puede costar fácilmente $500 por noche.

A view of cottages and the beach through a window.
Las cabañas y la playa, vistas desde una ventana de la histórica cabaña azul verdosa en Crystal Cove. (Allen J. Schaben / Los Angeles Times)
A room in the Long Board Lodge cottage has a bed and a table with four chairs.
Una vista interior de la cabaña Long Board Lodge, en el distrito histórico de Crystal Cove, construida como una colonia costera entre 1920 y 1940. (Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

Para ser claros, este no es un lujoso resort de playa. Todo lo contrario. Las habitaciones son rústicas, incluso están desgastadas. No hay servicio al cuarto. Si quieres la cama tendida, debes hacerlo tú mismo. Las cocinas son mínimas. Algunas cabañas tienen cocinas casi completas, otras solo una mininevera. Pero el encanto y la historia lo compensan con creces.

Crystal Cove comenzó como una pequeña parte de las grandes propiedades del ganadero James Irvine, quien adquirió una gran porción del condado de Orange a fines del siglo XIX. Los trabajadores del rancho fueron los primeros en acampar en la caleta. La película de 1918 "Treasure Island" se filmó en Crystal Cove. Los cineastas que recrearon los Mares del Sur dejaron atrás hojas de palma y chozas con techo de paja.

Después de que se completó la Pacific Coast Highway, en 1926, la gente comenzó a hacerse cargo de los restos de la filmación o a construir su propia casa con lo que pudieron encontrar, incluida la madera de los naufragios, y nació una colonia costera.

Beach chairs in the sand next to a large piece of driftwood, with people in the distance in the ocean.
Los amantes de la playa disfrutan del paisaje rústico del distrito histórico de Crystal Cove, en Newport Beach. (Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

Siempre recordaré nuestra primera estadía, en 2018. Me di el gusto de simplemente sentarme en una silla de playa en la arena y ver a Cora, entonces pequeña, bailar en la orilla, persiguiendo a las gaviotas, una palabra que no podía pronunciar.

La mejor parte fue que podíamos caminar hasta nuestra habitación cuando ella se agotaba y yo le prometía que regresaríamos en breve. No tener que lidiar con pequeños pies arenosos antes de volver al auto, ni con un niño malhumorado en el viaje en auto a Santa Ana era genial. Ella podía dormir una siesta en nuestra habitación.

¿Quizás fue la decoración playera e histórica? ¿O tal vez el hecho de que todo lo que tenía que hacer era caminar unos pocos pasos y estaba en la arena? ¿O que las olas que rompían sobre la arena me arrullaban para dormir esas noches? Todo lo que sé es que quedé prendida del lugar desde entonces.

A beach view reflected in a window.
La playa está a pocos pasos de las cabañas en Crystal Cove. (Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

Consejos para conseguir alojamiento en Crystal Cove Beach Cottages

Consulte por cancelaciones el día en que quiera quedarse, y hágalo en persona. Algunos fines de semana, mi familia se levanta temprano y da un paseo en bicicleta o camina por Crystal Cove. Yo paso casualmente por la oficina principal justo antes de las 11 a.m. para ver si hay cancelaciones. Si las hay, volvemos a casa, empacamos y volvemos de inmediato. Si no tenemos suerte, igual disfrutamos de una buena mañana en la playa. Es probable que tenga mejor suerte en un día laborable.

Verifique con frecuencia las cancelaciones en línea. Cada vez que tengo la oportunidad, inicio sesión en Reserve California y busco "Crystal Cove SP Beach Cottage". A veces reviso más de dos veces al día. Durante febrero y marzo, noté siete cabañas disponibles, la mayoría de ellas durante la semana. Ayuda ser flexible.

Si tiene un día determinado en mente, revise al menos con una semana de antelación. Quienes tienen reservas en Crystal Cove Beach Cottages pierden el cargo de la habitación de la primera noche cuando cancelan seis días o menos antes de la llegada. Por lo tanto, tienden a esperar hasta el último minuto -hasta siete días- para cancelar en línea.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.