Anuncios

Los amores que marcaron a Brooke Shields: de Liam Neeson y André Agassi al hombre que la acompañó en sus años más difíciles

Brooke Shields y Liam Neeson, un amor que se desvaneció
Brooke Shields y Liam Neeson, un amor que se desvaneció - Créditos: @Rick Maiman

Amores platónicos y reales. Conflictivos, tóxicos, pasionales y auténticos. Relaciones fugaces, efímeras y otras que perduraron en el tiempo. Brooke Shields –protagonista de clásicos del cine como La laguna azul- reveló su largo historial amoroso en Pretty Baby, el documental que está disponible en Star+.

En esta producción, la bella actriz y modelo hizo un recorrido por su vida y habló con sinceridad sobre los amores que la marcaron , con muchos de los cuales incluso llegó al altar.

No hay dudas de que todo sucedió muy rápido en su vida: desde su primer trabajo frente a cámaras siendo un bebé de apenas 11 meses, hasta sus primer papel controversial en la película Pretty Baby (film que da nombre a su documental autobiográfico), en la que interpretaba a la hija de una prostituta. La actriz recordó que en ese film tuvo una experiencia “aterradora e incómoda”, cuando debió darle un beso –el primero de su corta vida- al actor Keith Carradine, quien por ese entonces tenía 29 años.

Fue para esa época que, con apenas 10 años, posó desnuda para el fotógrafo Gary Gross para una publicación de Playboy llamada Sugar n’ Spice. La producción contó con el consentimiento de su madre quien quería lanzar a su hija al estrellato sin importar demasiado los medios para lograrlo.

En esta sintonía y siempre en la búsqueda de fama y polémica, la estrella de Hollywood asegura haber “inventado” un romance con Scott Baio . Aunque en ese momento parecían ser una adorable pareja adolescente, la intérprete confesó en las memorias que escribió en 2015 que fue todo una pantomima para la prensa y que sólo eran buenos amigos.

John Travolta, un amor platónico

Fue un romance del que todos hablaron. Brooke Shields, la chica del momento, le había robado el corazón a John Travolta, estrella de exitosas comedias musicales como Grease. La pareja se había conocido en Nueva York y solía mostrarse ante la prensa. Además de la belleza y la fama de ambos, la relación también llamaba la atención por la diferencia de edad: él tenía 27 y ella apenas 16.

“Me gustaría que se casen, hacen una pareja encantadora y son dos buenos chicos”, declaraba por ese entonces la madre de Shields a la prensa.

Sin embargo, según la propia actriz, se trató de un amor platónico, del que sólo surgió una gran amistad.

Dean Cain y una experiencia traumática

Brooke Shields junto a Dean Cain
Brooke Shields junto a Dean Cain - Créditos: @Ron Galella, Ltd.

Al mismo tiempo que su madre autorizó e incentivó la sexualización de su infancia y adolescencia, también le insistía en que debía ser virgen hasta el casamiento. Según cuenta la actriz, pese a haber tenido noviazgos desde muy pequeña, recién perdió la virginidad a los 22 años con el actor Dean Cain, a quien conoció en la Universidad de Princeton, en donde estudio Literatura Francesa.

Según recordó la actriz en el documental, tener relaciones sexuales por primera vez fue una experiencia traumática. “Salí corriendo de la habitación. Me siento mal por esa chica. Era lo suficientemente mayor para ser dueña de su propio cuerpo”, aseguró. Aunque luego dejó en claro que no fue por Cain que la pasó mal sino por cómo se sentía ella con su cuerpo y con su imagen.

Michael Jackson y un noviazgo para el público

Michael Jackson y Brooke Shields, un amor que fue una gran amistad: "Nos amábamos, pero no era para nada romántico”, aseguró ella
Michael Jackson y Brooke Shields, un amor que fue una gran amistad: "Nos amábamos, pero no era para nada romántico”, aseguró ella - Créditos: @John T. Barr

Otra relación que se vendió públicamente como noviazgo, pero que Shields experimentó como una gran amistad fue con Michael Jackson. La actriz y el rey del pop se conocieron desde muy pequeños y se llevaron muy bien. “Nos sentíamos seguros estando el uno con el otro –contó ella-. Mirábamos películas, comíamos golosinas y nos reíamos de todas las locuras que pasaban a nuestro alrededor. Nos amábamos, pero no era para nada romántico”.

“Éramos fans uno del otro e inmediatamente nos conectamos. Yo no estaba buscando una carrera musical o algo de él. Creo que, como crecimos en la misma escena y empezamos a una edad tan joven, construimos mecanismos de defensa y nos dimos cuenta que teníamos que protegernos mutuamente”, expresó.

Asimismo la actriz contó en una entrevista en Rolling Stone que el músico le propuso matrimonio en reiteradas ocasiones, pero que ella le aseguró que lo acompañaría por el resto de su vida sin necesidad de casarse.

Por su lado, Jackson aseguró en una nota que dio en 2001 que Shields había sido el gran amor de su vida. Ella estuvo presente en el funeral de Michael en 2009, en donde dio un emotivo discurso en el que relató varias anécdotas vividas junto a él.

Liam Neeson y un amor que se desvaneció

Brooke Shields y Liam Neelson, en una foto de 1992
Brooke Shields y Liam Neelson, en una foto de 1992 - Créditos: @Raoul/Images Press

El héroe por excelencia de las películas de acción también forma parte de la lista de romances de Brooke Shields. “Estaba tan impresionada de salir con una verdadera estrella de cine”, escribió la bella actriz en su biografía y sumó: “Nos pusimos serios después de sólo tres meses. Me pidió que me casara con él sin anillo”.

“Era un actor irlandés alto y borracho, trece años mayor que yo –escribió-. Me enamoró con su acento, su poesía y su elección de vino pinot grigio barato”.

Poco después, el protagonista de Búsqueda implacable le dijo que debía regresar a California y, según relató la actriz, nunca más supo de él. Neeson siguió su vida con Natasha Richardson, con quien estuvo casado de 1994 a 2009, año en que ella murió en un accidente de esquí.

Con André Agassi al altar

Andre Agassi y Brooke Shields pasaron por el altar, pero ella después de dar el "sí, quiero" se dio cuenta que esa relación no iba a prosperar
Andre Agassi y Brooke Shields pasaron por el altar, pero ella después de dar el "sí, quiero" se dio cuenta que esa relación no iba a prosperar - Créditos: @John Russell

Este fue uno de los grandes amores de Brooke Shields, pero también uno de los más tormentosos. En épocas en donde no existía Internet ni las redes sociales, la actriz y el tenista comenzaron a mensajearse por fax. La carga de ser famosos desde pequeños, la exigencia que eso conlleva y los padres abrumadores fueron los temas de conversación que los unieron y los enamoraron.

La pareja se casó en 1997, pero se divorciaron dos años después . Ella reveló que se separaron por la adicción a las metanfetaminas del tenista, que inicialmente él le había ocultado. Además aseguró que Agassi era sumamente celoso y que estaba muy enojado por una escena cómica que grabó para Friends en la que le lamía los dedos a Joey (Matt LeBlanc). En el documental Pretty Baby la actriz contó que pasó de tener una madre controladora y alcohólica a un marido adicto e igual de controlador.

En 2001, dos años después del divorcio, Agassi contrajo matrimonio con Stefi Graff, con quien sigue casado y tiene dos hijos.

Chris Henchy, el verdadero amor

Brooke Shields: la virgen de América que logró que el amor la salve
En los brazos del productor Chris Henchy, Shields encontró el verdadero amor y la calma que tanto necesitaba

En 2001, la bella actriz se casó nuevamente después de tan solo 8 meses de noviazgo . Esta vez lo hizo en una ceremonia secreta con Chris Henchy, guionista y productor de Hollywood, con quien sigue casada en la actualidad. Shields y su marido tienen dos hijas: Rowan Francis y Grier Hammond.

Según sus palabras, la actriz sufrió una gran depresión posparto, que la llevó a tener pensamientos muy oscuros, y su marido siempre la acompañó y la ayudó a salir adelante.

Al hablar sobre el éxito de su matrimonio, Shields le aseguró a la revista People: “Me hace reír, siempre me hace reír y no se toma nada demasiado en serio, así que ya no me meto en líos como antes”. Además expresó que él la ayuda a salir adelante cuando cree tener algún problema: “‘Ya lo resolveremos’, me dice. Así que es bueno nivelándome”.