Los beneficios del perdón que nadie te había contado

El perdón, como describe la Asociación Americana de Psicología (APA) no se trata de minimizar o pretender que el daño hecho no ocurrió, sino de ofrecer algo positivo, como empatía, compasión y entendimiento a la persona que te hirió. Esto lo hace una virtud, además de ser una construcción psicológica fuerte y positiva.

Perdonar tendría beneficios para la salud, incluido el corazón. Foto: Natalija Grigel / iStockphoto

Pero reconozcámoslo, perdonar no es precisamente sencillo, y más cuando no estamos habituados a ello. De hecho, en 2011 se concluyó que no perdonar estaría asociado con mayores niveles de enojo, tristeza, sensación de perder el control, entre otras afecciones.

Es por eso que no debería extrañarnos que perdonar tenga beneficios comprobados para la salud:

  • Reduciría el estrés. Sería la primera de las ventajas de perdonar, de acuerdo con la APA, especialmente el estrés crónico o de largo plazo. Esto a su vez tendría otros efectos, como proteger contra las consecuencias negativas del estrés en la salud mental, y hasta reduciría la ansiedad, la depresión y algunos desórdenes psiquiátricos.

  • Ayudaría al corazón. Un estudio de 2011 encontró que perdonar estaría relacionado con una evidente reducción de la presión arterial. Además, cuando sucede en pareja, este efecto es evidente en ambas personas.

  • Mejor salud general. En 2005 una investigación concluyó que perdonar también reduciría las emociones de venganza, así como la hostilidad y el enojo. Además, como recoge la APA, el no perdonar crea una emoción de enojo tóxico, que al dejarse ir relaja los músculos haciendo que te sientas con más energía y hasta mejoraría tu sistema inmunológico.

  • Alargaría la esperanza de vida. Un estudio de 2011 concluyó que las personas que perdonan antes de que el otro les perdone, suelen tener una mayor esperanza de vida. Considerando los demás beneficios de salud, esto no debería de sorprendernos.

Si esto no fuera suficiente, según la Universidad de Harvard, perdonar también se asocia con menor riesgo de abusar de sustancias tóxicas, mayor autoestima y mayor satisfacción de vida.

El primer paso para perdonar es recapitular el hecho, y tratar de empatizar con la persona responsable. Foto: RomoloTavani / iStockphoto

Cómo comenzar a perdonar

La Universidad de Harvard recuerda que una buena forma de comenzar a practicar el perdón es hacerlo con pequeños actos todos los días. Por ejemplo, perdonar a quien se te cierra en el tráfico, reconociendo que lo ha hecho no fue directamente contra ti.

También te puede interesar: Ser altamente sensible tiene múltiples beneficios

Además, propone recordar el llamado método REACH (recall, empathize, altruistic gift, commit, hold). Este es un proceso paso a paso para ayudarte a perdonar que va así.

  • Recapitular. La meta es recordar y reconocer el hecho, el daño que te han causado, y no tanto a la persona responsable, y traer todas las emociones que el hecho genera.

  • Empatizar. Se trata de intentar entender el punto de vista del otro, sin minimizar lo sucedido. Culpable o no, lo que lo llevó a hacer lo que hizo podría ayudar a re enfocar la situación.

  • Regalo altruista. Aquí se te invita a recordar cuando alguien te perdonó por haberle hecho daño, y enfocarte en qué te hizo sentir ese perdón. La intención es que esto te ayude a reconocer que este acto es un regalo altruista que puedes hacerle a otros.

  • Compromiso. La invitación es hacer del perdón parte de tu día a día. Para eso puedes escribir cada vez que perdones, o hacer una carta que nadie tiene que leer, por ejemplo.

  • Sostener. Mantenerse en el perdón no es fácil, sobre todo si no estás acostumbrado a ello. Recuerda que perdonar no es borrar el acto, sino cambiar tu reacción a esos recuerdos.

@travesabarros