De Brad Pitt a Sharon Stone: estrellas que cobraron poco dinero por sus roles más famosos

·6  min de lectura
Brad Pitt en Thelma y Louise, Sharon Stone en Bajos instintos y Hilary Swank en Los muchachos no lloran
Brad Pitt en Thelma y Louise, Sharon Stone en Bajos instintos y Hilary Swank en Los muchachos no lloran

En la segunda temporada de Las películas que nos formaron, la serie documental de Netflix que brinda detalles desconocidos sobre los rodajes de producciones estadounidenses emblemáticas de los 80 y 90, se le dedica un episodio a Forrest Gump, el drama de Robert Zemeckis ganador de seis premios Oscar, incluyendo mejor película. Entre los datos que aportan los protagonistas, productores y el guionista Eric Roth, se revela que tanto Zemeckis como Tom Hanks pusieron dinero de sus bolsillos para solventar los gastos que el estudio no estaba dispuesto a pagar. Gracias a ese gesto de la dupla que se había prometido comprometerse con el film ante cualquier imprevisto, Forrest Gump pudo respetar su arco narrativo y el director logró filmar las secuencias como estaban pautadas.

Vínculos, crisis y desengaños: así es Terapia alternativa, la nueva ficción protagonizada por la China y Vicuña

Zemeckis y Hanks no son las únicas figuras de Hollywood en haber puesto los proyectos artísticos por delante de cualquier interés económico, y aquí repasamos otros casos similares y algunos que responden a otras razones.

Matthew McConaughey (Dallas Buyers Club)

Matthew McCounaghey entregado a su personaje en Dallas Buyers Club
Matthew McCounaghey entregado a su personaje en Dallas Buyers Club


Matthew McCounaghey entregado a su personaje en Dallas Buyers Club

La biopic de Jean-Marc Vallée basada en la vida de Ron Woodroof era, a priori, una producción que no contaba con un gran presupuesto. El film se rodó con tan solo 5 millones de dólares -una suma modesta para Hollywood - y, como consecuencia, los salarios de sus protagonistas, entre los que también se encontraban Jared Leto y Jennifer Garner, debieron reducirse. El caso de McConaughey era particularmente especial porque el actor, a quien lo habíamos visto lucirse en comedias románticas, estaba girando su carrera hacia personajes que le implicaran un desafío.

El propio actor llamó a ese nuevo período de su carrera el “McCoinassance”, término que acuñó en relación al giro de timón que hizo, no solo con Dallas Buyers Club sino también con el film Mud y la aclamada primera temporada de True Detective, entre otros trabajos. Lo cierto es que en el film de Vallée está impecable como ese electricista y cowboy de rodeo que es diagnosticado VIH positivo, lo cual lo lleva a emprender una cruzada por medicamentos. La Academia hollywoodense valoró esa gran personificación cuando le otorgó el premio Oscar al mejor actor. ¿Su salario? McConaughey recibió 200 mil dólares por su protagónico.

Hilary Swank (Los muchachos no lloran)

Hilary Swank en Los muchachos no lloran
Archivo


Hilary Swank en Los muchachos no lloran (Archivo/)

A diferencia de McConaughey, cuando Hilary Swank fue elegida para interpretar a Brandon Teena en Los muchachos no lloran de Kimberly Peirce, no era precisamente una figura conocida. La biopic sobre el joven trans que fue abusado sexualmente y asesinado en 1993 en Nebraska a los 21 años rompió la barrera del indie y se convirtió en una película ineludible para el mainstream. De hecho, Swank ganó su primer Oscar por su inolvidable interpretación en este film que la puso en el mapa y que eventualmente la condujo a obtener otros brillantes roles como el de Maggie Fitzgerald en Million Dollar Baby, que le valió su segundo premio de la Academia.

De todas formas, no fue su falta de popularidad lo que la llevó a ganar tan solo 3 mil dólares por su rol en el film de Peirce. El largometraje se llevó a cabo para visibilizar lo que sucedió con Brandon Teena, por lo cual el presupuesto de 2 millones con el que se filmó hizo que todo el equipo cobrara sumas bajas para que el drama llegue a buen puerto y alcance una masividad que afortunadamente logró. Los muchachos no lloran terminó recaudando 20 millones de dólares y es uno de los films de temática LGBTQI+ en ser siempre revalorizado con el paso de las décadas.

Brad Pitt (Thelma y Louise)

Brad Pitt en Thelma y Louise
Archivo


Brad Pitt en Thelma y Louise (Archivo/)

Cuando Brad Pitt consiguió el rol de J.D. en la película de Ridley Scott su carrera cambió de la noche a la mañana. El actor, quien ya había trabajado en producciones como Less Than Zero y Across the Tracks, alcanzó notoriedad gracias al personaje escrito por Callie Khouri para el film de 1991 que todavía enciende discusiones acerca de si se trata de un largometraje feminista o si está en las antípodas. En contraposición con otras celebridades, el salario de 6 mil dólares que cobró Pitt por su interpretación no se vinculaba con la falta de presupuesto (la producción de Scott contó con uno de 16 millones) sino con el pagar “derecho de piso” por no ser una figura de renombre.

Curiosamente, la popularidad le llegó gracias a este film, ya que todos se preguntaban quién era ese galán que había irrumpido de la nada. True Romance, Entrevista con el vampiro, Leyendas de pasión y Pecados capitales llegaron después... y el resto es historia. “Cuando vi la película, la parte que realmente me impresionó, además de su buena apariencia y su gran cuerpo, fue su sentido del humor porque realmente desarrolló esa parte en una forma en que no estaba en el guion”, dijo Susan Sarandon en una entrevista con Jenn Lahmers para Extra sobre la actuación de Pitt.

Sharon Stone (Bajos instintos)

sharon stone en bajos instintos
sharon stone en bajos instintos


Sharon Stone en Bajos Instintos

El thriller neo-noir de Paul Verhoeven que marcó a fuego los 90 fue, al igual que Thelma y Louise, una producción de abundante presupuesto. En este caso, 49 millones de dólares de los cuales 14 fueron para Michael Douglas. Sin embargo, si hubo una estrella que hizo que ese film se volviera icónico, esa fue Sharon Stone en el rol de Catherine Tramell que le valió una candidatura a los Globos de Oro. En una entrevista con CBC en mayo de este año, la actriz nominada al Oscar no quiso precisar una cifra, pero reveló que su salario fue mínimo, especialmente al lado del de su coprotagonista.

“No cobré por hacer Bajos instintos, hice muy poco dinero, mientras Michael ganaba 14 millones. Ni siquiera pude obtener el dinero suficiente para comprarme un vestido para los Oscar del año siguiente [1993]. Estaba en esa limusina, era famosa, pero no tenía un centavo”, declaró la actriz, quien recientemente reavivó el conflicto con Verhoeven al contar en su autobiografía, The Beauty of Living Twice, que el realizador la engañó en el momento de filmar la famosa secuencia del interrogatorio. Según Stone, el realizador le pidió que se quitara la prenda por razones técnicas y le aseguró que el interior de su vestido no entraría en el encuadre, versión que el cineasta salió a desmentir.

Tom Cruise (Magnolia)

Tom Cruise en Magnolia
Archivo


Tom Cruise en Magnolia (Archivo/)

El drama coral de Paul Thomas Anderson tiene un elenco extraordinario, con nombres como los de Julianne Moore, Philip Baker Hall, John C. Reilly, Melora Walters, William H. Macy, y los recordados Philip Seymour Hoffman y Jason Robards. Asimismo, ahí estaba Tom Cruise, quien tras el éxito de Jerry Maguire (película por la que recibió su segunda nominación al Oscar) de todos modos decidió cobrar una cifra modesta para sus requerimientos para poder personificar al magnético Frank T.J. Mackey, esa suerte de gurú motivacional misógino que debe enfrentarse a la muerte de su padre en una de las escenas más poderosas del film donde también brilla el gran Robards.

Cruise cobró 100 mil dólares por su trabajo, uno de los mejores de su carrera, por el que obtuvo su tercera nominación a la estatuilla dorada y un premio Globo de Oro al mejor actor de reparto. De acuerdo a sus declaraciones, aceptó una reducción de su salario para poder integrar una película en la que “realmente” creía”.