Breadcrumbing: Lo que debes saber para rechazar las migajas de un narcisista

Mariángela Velásquez
·6  min de lectura
Woman showing image of broken heart on her smartphone
Los narcisistas pueden hacer de las suyas al coquetear y manipular emocionalmente a potenciales parejas a través de las redes sociales. (Getty Creative)

Lo hice más de una vez. Coquetear con un chico solo por el placer de llamar su atención o sonreírle con una mirada pícara sin ninguna intención de salir con él.

El hecho aparentemente inofensivo de flirtear por ocio es una actitud egoísta que no toma en consideración los sentimientos de los otros. Eso ahora lo comprendo.

Por fortuna, el coqueteo del siglo pasado se hacía en persona y había que ser muy descarada para no dejar escapar alguna señal que delatara el fraude. Tarde o temprano, el chico observaba que se trataba de una batalla perdida y desistía del intento de conquista.

Pero las redes sociales han hecho más tortuoso el camino de los que buscan una relación amorosa y lo han facilitado para los ególatras. No sólo a la quinceañera que una vez fui, que batía pestañas y regalaba sonrisas a la distancia, sino a verdaderos narcisistas que disfrutan coleccionando potenciales parejas.

Cuidado con los fantasmas

Las redes permiten ha permitido a estos depredadores emocionales estar en todas partes y en ninguna al mismo tiempo. Esta magia tempo-espacial es indispensable para el ghosting, que proviene del vocablo inglés ghost (fantasma), y es la práctica de desaparecer de la vida de una persona sin explicación y sin dejar huella.

Las historias de abandono sin pistas no son cosa nueva, pero eso de aparecer y desaparecer como un fantasma es mucho más sencillo en una relación virtual porque el despreciado no conoce dónde vive ni está vinculado a la red de amigos reales del otro.

Hace unas décadas esfumarse era una canallada pero el ghosting actual es considerado una forma poco engorrosa de terminar un relación que ya estaba signada al fracaso antes de comenzar. Con bloquear a una persona de tu móvil y redes basta para el que abandona, mientras que el abandonado puede experimentan una amplia gama de emociones, que van desde el sentirte irrespetado, usado, confundido hasta profundamente engañado.

Jugar a la banca

Heart shape forming between couple online dating
¿Te gustaría saber que eres uno de 6 posibles novios de la chica que te gusta y que cuando te toca jugar a la banca uno de los otros cinco está disfrutando con ella? (Getty Creative)

Otra modalidad habitual es el benching, que literalmente significa dejar sentado a alguien en la banca, como un jugador de béisbol que espera y espera mientras el entrenador decide si entra o no al juego. El que usa esta estrategia le gusta tener a varias chicas en su lista de espera, prevenidas al bate, mientras decide si se quedará con una o si alternará con varias entre partidos.

No hay nada pecaminoso sobre ver a varias personas a la vez. De hecho la psicóloga clínica Ann Rosen Spector dijo a la publicación Women's Health que salir con varios a la vez es la mejor manera de saber qué es lo que estás buscando.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El problema está la falta de honestidad del que realiza el benching. No es lo mismo salir para pasar bien un rato con una persona dejando claro que no se trata de un relación monógama, que llenar de falsas expectativas a alguien que realmente desea una pareja duradera. O peor aún, llamar siempre a esa chica que está loca por ti y que tu solo consideras cuando no tienes otra opción y no quieres estar solo.

Sobrevivir de migajas

Otra modalidad del azaroso mundo de las citas actuales es el breadcrumbing, que significa ir dejando migajas de cariño a la potencial pareja para que siga ilusionada sin la menor intención de compartir algún día tu bocadillo.

Si el benching recuerda al jugador que tiene que entrenar muy duro y tener mucha suerte para figurar como titular, el breadcrumbing es aún más cruel porque desde el primer día no tiene posibilidad alguna entrar en el juego.

El que se dedica al breadcrumbing siempre manda mensajes engañosos para mantener al otro en la fase inicial del enamoramiento. La coach de pareja Tara Blair aseguró que es una actitud manipuladora y egoísta en la que todos pudiéramos caer y que debemos evitar para herir los sentimientos de los demás.

Si estás saliendo con alguien debes preguntarte si realmente te interesa ver a esa persona. Si siempre tienes una excusa para posponer la cita, pero sigues respondiendo sus mensajes de texto, es posible que sólo estés dejando migas en el camino.

Otra pista es si sólo haces el esfuerzo de reunirte por sexo, pero sabes que esa persona desea de ti algo más. Si dejas de responder a sus mensajes de texto pero dejas un comentario o le das un "me gusta" en su feed de las redes sociales. Si a veces respondes y a veces no, dependiendo de tu estado de ánimo. Si siempre mantienes las conversaciones en la superficie. No te interesa intimar, hablar de su vida personal, de tus sentimientos.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Tara dice que el breadcrumbing nace del deseo de alejar la soledad. Consciente o inconscientemente utilizas los sentimientos del otro para levantar tu autoestima.

La mejor manera de dejar de manipular a los otros emocionalmente para satisfacer tu ego es atreviéndote a estar solo. Hay que atreverse a no tener a nadie esperando por ti y si sientes que has alcanzado niveles narcisistas es importante que busques ayuda terapéutica para evitar esas prácticas que hieren a otros y te terminarán causando mucho daño.

Se honesto y expresa tus verdaderas intenciones. Y si la otra persona insiste en buscar tu compañía explícale que no deseas una relación amorosa y que prefieres retirarte de su vida para no hacerle daño. Pero eso significa que debes pasar del breadcrumbing al ghosting.

La idea es recoger las migajas que no llevarán a ninguna parte, quitar el banco virtual de tu móvil donde hay media docena de chicas esperando y despedirte de una manera amable y honesta sin desaparecer sin explicación.

La psicóloga Cristina Roda Rivera sentó su posición sobre el tema en los siguientes términos.

"Las migajas permiten sobrevivir, saltar de un lugar a otro a través del tiempo. Te permiten seguir viviendo, pero apenas te sostienen, arrastrando tu autoestima y tus ilusiones. Hay demasiadas personas conformándose con migajas que tienen una gran sensibilidad y talento, y demasiadas personas degustando el pastel entero sin el menor atisbo de decencia y sentimientos. Si no existieran las personas que se conforman con migajas, no existirían las personas cebadas de ego y autocomplacencia, o al menos lo tendrían más complicado."

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Historias que también pueden interesarte:

Estas son las mejores apps de citas para encontrar tu media naranja

Una vida bien vivida: La edad no importa en el amor

Contra el virus, el amor

(Video) Canciones, chistes y consejos sobre tus relaciones de pareja