La duquesa de Cornualles no es una cocinera nata y quema hasta las patatas asadas

·2  min de lectura
Camilla, Duquesa de Cornualles credit:Bang Showbiz
Camilla, Duquesa de Cornualles credit:Bang Showbiz

La duquesa de Cornualles tiene suerte de contar con un personal de servicio en la residencia oficial de Highgrove House que está listo para organizar un banquete de estado en cualquier momento porque ella no es precisamente "una repostera nata" y a lo largo de los años ha provocado más de un desastre en la cocina que aconseja que se mantenga alejada de los fogones.

En realidad, el problema es que Camila -que está casada con el príncipe Carlos y tiene a Tom Parker Bowles y Laura Lopes con su exmarido Andrew Parker Bowles- es una cocinera demasiado "aventurera", y en más de una ocasión eso le ha jugado una mala pasada.

"Siempre cociné para los niños mientras crecían, y eran buenos comedores, pero nunca fui la más aventurera de las cocineras. Me enviaron a un curso de cocina en Sussex cuando era joven, pero en realidad aprendí de mi madre. Nunca he seguido una receta en mi vida", ha explicado en declaraciones para la revista You.

La duquesa ha pasado por tantos desastres, que incluso podría escribir un libro con todos ellos, y reconoce que ha sido capaz de estropear platos relativamente sencillos como las patatas asadas: "Muchos pobres ejemplares incinerados han sido encontrados en el fondo de la basura".

A pesar de su estatus, a la duquesa le sigue gustando preparar su propia comida y además tanto su esposo como ella disfrutan cultivando sus propios ingredientes. "Sigo cocinando para mí cuando estoy en casa. Cosas sencillas como pescado envuelto con mantequilla y hierbas. Y verduras del huerto: col rizada, brócoli morado, zanahorias, calabacines y muchos guisantes porque se congelan muy bien", ha explicado. "Me encanta la huerta. Estoy muy orgullosa de mis melocotones blancos. Mi esposo es un excelente jardinero y somos bastante competitivos con nuestras frutas y verduras".