Esto es lo que realmente funciona contra la caspa

·5  min de lectura

Descubrir que cuando usamos ropa oscura pueden verse mínimas hojuelas blancas en nuestros hombros puede ser comparable a una escena de película de terror. Pero la caspa es en realidad muy común. Tanto que puede afectar a una de cada dos personas en el mundo, según un artículo de Medical News Today.

Sin embargo, lo común no implica que sea de fácil solución. De hecho, existen mil remedios caseros, trucos, consejos, remedios mágicos, champús, lociones y más para curarla, pero lo cierto es que el primer paso para hacerle frente -y no literalmente- es comprender que la caspa no se cura, se controla, y para ello necesitamos el apoyo y conocimiento del médico especialista.

Aunque no tiene cura, sí es posible controlar la caspa. (Getty Creative)
Aunque no tiene cura, sí es posible controlar la caspa. (Getty Creative)

El médico dermatólogo Jorge Padilla, explica que una descamación de la piel, generalmente, denota una inflamación, que es lo que se llama dermatitis. "En el caso de la caspa, es la descamación más común, y frecuentemente se trata de una dermatitis seborreica en el cuero cabelludo, ocasionada por un trastorno en la producción del sebo que producimos naturalmente en la piel. Cuando esto ocurre, el cabello se comienza a caer de forma difusa, hay prurito, la piel se pone muy sensible, e incluso puede molestar cuando nos peinamos y se produce la descamación”.

El experto dice que esta es una condición bastante frecuente y que también se asocia al estrés. "Durante el tiempo de pandemia, cuando hemos experimentado mucha presión, podemos ver un aumento en la producción de sebo porque se estimulan las glándulas suprarrenales, que están sobre los riñones, y estas generan hormonas entre las cuales está el cortisol, conocida como la hormona del estrés”.

Por otra parte, la caspa se ha relacionado con infecciones por hongos, pero esto es muy poco común en adultos. El doctor Padilla explica que lo que se conoce como tiña de cuero cabelludo (tinea capitis), es más frecuente en varones menores de 12 años, y suele generar una caída del cabello en zonas y una descamación intensa.

Adicionalmente, algunos casos de dermatitis seborreica también se han relacionado con un hongo llamado Malassezia furfur que es microbiota normal en la piel, pero que por algunas condiciones -como la genética, por ejemplo- puede alterarse. En este caso, Padilla explica que el tratamiento que puede indicarse es el sulfuro de selenio, presente en muchos champús especializados.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Soluciones reales: olvídate del bicarbonato con limón

El tratamiento de la caspa puede ser frustrante. Al ser tan común, existen mil soluciones naturales que prometen solucionar el problema y hasta curarla, pero la verdad es que, según indica el doctor Padilla, la caspa no se cura. Se controla. Para ello debemos tomar algunas medidas que empiezan por la rutina del lavado del cabello.

“Generalmente las personas deben lavar su cabeza cada tres o cuatro días, pero hay quienes prefieren lavarlo una vez a la semana. Eso no es recomendable porque el sebo se acumula en el cuero cabelludo, lo cual puede generar la dermatitis seborreica”, explica y agrega que tampoco es conveniente el lavado diario, porque eliminamos la capa de grasa natural que debemos tener en nuestro cuero cabelludo con lo que lo obligamos a producir más sebo.

“Habitualmente se recomiendan champús antiseborreicos, que controlan el sebo. Aunque existen varios en el mercado, es conveniente usar los que prescriba el especialista. Adicionalmente, recomendamos como complemento gotas de esteroides para desinflamar”.

En este sentido, es importante destacar que los champús anticaspa deben ser usados siguiendo minuciosamente las instrucciones del envase o las recomendaciones del médico, porque algunos ingredientes, como el alquitrán mineral, podrían sensibilizar el cero cabelludo e incluso aclarar el cabello. Otros ingredientes frecuentes en estos productos son el ácido salicílico y el piritionato de zinc.

Adicionalmente, es recomendable que una vez que logre controlarse el problema, se siga usando el champú esporádicamente alternándolo con el uso de champú regular.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Por otra parte, un artículo de la página especializada Healthline recomienda otras soluciones que podríamos considerar como remedios caseros. Primero, reducir los niveles de estrés; luego, incorporar probióticos a nuestra alimentación, pues contribuyen a mejorar la función inmunitaria, lo cual ayuda al organismo a contrarrestar la acción de hongos. Y también, la ingesta de alimentos con ácidos grasos Omega 3, que contribuyen a reducir inflamación en el organismo.

Remedios como el vinagre de manzana, el bicarbonato de sodio con limón pueden resultar sumamente irritantes con lo cual el problema en lugar de solucionarse, empeoraría. Sin embargo, productos comerciales con estos ingredientes naturales podrían funcionar muy bien para prevenir la aparición de la caspa.

Cómo diferenciar caspa de psoriasis

La psoriasis también luce en el cuero cabelludo como una caspa quizás un poco más gruesa, pero no son lo mismo. Comparar los síntomas para poder diferenciarlas es muy útil para encontrar el tratamiento adecuado.

En primer lugar, la caspa consiste en mínimas escamas de piel seca en el cuero cabelludo que pueden hacerse visibles al caer en nuestra ropa o en el cabello. Mientras que la psoriasis, que es una afección inmunomediada, aparecerá como parches gruesos, que pueden infamarse agrietarse e incluso sangrar porque pican demasiado, según se explica en Medical News Today. Estos parches de escamas gruesas pueden extenderse hacia la nuca y el rostro.

Además, hay otras afecciones que podrían confundirse con la caspa como la dermatitis de contacto alérgica y el eczema, entre otras, cuyo tratamiento debe ser recomendado por especialistas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: El secreto de los perfumes más caros del mundo