Varias ciudades chinas adoptan restricciones de COVID mientras millones de personas siguen confinadas

·2  min de lectura

PEKÍN, 11 ago (Reuters) - Varias ciudades chinas afectadas por el COVID-19, desde el este al oeste del país, impusieron el jueves nuevas restricciones y confinamientos a su población para contener los brotes que amenazan de nuevo con perturbar la economía nacional.

La reducción de los movimientos innecesarios de la población durante unos días —un tipo de confinamiento más suave— en cuanto surgen docenas de nuevos casos es una práctica clave de la estrategia china de "COVID cero dinámico". El objetivo es evitar que los esfuerzos por detener un brote se conviertan en las pesadillas prolongadas que se vieron en Shanghái y Wuhan.

La incertidumbre sobre la duración de estos pequeños confinamientos, ya que la alta transmisibilidad de ómicron dificulta la eliminación de las infecciones, ha afectado a la confianza de las empresas y ha hecho que la gente esté menos dispuesta a viajar.

El centro oriental de exportación y fabricación de Yiwu dijo el jueves que entraría en tres días de "gestión silenciosa", con la mayoría de sus residentes con prohibición de salir de las áreas designadas y algunos confinados en sus casas.

Los 1,9 millones de habitantes de Yiwu se unieron a otros millones de personas en varias ciudades cuyos movimientos están restringidos en gran medida a sus recintos residenciales, a menos que tengan que salir para asuntos como pruebas de COVID-19, compras de alimentos o visitas al hospital.

Las empresas cuyos empleados pueden trabajar en recintos cerrados siguen teniendo permiso para operar, mientras que todos los lugares públicos de Yiwu debían estar cerrados durante los tres días, excluyendo los hospitales y otros lugares que ofrecen servicios esenciales.

En la región occidental china de Xinjiang, tres ciudades de la zona de Aksu permitieron a partir del jueves que los empleados salieran de sus casas para trabajar, mientras que restringieron a todos los demás a los desplazamientos necesarios únicamente. No está claro cuándo se levantarán las medidas.

Por su parte, los distritos clave de Urumqi, la capital de Xinjiang, llevan cinco días de confinamiento desde el miércoles.

Los brotes en los centros turísticos de Hainan y Tíbet continuaron expandiéndose, con ciudades afectadas bajo confinamiento.

La Comisión Nacional de Salud informó el jueves de que el 10 de agosto se habían registrado 1.993 nuevos casos de coronavirus de transmisión interna, 614 sintomáticos y 1.379 asintomáticos.

No hubo nuevas muertes, por lo que el número de víctimas mortales se mantuvo en 5.226. China ha confirmado 232.809 casos con síntomas hasta el 10 de agosto, incluyendo los transmitidos localmente y los que se producen entre los recién llegados.

La capital de China, Pekín, informó de dos casos locales en el día anterior, mientras que el centro financiero de Shanghái y el centro tecnológico del sur, Shenzhen, no informaron de ningún nuevo contagio local.

(Información de Roxanne Liu, Albee Zhang y Ryan Woo en Pekín; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)