Anuncios

Columna: Los 'streamers' se beneficiaron cuando 'la caja tonta' se convirtió en arte. Olvidaron que los guionistas la transformaron

Hollywood, CA - May 02: A billboard for a Netflix streaming show "The Diplomat" on a building across the street where WGA members walk a picket line around the Bronson Sunset Studios lot where Netflix leases space for production and offices Tuesday, May 2, 2023 in Hollywood, CA. (Brian van der Brug / Los Angeles Times)
Los miembros de WGA protestan alrededor del lote de Bronson Sunset Studios donde Netflix alquila espacio para producción y oficinas en Hollywood el martes. (Brian van der Brug / Los Angeles Times)

No hay nada bonito en una ciudad en auge que quiebra, nada divertido en descubrir que, una vez más, las personas que más se beneficiaron de una época dorada no fueron los visionarios, los exploradores o los trabajadores, sino los comerciantes.

El martes, los miembros del Sindicato de Guionistas de Estados Unidos se declararon en huelga.

En gran parte porque la televisión ya no proporciona un medio de vida solvente a muchas de las personas que escriben sus contenidos.

Para aquellos de nosotros que vimos crecer la televisión desde la injustamente ridiculizada "caja tonta" hasta convertirse en la forma artística preeminente del siglo XXI, tal desarrollo parece completamente absurdo y trágicamente inevitable.

Read more: Photos: Hollywood writers hit the picket line

Hace diez años, la televisión estadounidense estaba en plena explosión. Los canales premium habían convertido “Game of Thrones" y "Homeland" en grandes éxitos. Prácticamente todos los canales de cable básico habían seguido a "Mad Men" de AMC en el negocio de la televisión de prestigio; el History Channel acababa de ganar cinco Emmys por "Hatfields & McCoys", por el amor de Dios.

Las cadenas de televisión podían estar preocupadas por la competencia, pero sus principales series seguían atrayendo entre 10 y 12 millones de espectadores cada semana, y "Scandal" había aprovechado Twitter para redefinir el término "compromiso con la audiencia". Netflix, que crecía como plataforma secundaria de la explosiva industria, acababa de apostar por los contenidos originales con "House of Cards", y Amazon avanzaba ofreciendo a los suscriptores de Prime la posibilidad de "votar" una lista de proyectos piloto.

Poco sabíamos que el streaming estaba a punto de cambiarlo todo.

No se trataba sólo de una Edad de Oro, sino de una auténtica fiebre del oro. De repente, la televisión atraía talentos de la gran pantalla, de las editoriales y de Broadway. Hollywood no había visto tantos dramaturgos y novelistas presentando proyectos y merodeando por las piscinas de sus hoteles desde que se inventó el cine sonoro.

(Nota a Nueva York: puede que vuelvan los dramaturgos).

La tiranía de los índices de audiencia había sido derrocada por un sistema más populista y, francamente, misterioso, en el que intervenían indicadores antiguos -Emmys y portadas de revistas- y nuevos -cultura de recapitulación, blogs de televisión, Comic-Con, redes sociales y, con el tiempo, algoritmos como los de Netflix-.

Y al principio, nadie parecía beneficiarse más del explosivo éxito que los guionistas.

Aunque la televisión, a diferencia del cine, siempre ha sido un medio para guionistas, con creadores y showrunners llevando la voz cantante, era raro (y tenía que ser muy devoto) que el espectador pudiera nombrar a un creador de serie, por no hablar de quién había escrito su episodio favorito.

Pero cuando la televisión se convirtió en la forma de arte de la que más se hablaba, los guionistas empezaron a ser aclamados por su nombre -Matthew Weiner, Vince Gilligan, Shonda Rhimes, Ryan Murphy, Jenji Kohan, Damon Lindelof, Michelle y Robert King- y tratados con el estatus de estrellas del rock que antes sólo estaba reservado a Norman Lear y quizá a David Chase.

Y lo que es más importante, los guionistas que no habían trabajado para HBO, Showtime o FX se sintieron liberados de los índices de audiencia de Nielsen, de los censores, de las notas de los ejecutivos y de las temporadas de más de 20 episodios que dominaban las cadenas de televisión. Tras obtener el reconocimiento de los derechos digitales en la huelga de 2007, los guionistas empezaron a alabar a las cadenas de cable básico y, más tarde, a los servicios de streaming que por fin dejaban escribir a los guionistas.

Estaban encantados por haber encontrado plataformas que permitían contar historias de forma orgánica en lugar de alargarlas de manera innecesaria, recordando lo que había sucedido en episodios anteriores y enmarcándolas en las necesidades de los anunciantes y en un esquema de temporadas preestablecido.

Y los espectadores les siguieron los pasos. Incluso los acérrimos críticos de la televisión que sólo veían PBS reconocieron la maravilla que estaba ocurriendo. Por fin, la televisión había abandonado su (injusta) reputación de basura sin sentido; los vendedores de televisión al menos parecían comprender lo ilimitada que podía llegar a ser esta forma de arte.

Algunos nos preguntábamos en su momento si la fiebre duraría. Aunque la escasez ha determinado el valor de las cosas durante mucho tiempo, el nuevo modelo de negocio, en particular en los servicios de streaming, parecía profundamente ligado al superávit a pesar de la falta de dólares publicitarios. Ya en 2015, el presidente de FX Networks (y alcalde informal de la televisión), John Landgraf, anunció que habíamos llegado al "pico de la televisión", sin embargo, el número de series y plataformas de streaming siguió multiplicándose.

Muchos se preguntaban de dónde salía tanto dinero.

Resulta que gran parte venía de los guionistas. Mientras los mercaderes del streaming ganaban miles de millones (algunos de los cuales decidieron gastar imprudentemente), muchas de las personas que escribieron las series que crearon la última Edad de Oro de la televisión veían cómo su oro remunerativo se convertía en plata. Igual que durante la fiebre del oro de 1849, algunos guionistas se hicieron ricos, acumulando éxitos y consiguiendo contratos que los convirtieron en multimillonarios. Pero la mayoría no.

La mayoría descubrió que la liberación de las series de las cadenas tradicionales tenía un coste sustancial y cuantificable.

Especialmente en los servicios de streaming, incluidos los que más tarde crearon las cadenas de televisión para competir con los 49ers de Netflix, Amazon y Hulu.

La pérdida de ingresos residuales, las temporadas más cortas, las salas de guionistas más reducidas y los encargos de temporadas enteras que nunca llegaron a realizarse convirtieron el boom en un fracaso. Para muchos guionistas de televisión, conseguir un trabajo a tiempo completo en la profesión que habían elegido se hizo aún más difícil de lo que había sido antes de que la televisión se apoderara del mundo.

Es profundamente injusto y, lo que es más grave, insostenible. El streaming sólo existe porque la televisión se convirtió en una maravilla del mundo moderno. Y eso ocurrió porque atrajo a algunos de los guionistas más talentosos y visionarios y les ofreció la oportunidad de contar las mejores historias que podían crear.

Eso no continuará si los estudios y las plataformas de streaming esperan que los guionistas consagrados trabajen como guionistas freelance, mientras que a los guionistas freelance no les ofrecen ninguna oportunidad de convertirse en guionistas consagrados. Con demasiada frecuencia, los guionistas son despedidos incluso antes de que un programa entre en producción, lo que les priva no sólo de un salario, sino también de la oportunidad de ver cómo se hace realmente la televisión, lo que a su vez limita su capacidad de progresar en su carrera.

El streaming aprovechó la Edad de Oro de la televisión para cambiar el mundo. Pero si no queremos que la ciudad en auge de la televisión se convierta en una ciudad fantasma, tenemos que proteger a los guionistas que la construyeron; todavía hay oro en esas colinas, pero no importará mucho si no hay nadie que haga la excavación.

To read this note in English click here.

Sign up for our Wide Shot newsletter to get the latest entertainment business news, analysis and insights.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.