Comienza el Take Back de Teófimo López con sólida victoria. Se ve la mano del cubano Jorge Rubio en la defensa

·2  min de lectura

The Take Back comenzó y de qué manera. Nueve meses después de una derrota que descarriló momentáneamente su carrera, Teófimo López regresó el sábado en la noche al ring como debutante en las 140 libras para llevarse una victoria sólida por nocaut en el séptimo round sobre Pedro Campa.

Existían dudas sobre cuál López veríamos encima del cuadrilátero en el World Resort de Las Vegas, porque aquella derrota ante George Kambosos no solo le arrebató sus fajas de campeón en el peso ligero, sino que colocó un signo de interrogación sobre su futuro.

“Como he dicho, hemos estado en 135 durante unos nueve años y eso estaba matando mi cuerpo’‘, expresó López luego de disponer de Campa y en alusión de las mejores figuras de la división. “Acabo de cumplir 25 años, queremos a estos tipos, queremos a Josh Taylor y a Regis Prograis”.

Sin embargo, López no perdió el tiempo en tratar de hacer una declaración de principios y desde el primer asalto salió agresivo y lanzando golpes de poder a Campa, quien por buenos ratos resultó un rival que probó las habilidades y reflejos del peleador de raíces hondureñas.

La primera vez que Campa se vio realmente afectado por el poder de López fue en el tercer asalto, cuando se vio estremecido por una mano derecha que resultó la primera de muchas, pero el mexicano aguantó bien los golpes, e incluso, se burló de López como si dijera: “No puedes hacerme daño”.

A pesar de todo, esa capacidad de absorber los golpes de López durante la primera mitad de la pelea no se tradujo en capacidad de ganar asaltos para Campa, a pesar de su voluntad de caminar hacia adelante e intercambiar sin miedo frente a un rival demasiado rápido tanto ofensiva como defensivamente.

Sobre este punto habría que resaltar el trabajo hecho en la esquina por el profesor cubano Jorge Rubio, quien es reconocido como un maestro en preparar estrategias defensivas y que estuvo desde el principio como un pilar del campamento de López.

En los primeros momentos del séptimo asalto, López se lanzó al ataque con un golpe de derecha y un jab que hizo caer a Campa por primera vez en la pelea, lo que presagiaba el final, que vendría con una ráfaga de golpes que forzó la detención a los 2:14 minutos del round.

Ahora, tras establecerse en las 140 libras, López se encuentra en una división con muchos nombres peligrosos, como Josh Taylor, Regis Prograis y Ryan García, que también acaba de dar el paso al peso welter junior.

“Si Josh Taylor está demasiado ocupado con su boda y no hay nadie más, entonces que así sea’‘, afirmó López cuando le preguntaron sobre un eventual choque contra García, cuyo promotor, Oscar de la Hoya, estaba en primera fila. “Pelearé con todos esos chicos y les quitaré todos sus sueños”..