Qué hacer para evitar que suban tus niveles de colesterol con la edad

·5  min de lectura

No nos engañemos. Sabemos que con la edad algunas cosas en nuestro organismo no funcionarán igual, algunos procesos se ralentizarán y veremos cambiar algunos valores en nuestros exámenes de sangre de rutina. Es lo normal. Es ley de la naturaleza, pero sí podemos optimizar nuestro desarrollo como individuos, tomando medidas para extender nuestra salud a lo largo del tiempo.

Uno de estos procesos sobre los cuales podemos tener control es el aumento de los valores de colesterol en la sangre que suele ocurrir con la edad porque a medida que pasa el tiempo la producción de sustancias para transportarlo en el organismo se va haciendo menos efectiva. Para trabajar eficientemente en optimizar este proceso, debemos comprenderlo.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

La doctora Rossana de Jongh, médico especialista en nutrición clínica asentada en Francia, explica que el colesterol es uno de los lípidos que se encuentra en nuestra sangre. “El colesterol es necesario e importante porque forma parte de la estructura de las membranas de todas las células del cuerpo. Lo que es malo es un exceso de colesterol en la sangre porque puede oxidarse y depositarse en los vasos sanguíneos produciendo lo que se llama plaquetas de ateroma, conocido como aterosclerosis, que no hay que confundirlo con arteriosclerosis, que es el endurecimiento de los vasos sanguíneos”.

Según una publicación en Medline Plus, de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, la aterosclerosis, explicada en video, es una afección común, que se da lugar con el envejecimiento, y que puede llegar a obstruir totalmente las arterias ocasionando problemas en todo el organismo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

De Jongh explica que “el colesterol viaja en la sangre acoplado a dos proteínas, una llamada LDL que es conocida como colesterol malo que lo lleva del hígado hacia los tejidos, y el HDL que es el que recoge el colesterol de los tejidos para hacer un reciclaje y se le llama popularmente el colesterol bueno. Este es el que barre el exceso de colesterol de la sangre”.

La cuestión de la edad está en que a medida que pasan los años la producción de estas lipoproteínas, LDL y HDL, se va haciendo deficiente, explica de Jongh, y agrega que si, además, vamos acumulando hábitos poco saludables como una alimentación poco balanceada, poca actividad física o tenemos algunos nocivos como el tabaquismo, el consumo de alcohol, el colesterol total tiende a aumentar, de manera que la estrategia implica acciones integrales que no solo dependen de la alimentación.

Prevenir y evitar: claves de la salud

“Dos tercios del colesterol son producidos por nuestro hígado y el tercio restante lo aporta nuestra alimentación”, así lo asegura la especialista, con lo cual nos arroja la primera clave para mantener bajo control estos valores. “Los alimentos que tienen colesterol son únicamente los de origen animal porque es producido por el hígado de los animales, por ende ningún alimento de origen vegetal, por más grasoso que sea, tiene colesterol. Es decir aceites de origen vegetal, aguacate, frutos secos, no tienen colesterol”.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Para prevenir y disminuir los valores elevados del colesterol lo recomendable es mantener una alimentación balanceada entre la cual, que sí incluya entre 30 y 35% de grasas, privilegiando las insaturadas, como los aceites de origen vegetal, el aguacate, los frutos secos, y limitar al máximo los productos que tienen grasas saturadas como las de origen animal y los productos que tienen grasas trans o modificadas: futuras, alimentos ultra procesados grasas hidrogenadas, entre otras.

Además, en un plan de alimentación globalmente balanceado, debemos incluir fibras las cuales son muy importantes para disminuir la absorción del exceso de grasas a nivel del intestino, de manera que alimentos integrales, vegetales y frutas se hacen muy necesarios para disminuir los niveles de colesterol.

“Otro nutriente favorable para este objetivo es el Omega 3, un tipo de ácido graso que tiene un efecto antioxidante, con lo cual impide que el colesterol forme placas de ateroma en las arterias, logrando un efecto protector del sistema cardiovascular. “El Omega 3 es un buen ejemplo de que no todas las grasas son iguales. Está presente en pescados, linaza y crustáceos”.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Por otra parte, aunque el consumo de huevos ha sido frecuentemente cuestionado en este sentido, la doctora asegura que realmente no tiene mayor impacto sobre el colesterol a menos que la persona ya tenga de base un valor elevado de colesterol en la sangre. “Una persona sana puede consumir 1 ó 2 huevos diarios, sin problema, pero un consumo excesivo sí puede tener impacto en el colesterol”.

“Un caso aparte son las hipercolesterolemias familiares que son personas que por factores genéticos tienen una alteración de la producción de las lipoproteínas, que transportan el colesterol. Esta alteración hace que a pesar de ser jóvenes y mantener una alimentación saludable y equilibrada, estas personas tengan los niveles de colesterol y triglicéridos elevados. Estos son caso que deben tener un seguimiento de por vida para asegurarnos de que no se deposite el colesterol en las arterias y permitir que estas personas tengan una buena salud cardiovascular en el largo plazo”.

Clave fundamental de salud

(Getty Creative)
(Getty Creative)

En la prevención influye poderosamente tener hábitos saludables de estilo de vida, incluyendo la alimentación balanceada, pero para elevar los valores de ‘colesterol bueno’ la única estrategia eficiente que existe, según explica la médico es el ejercicio físico. “En efecto el ejercicio físico es la única estrategia que existe para subir el colesterol HDL, es decir, el que hace el transporte reverso, con lo cual una actividad física practicada de forma regular es muy importante para disminuir los niveles de colesterol total y aumentar los niveles de colesterol bueno”.

Adicionalmente, la especialista alerta sobre los peligros de automedicarnos para controlar estas cifras. “Si se indica un tratamiento para el colesterol, debe seguirse bajo supervisión médica porque algunos de los más comunes, llamados estatinas, pueden tener efectos secundarios como un aumento de las transaminasas, que son enzimas del hígado, o algunas alteraciones musculares, por ende hay que insistir en que las dosis y duración del tratamiento deben ser supervisados por el médico”.

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

EN VIDEO: Así es como el ejercicio beneficia tu salud mental

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.