El curioso debate de Ofelia Fernández con el hijo de uno de los mayores productores del país

·3  min de lectura
Rosendo Grobocopatel y la legisladora porteña Ofelia Fernández durante la charla por Youtube
Rosendo Grobocopatel y la legisladora porteña Ofelia Fernández durante la charla por Youtube

En su canal de YouTube, Rosendo, hijo del productor agropecuario Gustavo Grobocopatel, invitó a la legisladora de la ciudad Autónoma de Buenos Aires por el Frente de Todos, Ofelia Fernández, a charlar y debatir varios temas de actualidad. Frente a un grupo de seguidores que comentaban en el momento sus declaraciones, expresó su postura sobre el campo y la producción.

“Somos un país que produce alimentos pero hay gente que tiene hambre. Es una vergüenza que haya problemas para llevarles un plato de comida a la gente. En esto hay un tema vinculado a lo ambiental. El uso de ‘agrotóxicos’ está estrictamente vinculado a maximizar la producción y las ganancias”, enfatizó la legisladora.

Paradoja: en la Argentina se siembra el equivalente a dos veces y media para tener una sola cosecha

“En cambio, los productores rurales o sea los trabajadores de la tierra, organizados en distintas cooperativas, tienen la intención de satisfacer necesidades inmediatas. Es así que producen en transición a la agroecología y, a veces, más baratos”, continuó.

Inmediatamente, el joven, en una exposición pedagógica, le dijo: “No existe el término agrotóxico, sabías. No es una definición formal, no existe, es agroquímico. Es como si yo diga dipuvaga, en vez de diputada”.

“Es solo un statement (declaración)”, se justificó enseguida Fernández. Sin dejar pasar el momento, Grobocopatel siguió: “Todo lo que hacemos tiene un impacto sobre la tierra y el ambiente, pero el ser humano siempre buscó mitigar ese impacto. Una de las formas fue en la producción agrícola, cuando se pensó cómo producir la mayor cantidad de alimentos con el menor impacto posible”.

Tienen un campo de 1000 hectáreas y abastecen de electricidad a dos pueblos gracias a una innovación

“Fueron muchas cosas que se inventaron, entre ellas un paquete tecnológico que se le incorpora al campo: de la forma tradicional de labranza, que se daba vuelta el pan de tierra y donde las máquinas tenían una cuchilla que entraba en el suelo y generaba mucha erosión, la solución que se encontró es sembrar donde ya está sembrado (siembra directa) y para matar las malezas usemos agroquímicos. Lo que antes se producía en un metro cuadrado, por ejemplo de tomates para que comamos tres, se logró que sea para que coman 30″, agregó.

Luego le contó quién fue Norman Borlaug, Premio Nobel de la Paz que buscó, a través de sus descubrimientos agronómicos, aumentar los rendimientos de los cultivos para terminar con el hambre en el mundo.

Es de público conocimiento que a Fernández le reprochan que no sabe del sector productivo y haciendo alusión a ello, Grobocopatel expresó: “Te quiero invitar a un campo en Chivilcoy para que veas lo que está haciendo el programa ‘Argentina Armónica’, entre la economía popular y los productores extensivos, donde juntos armarán un modelo de producción frutihortícola”.

En otro tramo de la conversación, que duró una hora y media, la legisladora volvió a insistir en sus posturas sobre que “lógicamente el interés supremo del sector privado es generar ganancias”.

“Muchas veces se contrapone con mi modelo de sociedad que es uno de satisfacciones sociales y de calidad de vida, donde nunca su sensibilidad social le gana a su interés de maximizar ganancias”, subrayó. Además, afirmó que es “una sobreactuación del empresariado de que tiene asfixia tributaria”.

“El impuesto a las grandes fortunas no debería ser extraordinario sino que deberíamos avanzar en una reforma tributaria progresiva, en la que se equilibre un poco la cosa, donde la desigualdad es el gran problema de nuestra época”, aseveró.

Sin compartir su postura, pero guardando respeto, Grobocopatel dijo que el capitalismo generó bienestar, aunque señaló que “al mismo tiempo tiene externalidades negativas jodidas como son las ambientales y la inequidad”.

“Son cosas corregibles, es decir cómo le agregás al capitalismo una mirada de triple impacto: lo social, lo ambiental y lo económico. Pero no se me ocurre derrumbar el capitalismo por otro sistema que no se me ocurre cual hay. Se me ocurre mejorarlo”, expresó Grobocopatel. Fernández le contestó: “Hay modelos productivos alternativos que existen pero sin recursos como es la economía popular”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.