Dieta flexitariana, ¿la opción para 'salvar' al mundo?

Más que un régimen alimenticio, como el vegetarianismo o el veganismo, el flexitarianismo se defiende como un estilo de vida que no solo promete mejoras a la salud, sino que también podría ayudarnos a salvar al planeta sin sacrificarnos mucho. Antes de resistirte, conoce de qué se trata y de todas sus ventajas.

Ser flexitariano significa enfocar tu dieta en frutas y vegetales y limitar la carne. Foto: nito100 / Getty Images.

Hay quienes lo describen como un vegetarianismo flexible, ya que se comen sobre todo alimentos derivados de plantas, pero sí se pueden comer productos animales y carne, pero con moderación. Como en su momento lo describió el periodista Michael Pollan, se trata de “Comer comida de verdad. No demasiada. Sobre todo plantas”, como recoge el portal Big Think.

 

Cómo ser flexitariano

El flexitarianismo no impone reglas específicas ni un límite a cuánta carne comer, no excluye ningún grupo alimentario, ni cuenta calorías, pero sí pide considerar los siguientes principios, que recoge el portal Healthline:

  • Comer sobre todo frutas, vegetales, legumbres y granos enteros.
  • Preferir las proteínas vegetales sobre las de animales.
  • Incorporar carne y productos animales de vez en cuando.
  • Limitar los azúcares añadidos y los dulces.
  • Evitar los alimentos procesados.

Si te cuesta mucho trabajo dejar la carne, lo que puedes hacer es prestar más atención a qué tipo de carne comes, sobre todo pensando en el medio ambiente. Por ejemplo, se aconseja evitar la res, pues su producción es la que más gases de efecto invernadero produce, y en su lugar preferir el pescado, el pollo y hasta el cerdo.

También se aconseja evitar la carne de cordero o borrego también, y controlar los lácteos, pues junto con la carne de res, conforman las tres industrias alimentarias que más contaminan.

La producción de carne de res es la industria alimentaria que más contaminaría. Foto: Alan Hopps / Getty Images.
Cómo ayudaría al medio ambiente

En octubre del 2018 la ONU lanzó un comunicado en el que aseguraba que como humanidad teníamos 12 años para modificar nuestro comportamiento y así lograr limitar el cambio climático a condiciones tolerables, y si bien reciclar y reducir el consumo de plásticos de un solo uso son acciones que ayudarían, prestar atención a nuestra huella de carbón también. El problema es que no solemos pensar en que lo que comemos contribuye, y mucho a esta.

La propuesta del flexitarianismo ayudaría a reducir la emisión de gases de efecto invernadero, además de obligar a las industrias que más contaminan, como la producción de carne de res, a reestructurar sus procesos para ser más amables con el ambiente.

Así, todos contaminaríamos menos todos los días. Pero hay más…

 

Posibles beneficios del flexitarianismo

Puesto que no es una dieta estricta ni definida, no existen estudios específicos que de sus ventajas. Sin embargo, como recoge Healthline, sí hay beneficios conocidos de una dieta más saludable. Por ejemplo:

  • Sería mejor para el corazón, sobre todo por una mayor ingesta de fibra.
  • Ayudaría a perder peso, pues se limita el consumo de alimentos procesados y altamente calóricos, además de aumentar el número de vegetales, que son bajos en calorías.
  • Evitaría el cáncer, puesto que las verduras, semillas, nueces, granos enteros y legumbres contienen muchos nutrientes antioxidantes, que ayudarían a prevenirlo.
Tu dieta podría contribuir a reducir la emisión de gases de efecto invernadero. Foto: Xuanyu Han / Getty Images.
¿Qué dicen los científicos?

Un estudio publicado en la revista The Lancet el pasado 16 de enero de 2019 parece favorecer este tipo de dieta, aunque no la menciona de forma específica. En él, un grupo de científicos recogen que, en Norteamérica, debido a nuestro estilo de vida, comemos hasta seis veces más carne roja que la cantidad recomendada.

La publicación causó mucho revuelo en la industria alimentaria, responsable de hasta un cuarto de las emisiones de gases de efecto invernadero, como recoge el diario New York Times.

Si bien, dicho estudio no especifica un tipo de dieta, sí compartió una serie de metas globales saludables que esperan se puedan seguir. Una de ellas es que el consumo de carne roja se limite a 14 gramos al día, el equivalente a una hamburguesa a la semana, y que el 35% de la alimentación sea a base de granos enteros, arroz, trigo, maíz, tubérculos y almidones (como papas). Además, sugiere, y nos exhorta, a basar nuestra dieta en muchos vegetales verdes.

¿Estarías dispuesto a moderar tu consumo de carne en pos del medio ambiente y tu salud?

@travesabarros

También te puede interesar:
La carne de laboratorio y el repollo entre las tendencias de comida para 2019. ¿Te apuntas?
¿Todavía no caminas después de comer? Estos 8 beneficios te convencerán