Anuncios

Este el director noruego que le ha devuelto a Drácula sus raíces monstruosas

En 2010, los fans del terror quedaron gratamente sorprendidos ante el estreno de “Trollhunter”, un falso documental de ‘material encontrado’ que mostraba supuestamente lo que le sucedía a un grupo de estudiantes que, luego de internarse en un bosque europeo, se encontraba frente a frente con un peligroso grupo de criaturas gigantes.

La cinta, inspirada en elementos de la mitología nórdica, llamó profundamente la atención debido a su creatividad narrativa y a la manera en que empleaba los todavía incipientes efectos digitales para darle vida a unos monstruos que lucían particularmente realistas. Sus resultados abrieron las puertas de Hollywood para el director noruego André Øvredal, quien, luego de esto, se trasladó a Inglaterra para filmar “The Autopsy of Jane Doe” (2016), otra producción de terror sobrenatural que, sin embargo, daba cuenta del talento que tenía para generar relatos que no se limitaran a la cámara en mano.

Lo siguiente para Øvredal fue “Scary Stories to Tell in the Dark” (2019), una producción de Guillermo del Toro que iba a ser inicialmente dirigida por el maestro mexicano, pero que terminó en las manos del noruego por una recomendación directa del cineasta latino. Más adelante, Del Toro volvió a cederle la posta cuando hubo que tomar una decisión final para decidir quién ocuparía el puesto principal de un filme inspirado en la novela “Drácula” que se estuvo cocinando a lo largo de mucho tiempo y que pasó por muchas manos.

El filme, que terminó llamándose “The Last Voyage of the Demeter”, se encuentra ya en cartelera, y toma como referencia un solo episodio del libro de Bram Stoker (el que cuenta el traslado del vampiro desde Transilvania hasta Londres a bordo de un barco). En entrevista con Los Angeles Times en Español, Øvredal habló de los antecedentes del filme, de su rodaje y de la colaboración que tuvo con el español Javier Botet, quien interpreta al amo de los vampiros en su faceta más feroz.

André, este proyecto estuvo dando vueltas alrededor de 20 años, bajo diferentes encarnaciones. Pero tu participación comenzó con una recomendación de Guillermo del Toro, que te había dado ya una mano en el pasado. 

Sí; he tenido la suerte de poder contar con un mentor como él, y le debo muchísimo.

Supongo que, cuando visitas L.A., lo invitas al menos a cenar [risas].

No lo he visto por mucho tiempo, porque él estuvo haciendo dos películas o más mientras yo mientras hacía solo una. Pero lo tengo siempre en mente, claro.

Todo cineasta al que le gusta el terror está probablemente esperando el momento de su carrera en el que podrá hacer una película de monstruos clásicos, pero al mismo tiempo, se trata de un desafío complicado, sobre todo por las expectativas que tienen los fans. ¿Te sentiste al inicio un poco intimidado, pese a toda la experiencia que tienes con el terror? 

Por supuesto que sí, y no únicamente por el género, sino porque esta no es sólo una película de terror, sino también un gran espectáculo, un viaje a través de los mares de Europa y una historia ambientada durante una época que no viví. Además, está basada en una novela clásica sumamente querida, y trata sobre uno de los personajes más famosos de nuestra cultura.

Es prácticamente imposible crear algo nuevo sobre estas bases, pero era a la vez algo que no podía rechazar. Me daba la oportunidad de mostrar a Drácula desde un punto de vista que pocas películas han empleado, básicamente como un alienígena, en su nivel más básico. Hace que te enfrentes a esta criatura en un entorno muy contenido, que puede ser el espacio -como sucedía en la película “Alien- o el océano -como sucede aquí-. Y esto convierte todo en una lucha constante por sobrevivir.

Además, los personajes tienen que llegar a un acuerdo acerca de qué es lo que tienen que enfrentar. Son trabajadores esforzados y hay un médico por ahí, pero se trata de gente que no espera necesariamente encontrarse con algo así.

Read more: CRÍTICAS. Un vampiro a bordo, un extraterrestre en el patio y más estrenos en salas y en ‘streaming’

Es interesante la forma en que este personaje ha sido retratado a través de los años en películas y programas de televisión, porque ha habido muchísimas versiones diferentes. Algunas de ellas lo muestran, por ejemplo, como un caballero muy elegante y hasta romántico, como fue el caso de la versión de Francis Ford Coppola. Y eso no le gusta a todos los fans, porque no corresponde a la visión de Stoker. ¿Cómo fue llevar a Drácula de regreso a sus raíces malvadas?

¡Es exactamente eso! Es un personaje malvado; un demonio, un diablo. La palabra Drácula significa dragón, demonio. Así que presentar la versión definitiva de lo que es resultaba muy natural. Claro que la novela es muy amplia y lo muestra bajo diferentes aspectos. En su versión completa, puede llegar a ser muy sofisticado. En este caso, se trataba simplemente de contar la historia del monstruo que acaba de matar a un montón de personas desprevenidas.

También tenías que hacer algo diferente a lo que se ha visto anteriormente al ser parte de un proyecto de Universal, que presentó hace poco a un Drácula despiadado en “Renfield”, pero que lo colocó en medio de una comedia. Esto es como llevarlo al siguiente nivel. ¿Cómo te sientes al ser parte de esta resurrección de las viejas historias de monstruos que está siendo emprendida por el mismo estudio?

Es intimidante y a la vez asombroso poder formar parte de ese legado con una película de este nivel. Sólo espero que lo que hicimos esté a la altura de su potencial. Esa es mi mayor esperanza. El hecho de que se pueda representar a Drácula de tantas maneras demuestra lo importante que es él en términos culturales. En un momento puede ser parte de un meme, y en el siguiente, un personaje realmente aterrador. Está en todas partes.

Trabajaste con el folclore nórdico en tu primera película, “Trollhunter”, y eres europeo. ¿Cómo ha sido tu relación con Drácula a través de los años?  

Es una parte esencial de nuestra formación. No es sólo una novela de terror, sino una de las mejores novelas que se han escrito, así como una de las más inteligentes. Fue hecha desde diferentes perspectivas, como cartas o diarios, que es lo que sucede justamente en el episodio que nos sirvió de inspiración. Esa es una forma muy ingeniosa de contar una historia y hacer que dé miedo. Es una novela sorprendente en muchos sentidos.

Recuerdo que, cuando te entrevisté por “Scary Stories to Tell in the Dark”, hablamos un poco del personaje latino de esa película, que se llamaba Ramón y tenía una historia interesante, con problemas migratorios. En esta película, tienes a Corey Hawkins retratando a un inglés de ascendencia africana que ha sufrido de racismo, pero que es un médico y una persona sumamente inteligente. Parece que te gusta poner algunos comentarios sociales en tus películas. 

Me parecía increíble la idea de que hubiera tan pocos hombres negros estudiando en las universidades en ese momento. Podrías haberlos contado con los dedos de una mano, o quizás menos. Utilizar eso para elaborar una historia que involucraba a un médico con la capacidad de realizar transfusiones de sangre, algo que resulta esencial en situaciones de emergencia, se prestaba perfectamente para los hechos que mostrábamos.

Así que esto tenía sentido en términos históricos. Del mismo modo en que lo tenía colocar en la tripulación a un cocinero asiático, supongo.  

Tenemos también a un noruego por allí y a todo tipo de personas. Descubrimos que eso era habitual cuando hicimos nuestra investigación.

Read more: Estos son los hermanos ‘youtubers’ que han hecho la película más aterradora del año

¿Cómo fue trabajar con Javier Botet, que interpreta a Drácula? Ya habías colaborado con él en “Scary Stories”, donde tuvo un papel menor; aquí, está en el centro de todo, y leí que tuvo que usar muchas prótesis, porque querías hacer esto sin abusar de la CGI. 

Javier es absolutamente increíble. El trabajo que hace en cualquier set de cine no deja nunca de ser asombroso. Pasaba entre cuatro y seis horas en la sala de maquillaje antes de llegar al rodaje, y una vez allí, tenía que sentarse y esperar. Cuando llegaba el turno de su escena, todo estaba húmedo y lluvioso, con condiciones horribles, y aún así, tenía que representar lo que le tocaba de manera tanto física como mental.

La verdad es que es un guerrero, un artista tremendo. Pero también es un ser humano maravilloso, amable y generoso. Sólo quiere hacer el mejor trabajo posible, independientemente de la situación de producción en la que se encuentre.

¿Qué piensas de la CGI? Está por todas partes ahora, pero tú insistes en hacer lo más que se pueda con efectos prácticos, ¿verdad?

Poder diseñar algo físicamente no tiene comparación. Es mucho más tangible para la cámara, porque me encantan las texturas que se consiguen y las reacciones que se producen en los actores. Hubo un momento donde el personaje interpretado por Woody [Norman] iba a ser mordido por Drácula, y utilizamos literalmente a Javier disfrazado. Wood nunca lo había visto de ese modo, y se sintió realmente asustado, porque su aspecto era completamente aterrador.

Fue una gran experiencia trabajar con Javier y crear este tipo de presencia física, que no creo que se pueda hacer con CG. Pero los efectos digitales sirven para aumentar cosas y ayudar a que todo se vea mejor, por lo que siempre los usamos.

Suscríbase al Kiosco Digital
Encuentre noticias sobre su comunidad, entretenimiento, eventos locales y todo lo que desea saber del mundo del deporte y de sus equipos preferidos.
Sign me up.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.