Anuncios

Un error, dejar comida del perro todo el día en su plato: FDA

CIUDAD DE MÉXICO, diciembre 1 (EL UNIVERSAL).- La salud de nuestras mascotas es algo importante a cuidar. Una correcta alimentación, mantenerlos hidratados, que tangan actividad física y cuidarlos de las inclemencias del tiempo forman parte de las tareas que debemos cumplir como dueños de nuestros perros y gatos.

Sin embargo, cumplir con estas premisas no es una tarea del todo fácil, hay que prestar atención a diferentes aspectos de cada accionar para evitar cometer errores y afectar la salud de nuestra mascota. En esta oportunidad, pondremos el foco sobre los perros y su comida, no en la marca de esta, sino en cómo asegurarnos de que sea un verdadero alimento para nuestro mejor amigo.

Desde la Food and Drug Administration (FDA) han puesto especial atención en el cuidado de la salud de los perros en torno a su comida. No solo recomiendan consultar con un veterinario para que sea quien recomiende el alimento y porción adecuados, sino que hace hincapié en las precauciones que los tenedores de mascotas debemos tomar.

Puntualmente, explican que hay que evitar dejar la comida de nuestro perro en su plato durante muchas horas y, por supuesto, ofrecen sus fundamentos. Es que por lo general, las mascotas suelen consumir una parte del alimento que les servimos y el resto queda en su plato por varias horas hasta que retorna para saciar su apetito.

La Food and Drug Administration (FDA) señala que es un error permitir que la comida de nuestro perro esté por muchas horas en su plato y aconseja guardar lo que no comió en una bolsa separada y sellada. La idea es que no quede expuesta al ambiente por más de 20 minutos y tampoco mezclar el alimento con el que aún está en su empaque original. Entre los motivos de estas recomendaciones para cuidar la salud de nuestra mascota, enumera los principales tres.

Alimentos sin propiedades: cuando la comida pasa más de 20 minutos en el plato de nuestro perro pierde sus propiedades y nutrientes.

Problemas de digestión: al perder nutrientes, este alimento podría ocasionarle a nuestra mascota problemas digestivos, estreñimiento o diarrea.

Desechos en el ambiente: mientras más tiempo pase esa comida en el plato del perro, más expuesta estará a las partículas que flotan en el ambiente. Polvo, químicos y demás toxinas pueden adherirse al alimento y perjudicar luego su salud.