Escultor costarricense lleva la esperanza a Génova con una monumental exposición

Agencia EFE
·4  min de lectura

San José, 25 sep (EFE).- El escultor costarricense Jorge Jiménez Deredia lleva un mensaje de esperanza a Génova, Italia, con la exposición "La esfera entre dos mundos", una muestra con obras inéditas realizadas por el artista durante el confinamiento.

Un total de ocho monumentales esculturas de mármol y bronce engalanan la ciudad portuaria, en la búsqueda por recuperar el optimismo y entusiasmo de los italianos, caracterizados por ser amantes del arte, y que al igual que el resto del mundo han tenido que hacer frente a una desoladora crisis sanitaria.

En una entrevista con Efe, Jiménez Deredia expresó que su "arte no es dramático, de muerte ni angustia" y por el contrario "es de esperanza, de integración con el todo", lo que se ve reflejado en la exposición ya que sus obras tienen como telón de fondo las plazas, estaciones, callejones y el puerto antiguo.

"Es un mensaje positivo, le iba a dar un tono diferente a la ciudad. Mi arte no es un arte dramático, es un arte que trabaja en la integración de la sombra y de la luz para llegar a una idea positiva de la vida, de la participación cósmica, del sentido oceánico, que pertenecemos al universo, a la naturaleza, es decir, esta circularidad que además de integrarse con la arquitectura de Génova perfectamente, tiene al mar, a la naturaleza y estas formas esféricas", dijo el artista.

OBRAS INÉDITAS

La muestra estaba programada originalmente para el mes de marzo, pero tuvo que ser suspendida por el brote de COVID-19 que obligó a Italia a aplicar un cierre obligatorio para evitar la propagación del virus.

Sin embargo, en medio de toda la tristeza por la cantidad de muertes diarias, el costarricense pensó que "tenía el arte en sus mano para cantarle a la vida" y puso su fuerza en la creación de tres nuevas obras: El Viaje, Encanto -de tres toneladas- y Refugio, todas elaboradas en mármol blanco, que se unen a las de bronce: Pareja, Crepúsculo, Evolución, Continuación y Arrullo.

"Me dediqué a trabajar 12 horas diarias porque no había nada más que hacer, no se podía ni salir a la puerta (...) Realizamos dos piezas que son como un barco porque representan el viaje de la vida. Este viaje que trae reminiscencias de todo un largo recorrido que está dentro de nosotros y del mar que es también la idea del viaje. Por eso estas esculturas tienen como fondo el mar y el puerto", comentó Deredia.

Además, para las autoridades municipales la exposición al aire libre ofrecía la posibilidad, en medio de la pandemia, de poder detenerse a observar una obra de arte sin el peligro de contagiarse, sin aglomeraciones y sin los riesgos de un espacio cerrado.

"Trabajé con entusiasmo sabiendo que a penas pasara el momento más grave podía llevar esas obras a la ciudad y que la gente las compartiera, las tocara y sacara fotos, parece mentira pero psicológicamente eso quiere decir mucho, y eso ha dado un poco de alegría y a mí me ha llenado de gran satisfacción", puntualizó.

LA ESFERA ENTRE DOS MUNDOS

La muestra "La esfera entre dos mundos" destaca un vínculo especial entre la ciudad italiana y Costa Rica, ya que Cristóbal Colón, de origen genovés, llegó a Costa Rica en su cuarto viaje en 1502.

"A 200 metros de donde están las esculturas nació Cristóbal Colón, y Colón, para bien o para mal, llegó a Costa Rica en 1502 y después de tanto tiempo que un costarricense regrese a la ciudad donde él nació y presente una exposición de este tipo, grande, tiene un significado, un intercambio de esta visión esférica que tenía Colón del mundo", dijo Jiménez Deredia, quien comparte ese pensamiento de la universalidad de la esfera.

El escultor ha expresado que su obra está inspirada en las misteriosas esferas de piedra precolombinas de los indígenas boruca, del sur de Costa Rica, y representan, según su opinión, "una visión esférico circular del ser humano".

La muestra es una producción de la Municipalidad de Génova, que cuenta con el patrocinio de EsseLunga, el Ente de Energía Nacional de Italia y de la Fondazione Compagnia di San Paolo.

El costarricense tiene programadas próximamente exposiciones en varias ciudades de Italia, como Pisa y Piombino, así como el Estado de San Marino.

Jiménez Deredia, nacido en 1954, ha realizado grandes exposiciones en Italia, México y Estados Unidos, en las cuales ha buscado transmitir su mensaje de paz y esperanza por medio del arte.

Además, ha sido el primer artista latinoamericano en colocar una de sus obras en la Basílica de San Pedro del Vaticano.

(c) Agencia EFE