Fanny Cano, la despampanante estrella que siempre quiso ser apreciada por algo más que su belleza

·10  min de lectura

La llamaron "la mujer más bella de México" y no les faltaba razón; era hermosa, y según afirman quienes la conocieron, su belleza interna superaba la externa. Pero además de ese aspecto físico despampanante, Fanny Cano era una auténtica estrella: tenía carisma de sobra para demostrarlo, pero nunca se sintió cómoda como estrella, y al momento de su muerte, a los 39 años, pensaba seriamente en retirarse y tener una familia, pero le ganó el destino.

María Francisca Isabel Cano Damián nació en Huetamo, Michoacán, el 28 de febrero de 1944, la segunda de los seis hijos de Francisco Cano Romero y Aurelia Damián de Cano. De grandes ojos verdes y una disposición dulce, Fanny creció en una familia tradicional con fuertes principios morales; "Fanny era muy distinta a lo que se pudiera pensar de ella," dijo su hermano menor, Francisco, en una entrevista para 'Historias engarzadas'. "Algunas veces, mientras crecíamos, vi cómo a ella le daba pudor ser tan hermosa. No era que no se gustara, solo que sentía que los demás solo la veían como una cara o un cuerpo, pero a nadie parecía importarle lo que sintiera o pensara."

En la primavera de 1962, estudiaba la licenciatura en psicología en la Universidad Nacional Autónoma de México, cuando fue descubierta en la cafetería de la Facultad de Filosofía y Letras por el periodista de espectáculos Jaime Valdez, quien la invitó a participar en el certamen de 'Reina de los estudiantes', organizado por la Federación Estudiantil Universitaria, del que resultó ganadora. Fue también entonces donde dejó de usar su nombre de pila, 'María', para convertirse en 'Fanny'. El periodista tenía un olfato certero y había descubierto algo sumamente valioso, casi por accidente: una estrella natural.

Fanny Cano
Fanny Cano cuando fue reina estudiantil en 1962. (Cortesía del archivo AMACC)

Esto la llevó a ser fotografiada en todos los periódicos de circulación nacional y las conexiones de Jaime Valdez la llevaron a obtener un pequeño papel como amiga de Angélica María en la película 'El cielo y la tierra', filmada en julio de 1962. Luego se inscribió a estudiar arte dramático y en 1963, vio su carrera comenzar en serio, con un papel importante en la película de Cantinflas 'Entrega inmediata', filmada en mayo de ese año. Su nombre estaba en boca de todos y el diario Excélsior la llevó en primera plana de espectáculos como 'La mujer más hermosa de México'.

A Fanny le frustró muy pronto que solo le dieran papeles de símbolo sexual, no obstante, ya era una de las grandes estrellas del momento y además fue la antagonista junto a Julissa y Enrique Lizalde, en 'La mentira', una telenovela de Ernesto Alonso, que se convirtió, en su momento, en un fenómeno de popularidad.

En 1966 viajó a España para actuar en la comedia 'Operación secretaria' y en 1968 actuó con Jacqueline Andere y Maricruz Olivier en 'Tres noches de locura', una cinta antológica de tres episodios, en el que encarnaba a una secretaria sin escrúpulos que cambia a su novio por un hombre más rico y en venganza él arregla que ella sea violada por unos mineros. La cinta causó un escándalo y aunque el guión le había gustado, el resultado final no la hizo feliz.

En esa época, protagonizó dos telenovelas muy populares: ' Rubí'(1968), basada en el famoso cómic de Yolanda Vargas Dulché. En ella era la inescrupulosa, envidiosa y ventajosa seductora que era capaz de cualquier fechoría para salirse con la suya. La telenovela fue un éxito aplastante (dio pie a dos nuevas versiones con Barbara Mori y Camila Sodi) y dejó una profunda huella en la mente del público ayudando a cimentar lo que sería, años más tarde, su leyenda.

Fanny Cano
Fanny Cano en la primera versión de 'Rubí' (1968) (Cortesía del archivo de la AMACC)

Los telespectadores jamás habían visto algo semejante; una telenovela donde la protagonista era una mujer cruel, malvada, sin escrúpulos, criada en la pobreza y la mediocridad, por lo que crece obsesionada con el dinero y la posición social. Rubí es extraordinariamente bella, y eso le abre muchas puertas, llevándola incluso a traicionar a Maribel, su mejor amiga y compañera de internado, una joven dulce y sensible con una parálisis secuela de poliomielitis, a la que le roba al novio y a la que atormenta cruelmente tildándola de "coja infeliz".

Después de grabar escenas en las que agredía a Irma Lozano - la actriz que interpretaba a su amiga -, Fanny inmediatamente corría a disculparse, con los ojos llenos de lágrimas. En su momento, Irma Lozano (fallecida en 2013), recordaría estos momentos en una entrevista: "Fanny era tan noble, que le causaba angustia tener que decirme 'coja' en las escenas que teníamos en 'Rubí'. Se arrepentía de todas las cosas horribles que hacía su personaje. Era tan tierno verla hacer eso, que era imposible creer que una muchacha tan de buen corazón pudiera interpretar con tal naturalidad a un monstruo."

Su otra gran telenovela de éxito, 'Yesenia', también fue una producción de Valentín Pimstein, y fue la propia Yolanda Vargas Dulché quien la eligió para encarnar a la joven gitana que se enamora de un soldado. Esta telenovela fue realizada en color y en ella Fanny compartió de nuevo créditos con Irma Lozano y Jorge Lavat. Aunque no tan famosa como lo fuera 'Rubí', la trama tuvo gran seguimiento y aún hoy se le recuerda como un hito en la televisión mexicana

Si bien la fama la había alcanzado, Fanny tenía una vida personal más solitaria. Era cercana a su familia, pero vivía sola en un apartamento elegante aunque sin mucho lujo, en Polanco; no conseguía hacer sólida ninguna relación y de hecho, evitaba a los pretendientes que la asediaban, creyendo que en la vida real, sería como en sus películas: una mujer sensual y apasionada, donde quienes la conocieron la recuerdan más bien cercana a la virtud. Leía mucho y hacia 1969, comenzó a practicar Yoga, a invitación de la célebre actriz Elsa Aguirre, encontrando en la meditación y esta disciplina algo que serenara su soledad.

Los 70 fueron una época de cambio para Fanny. A principios de la década, protagonizó 4 películas, todos melodramas en los que era el personaje femenino principal: 'Una mujer honesta' (adaptación moderna y mexicana de una novela de Emilio Zolá, que ella misma coprodujo, con Julissa y Jaime Valdez), 'La amante perfecta', 'Las cadenas del mal' y 'Flor de durazno'. A pesar de que estaba en la cima de su popularidad, comenzó a reducir gradualmente su trabajo cinematográfico.

Fanny Cano
Fanny Cano cuando apareció en 'La Mentira' (1965) (Foto cortesía Archivo AMACC)

En 1971, Julissa y ella protagonizan y producen 'Las cautivas', basada en un argumento de Carlos Fuentes, en la que encarnaban a una muchacha de sociedad y su sirvienta, que son esclavizadas sexualmente por el chofer (Jorge Rivero), que después las enfrenta para que se destruyan mutuamente.

Después de esto, Fanny estuvo fuera de la pantalla durante cuatro años, pero permaneció en el ojo público. Viajó varias veces a India, hizo teatro -' De repente en el verano', de Tennessee Williams- y una telenovela de éxito: 'Muñeca', la primera telenovela mexicana de denuncia social, en la que encarna a una joven que vive en un cinturón de miseria, que trata de sacar adelante a los suyos, enfrentándose a un miserable magnate que quiere destruir sus viviendas y construir un edificio de lujo. Por este trabajo, Fanny obtuvo un premio ACE en su segunda edición.

Posteriormente, apareció en dos películas de época en 1977 - 'La güera Rodríguez' y 'La leyenda de Rodrigo' -. Su última aparición en la pantalla cinematográfica fue un cameo, junto con otros artistas famosos en el drama ' Adriana del Río, actriz' ese mismo año, bajo la dirección de Alberto Bojórquez. Con esta cinta, Fanny se retiró en gran parte de la vida pública. Esto obedeció, principalmente, a que, en 1973 había conocido a Sergio Luis Cano, un miembro del gabinete de Gustavo Díaz Ordaz primero y posteriormente, de José López Portillo. 

Maduro, interesante, separado de su primera esposa, Cano - la coincidencia en los apellidos les había hecho gracia- había empezado a cortejarla. Su comprensión por su deseo de independencia y de seguir trabajando, así como su estímulo a sus actividades caritativas y búsqueda espiritual, fueron factores decisivos para que la rubia lo aceptara en su vida.

"Fanny vino a verme y me contó del hombre que la pretendía." recordó Julissa, que fue su socia e íntima amiga. "Era unos cinco años mayor que ella, y todavía estaba casado. Ella no iba a acceder a nada más que una amistad, hasta que se divorciara. Y pasaron varios años con él en el panorama. En 1978, llevaban cinco años de verse, pero nunca habían estado juntos. ¿Te imaginas eso? Él de veras la quería y ella supo esperar. Se merecía esa felicidad que se le había escapado tanto tiempo."

Un año después que fue formalizado el divorcio, como dictaba la ley, y en 1980 Fanny se casó con Sergio Luis, aunque no tuvieron hijos. "Yo creo que no le dio tiempo de procrear hijos", dijo su hermano Francisco. "Amaba a los niños. Era una tía muy consentidora y le encantaban. Pero cuando se casó, ya tenía más de 35 años y no era tan fácil poder tener bebés como ahora, pero sí, soñaba con ser mamá, pero le ganó el tiempo."

Fanny hizo su última telenovela, 'Espejismo' en 1981 y posteriormente se retiró, según ella temporalmente, de la actuación para estar con su marido. A fines de 1983 Ernesto Alonso le había enviado el libreto de una telenovela escrita por Fernanda Villeli, llamada 'La Traición', en la que quería que fuera la protagonista principal, al lado de Gonzalo Vega. Fanny estaba interesada y aceptó; las grabaciones iniciarían a principios de 1984 en Televisa San Angel, ella aprovecharía para hacer un viaje a Europa e India y se integraría a grabaciones al volver... aunque ya no pudo hacerlo.

Fanny falleció trágicamente el 7 de diciembre de 1983 cuando se dirigía a Roma, Italia para posteriormente partir a la India. Dos aviones colisionaron en el Aeropuerto de Madrid-Barajas. El vuelo 134 de Aviaco, con destino a Santander, se encontraba intentando encontrar la cabecera de pista cuando, perdido debido a la intensa niebla, se introdujo a la pista donde el vuelo 350 de Iberia despegaba rumbo a Roma. El accidente se calificó como error del piloto culpando a la tripulación del DC-9. A bordo, se daban las instrucciones de seguridad prevuelo. Al colisionar el DC-9 con el 727 ambos quedaron destruidos e incendiados.

Del aparato de Aviaco los 42 ocupantes murieron, del de Iberia murieron 51 personas. En total fueron 93 los muertos. Solo se salvaron 42 personas, todas ellas tripulantes y pasajeros del aparato de Iberia. Entre los muertos, estaba la actriz mexicana.

Días después, los restos de Fanny fueron repatriados y la noticia causó un impacto terrible: Julissa lloró por días enteros la muerte de su amiga tan cercana; Ernesto Alonso, desolado, pospuso algunas semanas las grabaciones de 'La Traición' y finalmente el rol ofrecido a Fanny para su regreso a la televisión se otorgó a Helena Rojo, otra de sus amigas y compañeras de actuación. En el panteón Jardín de Ciudad de México, su nombre se grabó en una tumba que aún hoy recibe visitas de quienes recuerdan con amor a la mujer que, al menos por un momento, fue la más bella de México.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Cómo el teatro le salvó la vida a Rita Moreno

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.