Anuncios

El FMI y el Gobierno trabajan para liberar un giro clave antes de que termine el año

Reunión entre el Gobierno de Argentina y el FMI en el marco de la cumbre del G-20 en Bali (Indonesia). Un equipo enviado por Massa vuelve a verse con funcionarios del organismo.
Reunión entre el Gobierno de Argentina y el FMI en el marco de la cumbre del G-20 en Bali (Indonesia). Un equipo enviado por Massa vuelve a verse con funcionarios del organismo.

WASHINGTON.- Con el riesgo de una devaluación aguda siempre latente, el Gobierno y el Fondo Monetario Internacional (FMI) buscarán cerrar esta semana el trabajo técnico sobre los números finos de la economía para despejar la llegada de un nuevo giro por unos 5800 millones de dólares antes de que termine el año, un desembolso vital para mantener atado el dólar en la antesala del año electoral.

Una misión del Ministerio de Economía encabezada por el jefe de asesores, Leonardo Madcur, llegó a esta ciudad para continuar con el trabajo que había comenzado un equipo técnico del Fondo en Buenos Aires a mediados de este mes. Junto con Madcur, otros cuatro funcionarios estarán esta semana en Washington: Eduardo Setti, Gabriel Rubinstein, Marco Lavagna y Raúl Rigo.

El trabajo de los funcionarios argentinos con los técnicos del Fondo será doble. Primero verificarán que la Argentina haya cumplido con las metas cuantitativas al cierre del tercer trimestre, pero además el Fondo también evaluará si el programa continúa encarrilado a futuro. Una de las posibles modificaciones que comenzó a barajarse en la revisión anterior es la posibilidad de que la meta anual de acumulación de reservas –casi 6000 millones de dólares para este año– se transforme en una meta bianual para darle un mayor margen al Gobierno y tomar en cuenta el impacto de la guerra en Ucrania, que implicó un gasto mayor al previsto originalmente para la importación de gas durante el último invierno.

Luis Cubeddu, subdirector del Departamento del Hemisferio Occidental y el funcionario del Fondo a cargo del programa argentino, dijo en la última revisión que el ajuste de las políticas macroeconómicas que puso en marcha Sergio Massa debería respaldar “la mejora continua en la cobertura de reservas”, y optó por señalar que, de acuerdo con los compromisos del programa, se prevé que las reservas internacionales netas aumenten en US$ 9800 millones durante el bienio 2022-23.

Una vez concluido el trabajo técnico, el Fondo y el Gobierno anunciarán un acuerdo con el staff del organismo que luego será elevado al Directorio Ejecutivo a fines de diciembre para ser aprobado. Con el visto bueno final del board, el Fondo liberará el giro por alrededor de 5800 millones de dólares.

Advertencias políticas

Los últimos análisis públicos del Fondo sobre la Argentina volvieron a dejar por escrito sus preocupaciones por la incertidumbre política en el país y la falta de un plan de estabilización más contundente –un ajuste mayor– que permita atacar de manera más frontal el flagelo de la inflación, que este año está previsto que llegue a alrededor del 100% anual, la más alta desde la última hiperinflación.

Al aprobar el último giro, el Fondo alertó que la economía enfrenta riesgos “muy elevados” que además aumentarán a medida que se acerquen las elecciones presidenciales el año próximo, un recordatorio de la frágil situación en la que se encuentra el país y el enorme costo que acarrea la incertidumbre respecto del rumbo económico.

“Además, y a pesar de las recientes acciones decisivas del nuevo equipo económico, los riesgos a la implementación de las políticas siguen siendo elevados y es probable que aumenten aún más a medida que se acercan las elecciones presidenciales de octubre de 2023″, indica el reporte. “Incluso con un ajuste de las políticas macroeconómicas, reconstruir la credibilidad de las políticas y reducir la inflación será un desafío, especialmente dadas las persistentes dudas sobre las constantes diferencias sobre la dirección de las políticas económicas dentro de la coalición gobernante”, remarca el trabajo.