Anuncios

Cómo Helmut Newton creó algunas de las imágenes más sexis y subversivas del mundo

La Coruña (CNN) -- Helmut Newton, el fotógrafo de moda alemán de la posguerra que hizo posar a una modelo en una cama de un hotel de París con una silla de montar a la espalda, es el centro de una nueva retrospectiva en la ciudad portuaria de La Coruña, en Galicia, España. En contra de la intuición, se trata de una sofisticada muestra de empoderamiento femenino tanto como de sugestión erótica. Medias, tirantes, pantalones de montar y pieles se lucen sin excusas.


Escenificada en la Fundación Marta Ortega Pérez (MOP) de la ciudad, "Helmut Newton - Realidad y Ficción" explora una carrera dedicada a fotografiar para revistas como Vogue, Playboy y Harper's Bazaar desde la década de 1950 hasta principios de los 2000, así como un carácter mercurial que fusionaba lo lúdico y lo angustioso.

Un retrato de Newton puede ser muchas cosas a la vez: provocativo, incluso excitante, pero también divertido y confuso. Sus icónicos "Grandes desnudos" de 1980 son de tamaño natural y de frente. Sin embargo, sus desnudos destilan armadura. Sus retratos de famosas enmarcan a actrices -desde Raquel Welch a Charlotte Rampling- en posturas desafiantes. Y en la década de 1970, fotografiando con carta blanca para Vogue Francia, inventó un audaz lenguaje visual monocromo: lencería negra, semblante despreocupado, juegos de poder e interiores decadentes, que ha sido ampliamente imitado en los años posteriores.

Este fotógrafo de moda de posguerra tiene un legado complejo y controvertido, sobre todo en relación con la forma en que captaba a las mujeres. Crédito: Mathieu Ridelle

Los fuertes contrastes de su obra se reflejaron en la inversión de fortunas de su vida. Helmut Neustädter nació en 1920 en Berlín, en el seno de una familia de industriales judíos. Huyó de los nazis a finales de la década de 1930 y se exilió primero a Singapur y luego a Australia. Una de sus primeras modelos, la actriz australiana June Browne, se convirtió en su esposa en 1948. Browne fue la inspiración para sus modelos posteriores, llamativas e inteligentes, y, trabajando bajo el nombre de Alice Springs, tuvo su propia carrera fotográfica de éxito. Estuvieron casados más de medio siglo.

El trabajo de Newton en la década de 1960 hizo hincapié en sus primeras inspiraciones, como las imágenes noir del fotógrafo húngaro Brassaï y las películas de terror de Alfred Hitchcock (una sesión de Newton para Christian Dior recuerda a "Vértigo"). Pronto empezó a celebrar las cualidades esculturales de los cuerpos de las mujeres y a retratar a los hombres como tontos, serviles o muertos.

Sus imágenes eróticas le valieron el apodo de "Rey del Kink". Crédito: Helmut Newton

A mediados de los años 70, Newton conoció a Philippe Garner, entonces un joven especialista en fotografía de Sotheby's, que ahora ha comisariado la muestra española junto a Matthias Harder, director de la Fundación Helmut Newton, y el marchand británico Tim Jefferies. En Newton, Garner recuerda a un amigo que "creó un universo paralelo pero enraizado en todo lo que conoces y reconoces".

Un fotógrafo francés ofrece una visión inesperada de Estados Unidos a través de sus numerosos clubes de estriptis

Es curioso que la mirada de Newton sobre la sexualidad no haya estado en el punto de mira de la "cultura de la cancelación". "La obra tiene tantas capas, tantas contradicciones, tantas ambigüedades, ese extraño rondar entre la realidad y la ficción", afirma Garner. "Eso hace que sea muy difícil enfrentarse a ella y condenarla de lleno". Y añade: "Helmut estaba perfectamente contento de que la gente detestara sus fotos".

Newton solía contrastar atuendos íntimos de noche con la dura luz del día, como se demuestra aquí con "Elsa Peretti como conejita", donde la filántropa y diseñadora de joyas luce un traje de conejita de Halston en una azotea de Nueva York, 1975. Crédito: Helmut Newton

Pero, ¿podría un fotógrafo de hoy en día retratar a una mujer como si fuera un caballo? "Todo fotógrafo que empieza ahora debería tener el valor de su perspectiva", afirma Garner. "Lo que tienen las fotos de Helmut es una especie de integridad".

En 1976, Newton fotografió a su infame modelo ecuestre en el Hôtel Lancaster de los Campos Elíseos. La sesión era para Hermès pero, como ocurre con gran parte de la obra de Newton, el producto parece secundario con respecto a la composición. Como señala Garner, hizo "fotos que te paraban en seco". Es fotografía de moda, pero la ropa tiene un papel secundario.

París no fue la única metrópolis de Newton. Tenía buen ojo para las ciudades glamurosas: aceptó encargos en Montecarlo, Berlín y Viena, y trabajó en color bajo la brillante luz de California y el sur de Francia. Un amigo bromeaba diciendo que "solo los perros rabiosos y Helmut Newton salen al sol del mediodía". Newton pasó el invierno en Los Ángeles, donde murió de un infarto en 2004 al volante de su Cadillac.

Fotografió a varias estrellas famosas, como Monica Bellucci en esta imagen de 2001 "Monte Carlo". Crédito: Helmut Newton

Los intereses fetichistas y el estilo elegante del fotógrafo se ilustran en la exposición con la inclusión de algunas de sus posesiones: muñecas Barbie bondage, boquillas de cigarro, zapatos de tacón de aguja, una funda de cámara Louis Vuitton con un monograma de viaje. Y hay sorpresas entre las obras: un retrato de una Margaret Thatcher sutilmente nerviosa deja entrever una grieta en el hierro, mientras que una serie de paisajes melancólicos ofrecen una ventana al lado más pensativo de Newton.

La Fundación MOP se encuentra en un complejo de antiguos almacenes y silos del puerto de la ciudad. Las galerías hacen honor a su herencia industrial (elegantes búnkeres y metalistería salada) y están perfectamente configuradas en torno al geométrico puerto atlántico. Es un escenario dramático para presentar a Newton y, con gran acierto, los comisarios exponen sus obras más pequeñas, exquisitas Polaroids de prueba, en uno de los vastos silos. Los visitantes observan con voyeurismo las imágenes en tonos suaves del tamaño de la palma de la mano de modelos semivestidas tumbadas en sofás parisinos, balcones neoyorquinos y cubiertas de yates mediterráneos.

Newton, que aparece aquí en un autorretrato tomado en 1993, es objeto de una nueva exposición retrospectiva en España. Crédito: Helmut Newton

Marta Ortega Pérez, cuya fundación acoge la exposición, es la presidenta de Inditex, la multinacional española de la confección fundada por su padre. Dijo que su fundación se centra en tres cosas: la moda, la fotografía y su ciudad natal. "Queremos llevar nuestra ciudad al mundo y traer el mundo a nuestra ciudad", dijo, y añadió que es un "reto realmente bonito".

¿Una mujer fuerte que replantea la historia? Podría ser el tema de una fotografía de Helmut Newton.

La exhibición "Helmut Newton - Realidad y ficción" está disponible hasta el 1 de mayo de 2024. Fundación Marta Ortega Pérez (MOP), La Coruña, España.