Anuncios

La hierba sirve como expectorante y jarabe natural

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 28 (EL UNIVERSAL).- La tos es una función protectora del cuerpo que se manifiesta cuando hay una irritación en la garganta o en las vías respiratorias. Esta irritación provoca una serie de estímulos en ciertos nervios que, a su vez, activan los músculos del tórax y el abdomen para liberar aire de los pulmones. Aunque puede ser molesta, es una señal de que el cuerpo está trabajando para mantenerse sano, eliminando cualquier elemento que pueda estar causando molestias.

"Es la manera que tiene el cuerpo de responder cuando algo irrita la garganta o las vías respiratorias", explican desde la Clínica Mayo. Sin embargo, como con cualquier síntoma, hay que escuchar lo que el organismo está tratando de decir, ya que si la tos es prolongada lo más probable es que sea síntoma de alguna enfermedad. "Se considera tos crónica cuando dura más de ocho semanas", señalan desde la Farmacia Belén Serrabou.

No obstante, la doctora Begoña Pérez Longás del Hospital Lluís Alcanyís de Xàtiva aseguró que existen algunas plantas que pueden mejorar problemas respiratorios como la tos. Debido a que tienen acción expectorante o mucolítica, que ayudan a reducir la viscosidad y a fluidificar las secreciones, facilitando de este modo su expulsión.

La infusión de tomillo está aprobada por la Agencia Europea del Medicamento como expectorante en casos de tos productiva asociada al resfriado común. Esta planta aromática que se suele utilizar como condimento de muchas recetas es muy buena para la salud, debido a que cuenta con un alto contenido en vitamina C, vitamina A, fibra, riboflavina y calcio. Además, tiene propiedades antisépticas, antiespasmódicas y expectorantes.

La nutricionista además de utilizar agua y tomillo le agrega limón y miel a esta infusión para liberarte de la tos:

Calienta en un recipiente 250 mililitros de agua hasta que empiece a hervir.

Cuando el agua esté hirviendo, apaga el fuego, añade una cucharada pequeña de tomillo y deja reposar.

Mientras está reposando, agrega una cucharada pequeña de miel.

Luego exprimir el zumo de medio limón (entre dos y tres cucharadas grandes).

Cuando hayan transcurrido unos cinco minutos, vierte el zumo de limón en el agua con tomillo y miel.

Cuela el tomillo y la infusión estará lista para servir. Podes tomarla tanto en caliente como en frío.