Anuncios

Una historia de amor por la moda, en ambos lados de la cámara

Nota del editor: En Snap, nos adentramos en el poder de una sola fotografía, relatando historias sobre cómo se crearon imágenes tanto modernas como históricas.

(CNN) -- Es un sencillo pero elegante retrato en blanco y negro de una mujer con un camisón de época, largo, blanco y con volantes, de pie en un campo de hierba alta, mientras una ráfaga de viento arrastra el vestido detrás de ella.

La modelo, que mira fuera de cámara y deja que el espectador se pregunte quién o qué es, es la exdirectora creativa de Vogue en Estados Unidos Grace Coddington. Detrás de la cámara estaba el fotógrafo de moda y director de cine Willie Christie.


La foto es una de las muchas instantáneas inéditas que tomó Christie de Coddington, imágenes tomadas en su mayoría en la década de 1970, cuando trabajaba como editora de moda en British Vogue. Fue una época que marcó el inicio de la carrera de Christie y el apogeo de su romance. El nuevo libro de Christie, "A Very Distinctive Style: Then & Now", una colección dinámica de sus archivos personales, así como de trabajos editoriales, campañas y colaboraciones con estrellas del rock and roll como David Bowie, The Rolling Stones y Pink Floyd, entre otros.

"En aquel momento, me gustaba mucho la ropa vintage y cosas así, y el vestido tenía un aire romántico que me encanta. Eso también era algo que (Christie) sabía captar muy bien", dijo Coddington a CNN en una entrevista telefónica.

"Nuestras vidas estaban muy entrelazadas en términos de su carrera y la mía... y esa foto me lo recuerda. Fue un periodo precioso de mi vida", añadió.

En la imagen, Coddington y Christie posan de forma diferente y juguetona para un fotógrafo en un desfile benéfico celebrado en el Hotel Savoy de Londres en 1973. Crédito: Fairchild Archive/Penske Media/Getty Images

Un encuentro en la industria de la moda

Christie y Coddington se conocieron a principios de la década de 1970 en un encargo para British Vogue. Christie era entonces ayudante de Clive Arrowsmith, el "fotógrafo de moda más cotizado de la época", y Coddington era editora de moda junior de la publicación, según escribió Coddington en el prólogo del libro de Christie.

Con un presupuesto de solo dos habitaciones de hotel, y Arrowsmith deseando compartir una con la modelo Ann Schauffuss, su novia por aquel entonces, Coddington recuerda que ella y Christie pasaron los días cercanos a la sesión fotográfica revolviéndose incómodamente por la habitación que compartían, danzando uno alrededor del otro para tener intimidad y vestirse por separado en el cuarto de baño.

Una filipina de 106 años es la modelo con mayor edad en protagonizar una portada de Vogue

Su primera cita ocurrió unos años más tarde, cuando Coddington necesitaba un acompañante para un baile benéfico para el que le habían regalado dos entradas. Christie era el único hombre con esmoquin que ella y su ayudante Patricia McRoberts (la anterior novia de Christie) conocían en ese momento.

Pocas semanas después, se fueron a vivir juntos.

Christie recuerda la primera vez que fotografió a Coddington: una sesión para el periódico londinense "The Evening Standard" en 1973. La publicación quería escribir un artículo sobre Coddington, a lo que ella accedió, pero solo si Christie tomaba las fotos.

"Antes de la sesión, estaba muy nerviosa porque, aunque vivíamos juntos, el hecho de tener que fotografiarla por primera vez me llenaba de ansiedad", declaró Christie a CNN. "Porque esto podría haberse convertido en un gran defecto en nuestra relación. Ella podría haber pensado: 'Dios mío, no puede tomarme una foto, no puedo seguir con él'".

Afortunadamente, la sesión fue un éxito rotundo. A partir de ese momento, Coddington y Christie formaron un equipo imparable, desarrollando ideas para sus propias sesiones fotográficas personales, así como para encargos editoriales. Coddington estilizaba mientras Christie visualizaba. En Coddington, Christie había encontrado su "colaboradora perfecta" y su "primera musa", según declaró a CNN.

Su primera colaboración en Vogue se produjo en 1974, con la creación de una escena de un club nocturno de los años 40 en la que la modelo Marie Helvin aparecía como cantante de cabaret, vestida con una colección de glamurosos trajes de noche. (Su pianista, por su parte, era el peluquero de la sesión, vestido con el traje blanco Saint Laurent de Christie).

"Grace tenía estas prendas en mente y yo, como director de cine de Hollywood en ciernes, quería toda la escena del club nocturno", escribe Christie sobre su primera sesión para Vogue en su libro. "Grace me redujo a esta versión simplificada". Crédito: Willie Christie

Romance de cine

Coddington recordaba los fines de semana que ambos pasaban en casa de la madre de Christie, en Wantage, Inglaterra, alejada del bullicio de la gran ciudad de Londres. En una ocasión concreta, justo antes de las Navidades de 1975, se adentraron en Berkshire Downs: Coddington con su vestido vintage y su sombrero de ala ancha, y Christie cargando con su cámara, un generador Honda y una única luz de estudio.

En la imagen de Coddington de pie en el campo, Christie buscaba contar una historia de amor, inspirándose en las viejas películas en blanco y negro que veía a menudo, como una adaptación del clásico literario "Cumbres borrascosas". La estética que esperaba recrear con "los páramos y las colinas, todo desolado y solitario", explicó Christie. "Y ya sabes, las mujeres son rechazadas y los hombres son asquerosos".

A un lado de Coddington se alza un poste de señalización de madera perfectamente imperfecto que Christie había "golpeado rápidamente", un accesorio para añadir ese aspecto vintage y el aspecto narrativo de la obra, dijo. Con Coddington iluminada por la única luz del estudio, un telón de fondo de nubes tormentosas típicamente británicas añadió un "toque de dramatismo", dijo.

"Hay un anhelo, porque el romance es perder, ganar, perder. La gente se junta y se separa, y luego está el amor no correspondido", dijo Christie.

Un fotógrafo francés ofrece una visión inesperada de Estados Unidos a través de sus numerosos clubes de estriptis

Coddington y Christie se casaron en 1976, en una "maravillosa boda junto al mar en Derval, Francia", recordó Christie. Sin embargo, se separaron en 1978 y Coddington quedó "con el corazón roto", dijo. Christie había empezado a centrarse en su carrera en el cine, dedicándose por completo a rodar anuncios, dirigir videos musicales y escribir guiones, y había habido otra mujer, admitió Christie.

Coddington y Anna Wintour de Vogue sentados en primera fila en el desfile de Zac Posen Otoño-Invierno 2010 en la Semana de la Moda de Nueva York. Crédito: Bryan Bedder/Getty Images

Coddington se trasladó a Estados Unidos para trabajar para Calvin Klein, y más tarde se convirtió en directora creativa de American Vogue en 1988. Más tarde se casó con su actual pareja, Didier Maligein. Christie se casó con su actual pareja, Amanda Nimmo, en 1991 y tienen dos hijos juntos.

Aunque Christie reside actualmente en Inglaterra, suele visitar a Coddington en sus viajes a Nueva York. El 19 de octubre, Coddington y Christie hablaron juntos sobre el nuevo libro de Christie en el Fashion Institute of Technology de Nueva York.

"Tengo que preguntarte si alguna vez te ha impresionado alguno de los modelos o actores que has fotografiado", le preguntó Coddington a Christie durante la charla.

"Bueno, yo me quedé impresionado por ti", respondió Christie.

"A Very Distinctive Style: Then & Now" ya está disponible.