Anuncios

Con humor y aretes de Xanax, expone sin miedo la salud mental de los latinos

Los Angeles, CA - January 27: Portrait of entrepreneur Rosa Valdes outside Cafe Girasol on Friday, Jan. 27, 2023, in Los Angeles, CA. Valdes, 33, suffers from an anxiety disorder, which is what prompted her to design products for her Educated Chola line - jewelry, mugs, and t-shirts - that destigmatize mental health issues, especially in the Latino community. (Francine Orr / Los Angeles Times)
Rosa Valdés, que padece un trastorno de ansiedad generalizada, intenta crear conciencia sobre los problemas de salud mental a través de su línea Educated Chola de bolsos, joyas, tazas y camisetas. (Francine Orr / Los Angeles Times)

"Me sentía ansiosa antes de venir aquí hoy", dijo Rosa Valdés mientras acomodaba sus camisetas, totes y tazas de Educated Chola dentro de la cafetería Café Girasol en Boyle Heights. "Que haya tomado ansiolíticos no significa que se me haya pasado la ansiedad".

Mientras su amiga y colega Beth Guerra, una estratega de marca que conoció en el programa Los Angeles Economic Equity Accelerator & Fellowship de Cal State L.A., le ofrece apoyo y le ayuda a calmar los nervios para una sesión de fotos, Valdés respira hondo y sigue adelante.

Valdés está acostumbrada a vivir con ansiedad. En 2018, la empresaria de 33 años fue diagnosticada con un trastorno de ansiedad generalizada que la dejó con insomnio, poco apetito y migrañas.

"Cuando me siento muy mal, le doy vuelta más a mis pensamientos y me deprimo", explica. "No creo que la gente no neurodivergente entienda lo mucho que uno tiene que luchar con su propio cerebro cuando padece una enfermedad mental".

Hoy en día, está canalizando esa energía en su propia línea de camisetas, bolsos de mano, pegatinas y joyas, cuyo precio oscila entre 3 y 40 dólares y están diseñados para inspirar a otros latinos a sentirse más cómodos hablando de su salud mental.

Stickers with slogans in English and Spanish.
Las pegatinas de Educated Chola están diseñadas para desestigmatizar los problemas de salud mental, especialmente en la comunidad latina. (Francine Orr / Los Angeles Times)

"Hablar de salud mental está mal visto en mi cultura", dice Valdés mientras dobla camisetas con los lemas "Tengo Muchos Feelings" y "Respira Profundo". "El objetivo de mi negocio es concientizar sobre la salud mental. No hay que avergonzarse por tomar medicamentos, aunque esto tiene un estigma enorme en las comunidades de color".

Guerra dijo que ha experimentado los mismos problemas que Valdés, cuyos padres emigraron de Tijuana. "Nuestros orígenes son muy diferentes", dijo Guerra de su amiga. "Yo soy una latina de cuarta generación, mientras que Rosa es de primera generación, y sin embargo nuestros mundos son muy parecidos. Ir a ver a un psicólogo o a un psiquiatra es algo muy importante".

A pesar de rodearse de amigos como Guerra, Valdés sabe que muy fácilmente puede sentirse sola, especialmente como mujer de color a la que se ha enseñado a no hablar de sus sentimientos. "Si bien la nueva generación de latinos puede ser más abierta acerca de su salud mental, todavía hay muchos que no quieren que sus familias sepan que están luchando o incluso que están recibiendo ayuda", dijo.

La afirmación de Valdés está respaldada por un estudio reciente de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades que encontró que los latinos no buscan terapia en las mismas proporciones que otros grupos raciales o étnicos.

Two Educated Chola mugs on display.
Tazas de Educated Chola. (Francine Orr / Los Angeles Times)

Tales sentimientos son los que impulsaron a Valdés a intentar normalizar los problemas de salud mental entrelazando sus productos con el humor. "Intento ser lo más divertida que puedo", dice Valdés, "porque si me siento mal y puedo aportar algo de risa a mi día o al de otra persona, siento que he conseguido algo".

En el evento para creadores Unique L.A., celebrado en el centro de Los Ángeles el año pasado, Valdés provocó las risas de los clientes mientras compartía pegatinas impresas con lemas humorísticos como "Siempre cansada" y "Amígdala, ¡cállate!" junto a pulseras con moléculas de serotonina y pendientes de colores con forma de pastilla que representaban el litio, Cymbalta, Xanax y Prozac.

"Creo que es una forma divertida pero sutil de romper el estigma de la salud mental que supone tomar medicamentos", dice Valdés sobre los aretes. "Siempre me encanta explicárselo a la gente y estoy encantada de hacerlo si eso les ayuda".

Valdés nació en Boyle Heights y creció en el sureste de Los Ángeles. Tras la muerte de su padre cuando tenía 5 años, ella y sus dos hermanas fueron criadas por su madre, que animaba a Valdés a "tomarse un respiro" cuando los tiempos eran difíciles. "Funciona", dice con una sonrisa.

La cruzada de Valdés para que la gente hable de salud mental se basa en su experiencia con la ansiedad de toda la vida.

"Recuerdo claramente haber estado deprimida en algún momento, pero sin saber lo que era", dijo sobre su juventud. "En cuanto a la ansiedad, siempre he sido muy ambiciosa y perfeccionista, hasta el punto de que me agotaba. Así que desde que estaba en tercero de primaria siempre intentaba sacar las mejores notas, porque pensaba que, si no entraba en el cuadro de honor, en las clases de matrícula de honor o AP, no entraría en la universidad. Ahora sabemos que eso no es exactamente cierto, pero es algo que pasa con la ansiedad: “Las cosas se vuelven catastróficas y asumes lo peor. Hice todo lo que pude para evitar el fracaso".

A woman stands in front of a wall on which is painted a sunflower and the words Cafe Girasol.
Rosa Valdés vende sus productos Educated Chola en el Café Girasol de Boyle Heights. (Francine Orr / Los Angeles Times)

Mientras cursaba estudios de posgrado en la Universidad de Nueva York, donde obtuvo una maestría en administración pública, Valdés sentía que no estaba a la altura de los demás estudiantes. "Creo que yo y otros estudiantes de color teníamos el síndrome del impostor", explicó, "pero somos tan buenos ocultándolo, o actuando como si supiéramos lo que estamos haciendo, que normalmente lo suprimimos para poder seguir adelante".

Tras obtener la licenciatura en la NYU, aceptó un trabajo en una organización sin ánimo de lucro, donde le resultó difícil progresar. "Aprendí que las organizaciones sin ánimo de lucro no son un lugar saludable para la gente de color", afirma. "Tenía una maestría, pero me pagaban lo mismo que antes. Muchas instituciones no están hechas para que la gente de color tenga éxito". Además, el trabajo no ayudó a su salud mental. "Ya tengo el síndrome del impostor", dijo Valdés en voz baja. "Lo exacerbó".

Cuando la pandemia de COVID-19 llegó en marzo de 2020, Valdés decidió cumplir el sueño de toda su vida: tener su propio negocio. Usar sus ahorros y seguir trabajando a tiempo completo como agente de arrendamiento. Comenzó Educated Chola, inspirada en las cosas que sentía en su interior. “Siempre cansada me di cuenta de que mi cerebro siempre estaba en marcha", explica. "Con la ansiedad siempre estás pensando y preocupándote. Tienes que detenerte. Probablemente por eso estoy siempre cansada”.

Inspiradas por su transparencia y vulnerabilidad, las cuentas de TikTok e Instagram de Valdés suelen estar atestadas de mensajes directos de seguidores que quieren probar la terapia y sienten curiosidad por su experiencia.

"Cuando vamos a eventos o pop-ups, la gente ve los pendientes de pastillas y se abre a hablar de su salud mental con Rosa", cuenta Guerra. "Es impresionante verla romper estigmas en tiempo real".

Aunque Valdés subraya que no es una profesional de la medicina, se siente cómoda hablando de su propia experiencia con la salud mental con la esperanza de que genere conversaciones en casa.

"Siempre le digo a la gente que, independientemente de lo que diga tu familia o tu cultura, haz lo que sea mejor para ti", dijo. "Es tu salud mental. Encuentra lo que funciona para ti y que sepas que está bien tener miedo cuando buscas [ayuda] profesional de salud mental. Por ese miedo y esa vergüenza creé este negocio".

Educated Chola earrings on display.
Los aretes en forma de pastilla de prescripción médica representan litio, Cymbalta, Xanax y Prozac. (Francine Orr / Los Angeles Times)
A gold Educated Chola necklace in the molecular structure of dopamine.
Un collar de oro con forma de dopamina diseñado para desestigmatizar los problemas de salud mental. (Francine Orr / Los Angeles Times)

Cuando se le preguntó qué consejo daría a otros latinos que luchan contra la ansiedad y la depresión, Valdés sugirió explorar el terreno primero con la familia. "Vea cuáles son sus sentimientos acerca de la salud mental, así como qué tan solidarios serían si usted compartiera sus luchas", dijo. "Si te apoyan, estupendo. Si no, no dejes que eso te impida cuidar de tu salud mental".

"Como parte de nuestra cultura, tendemos a sentir que tenemos que compartir todo con todo el mundo, en particular con nuestras familias, pero se nos permite guardar cosas para nosotros mismos", continuó. "Y en este caso, tú eres el más importante al que hay que cuidar primero. No puedes hacer nada para ayudar a los demás si no te das prioridad a ti mismo".

A tote inscribed with the words "las chill pills."
Una bolsa de Educated Chola. (Francine Orr / Los Angeles Times)

Tener muchos sentimientos es duro y agotador, dice. "Tengo un trabajo a tiempo completo y estoy constantemente intentando crear nuevas ideas. Lo vuelco todo en mis días libres. Con el tiempo, se acumula y, cuando siento que mi ansiedad está por las nubes, me doy cuenta de que debería haber llamado a mi psiquiatra antes de acabar hecha un ovillo llorando. Eso me hace volver a empezar. Este año, me dije a mí misma que debo hacer menos y que no me debo sentir mal por ello".

De cara al futuro, Valdés espera convertir Educated Chola en una marca de servicios completos. "Me gustaría crear una base de datos de recursos para ayudar a las personas a navegar por la salud mental dependiendo de su seguro o falta de seguro", dijo. "He estado en Medicaid antes, y es muy difícil de navegar y encontrar servicios de salud mental. Hacen que parezca muy fácil. Pero no lo es".

En algún momento, le gustaría tener sus propios eventos de autocuidado o una conferencia donde pueda ofrecer terapia de grupo a cualquiera que quiera participar.

Mientras tanto, seguirá vendiendo sus productos en Molcajete Tienda en Montebello, Café Girasol en Boyle Heights, en línea y en varios eventos pop-up, como LatinaFest el 19 de marzo.

A portrait of entrepreneur Rosa Valdes wearing her Xanax earrings.
Rosa Valdés toma aire mientras lleva sus aretes de Xanax. (Francine Orr / Los Angeles Times)

Ser vulnerable conlleva riesgos, pero las reacciones que ha recibido sobre sus productos han merecido la pena.

"Ha habido gente que se me ha acercado y me ha dado las gracias por ser tan abierta sobre mis problemas de salud mental", dice Valdés. "La gente me envía abrazos o buenas vibraciones a mis cuentas en las redes sociales, y yo acepto todas las buenas vibraciones. Pero les digo: 'Hazlo por alguien en tu vida. Hazlo por ti'".

 

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

Suscríbase al Kiosco Digital
Encuentre noticias sobre su comunidad, entretenimiento, eventos locales y todo lo que desea saber del mundo del deporte y de sus equipos preferidos.
Sign me up.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.