Anuncios

Nueve reinas: por qué volver a ver en pantalla grande la historia de estafadores enamorados de Buenos Aires que cambió el cine argentino

Nueve reinas, con Ricardo Darín y Gastón Pauls
Nueve reinas, con Ricardo Darín y Gastón Pauls

El gran acontecimiento que acompaña este jueves el comienzo de la tercera Fiesta del Cine es el reencuentro en la pantalla grande con Nueve reinas. Cuando se acerca el festejo de las bodas de plata de su estreno en los cines, la ópera prima de Fabián Bielinsky regresa desde hoy a los cines en copias remasterizadas 4K, luego de un minucioso trabajo de rescate completo de la imagen y del sonido original para que el espectador de hoy descubra la misma película que se conoció por primera vez el 31 de agosto de 2000.

La versión reconstruida de Nueve reinas se presentó en el último Festival de Cine de San Sebastián, a fines de septiembre de 2023. Allí se conocieron los detalles de toda esta meticulosa restauración que le devolvió a la película casi todo su aspecto original: la digitalización de la imagen (sobre la base de un escaneo cuadro a cuadro del negativo original en 35 mm, conservado por el Museo del Cine de Buenos Aires y por la productora) y el sonido, procedimiento realizado en los Países Bajos y en laboratorios argentinos.

Lo que seguramente toda una nueva generación de espectadores argentinos está por descubrir en pantalla grande (en streaming la película está disponible en la plataforma Star+) es uno de los grandes clásicos modernos de la producción cinematográfica local. Y a la vez una genuina apuesta artística con marcas de autor que al mismo tiempo encuentra en el público una respuesta amplia y muy favorable.

Ricardo Darín, Antonio Ugo y Gastón Pauls (de espaldas) en una tensa escena de Nueve reinas
Ricardo Darín, Antonio Ugo y Gastón Pauls (de espaldas) en una tensa escena de Nueve reinas

Ese intercambio entre el riesgo artístico y el entretenimiento puro se repetirá muchas veces a lo largo de las siguientes dos décadas en el cine argentino. Nueve reinas (que en su momento cosechó más de un millón de espectadores en los cines) dejó una huella continuada más tarde por otros éxitos masivos aplaudidos al mismo tiempo por su rigurosidad narrativa y la perfección de su puesta en escena. Fue una de las simientes de todo lo que llegó después: El secreto de sus ojos, El clan, Relatos salvajes, El robo del siglo y mucho más.

Ese irrepetible 2001 para el cine argentino nos trajo a Nueve reinas y también a El hijo de la novia, que desde otra perspectiva hizo su aporte para alcanzar el mismo objetivo de la película de Bielinsky: hacer que por fin el público argentino encontrara en el cine de producción local por fin una identificación plena y se reconociera a sí mismo a través de una película nacional.

Entre Juan José Campanella, director de El hijo de la novia, y Bielinsky hay una coincidencia básica: los dos siempre se reconocieron como entusiastas seguidores y amantes del mejor cine clásico de Hollywood y de las películas de género. De hecho, la crítica de Nueve reinas que publicó en su momento The New York Times dice que la película combina de la mejor manera el cine de Alfred Hitchcock con el de David Mamet. Del primero toma un universo lleno de paranoia, en el cual cualquiera puede formar parte de una teoría conspirativa muy elaborada. Y del segundo, su obsesivo interés por quienes tienen la habilidad de jugar todo el tiempo haciendo trampas y engañando a los demás.

Fabián Bielinsky y Ricardo Darín, una gran amistad construida a través del cine
Fabián Bielinsky y Ricardo Darín, una gran amistad construida a través del cine - Créditos: @SILVANA COLOMBO

En el caso de Nueve reinas, lo que más atrapó de inmediato al público argentino fue el retrato cotidiano de la agitada e insomne vida en las calles de Buenos Aires desde la mirada de dos estafadores, Marcos (Ricardo Darín) y Juan (Gastón Pauls), que tratan de sobrevivir cada uno por su lado con engaños de poca monta y recompensa escasa. Una noche los dos se encuentran por azar y de ese vínculo que empieza a forjarse a los tropiezos, en medio de casualidades y desconfianzas, se abre la posibilidad de preparar y armar una operación mucho más grande que podría darles enormes e inesperados beneficios. En otras palabras: podría hacerlos multimillonarios.

Surgida del primer premio de un concurso de guiones, Nueve reinas reveló por primera vez el inmenso talento de Bielinsky, a quien se le abrieron todas las posibilidades imaginables después de la extraordinaria repercusión local e internacional que tuvo la película. Para sorprender a quienes esperaban en su siguiente película una continuidad temática y de estilo con su ópera prima, Bielinsky concibió la extraordinaria El aura (2005), de nuevo con Darín como protagonista.

Hasta hoy lamentamos que todo lo que prometía el talento de Bielinsky haya quedado trunco de manera tan rápida e inesperada. El director murió el 29 de junio de 2006, con apenas 47 años, víctima de un ataque cardíaco, en San Pablo (Brasil), ciudad a la que había viajado para filmar un corto publicitario.

De la mano de Bielinsky, Darín mostró por primera vez en Nueve reinas una oscuridad inesperada para un actor acostumbrado desde siempre a interpretar personajes agradables y queridos de inmediato por el público. En El aura esa nueva veta interpretativa alcanzaría una altura todavía más elevada y abriría para Darín el camino definitivo que lo llevó a ser reconocido desde el cine (a través de certeras miradas locales e internacionales) como el mejor actor argentino de los siguientes 20 años.

Ese camino iniciado en Nueve reinas pudo quedar trunco desde el vamos porque en el plan original de Bielinsky ni Darín ni Gastón Pauls iban a personificar a los dos estafadores. La película la iban a hacer el Puma Goity y Leonardo Sbaraglia, y muy poco tiempo antes de empezar a filmar nos llamaron a Ricardo y a mí. Tuvimos muy poco tiempo para prepararlo”, confesó Pauls en 2022 durante un programa de TV. El dato se mantuvo en secreto hasta ese momento.

Darín, que con el tiempo construiría con Bielinsky una amistad entrañable, recordó que en aquellos primeros contactos de Nueve reinas el director le dijo que no lo veía para el personaje porque era un actor demasiado simpático que cuando sonreía inmediatamente se metía al público en el bolsillo. “Fabián era muy cuidadoso con esto. No quería que el personaje tuviera la más mínima empatía con la audiencia porque Marcos era una lacra humana. Finalmente Gastón y yo lo conseguimos. Los dos personajes fueron abrazados por el público porque da un poco de ternura ver cómo estos dos giles creen que son los más maduros del mundo”.

Darín, Pauls y Leticia Brédice, el triángulo protagónico de Nueve reinas
Darín, Pauls y Leticia Brédice, el triángulo protagónico de Nueve reinas

Lo que también empezó a crecer con el tiempo fue la sensación de que la película anticipaba desde el retrato de la vida urbana porteña, el comportamiento de algunos prototípicos personajes, la descripción de ciertos tipos humanos y conductas cotidianas y una mirada muy precisa sobre el papel del dinero y el lugar de determinadas instituciones la monumental crisis socioeconómica que estallaría en 2001.

“Si la gente de un país se siente plenamente identificada en su ser nacional con dos estafadores estamos jodidos –llegó a decir Bielinsky en su momento-. Y, sin embargo, la gente admite que hay algo de esto en nuestra idiosincrasia. Lo más curioso es que he podido comprobar que gente de otras grandes urbes también se siente identificada con este sentimiento. Hay una cierta globalización del sálvese quién pueda”.

Nueve reinas es la crónica del engaño como principio y modo de vida ejercitado casi siempre delante de los demás. Un arte delictivo que exige a sus protagonistas (encarnados por Darín como una suerte de mentor y Pauls como su mejor aprendiz) una agilidad fuera de lo común que la cámara de Bielinsky sigue al detalle con energía y precisión admirables. Alcanza con verlos todo el tiempo moviéndose (y perdiéndose) entre la gente que anda por la calle.

La geografía que caminan estos personajes (a los que se suman una perfecta Leticia Brédice y los veteranos Elsa Berenguer y Oscar Núñez) es la más reconocible de todas para los porteños. Va a ser todo un bienvenido juego para el espectador de 2024 reencontrar en los cines, si fue testigo de aquellos años, con un mundo urbano en el que las cosas tienen un valor ínfimo comparado con el de hoy. Una escenografía urbana llena de cabinas telefónicas, bares donde solo se paga en efectivo, programas físicos de computación y lecturas excluyentes en diarios impresos. Una eterna historia sobre estafadores y estafados situada en un contexto preciso y definido.

Nueve reinas recorrió numerosos festivales internacionales, cosechó varios premios y padeció en 2004 una remake flojísima en Hollywood pese a los nombres que aparecían detrás de esa producción: George Clooney y Steven Soderbergh como productores y John C. Reilly, Diego Luna y Maggie Gyllenhaal como protagonistas. Se llamó Criminal y casi nadie la recuerda hoy. La que vale con todas las letras es la original y su regreso a los cines, en copias flamantes y restauradas, será todo un acontecimiento. Como si fuera un verdadero estreno.

Cómo ver películas por 1500 pesos

Con entradas y combos a precios promocionales, casi todas las cadenas y complejos del país promueven a partir de este jueves la tercera Fiesta del Cine. Entre el 22 y el 28 de este mes, todas las funciones en las salas 2D, 3D, XD y Comfort Plus tendrán un valor único de 1500 pesos. Para las proyecciones en salas Premium (4D, DBOX) se fijó en tanto un valor unificado de 2800 pesos. Desde las redes sociales, las principales cadenas multipantalla acompañan la difusión de esta iniciativa con descuentos en el precio del pochoclo y las bebidas.

Apenas tres meses y medio separan a esta tercera Fiesta del Cine de su predecesora, que se realizó entre el 1° y el 4 de octubre. En aquel momento la entrada promocional había sido fijada en 800 pesos. De los cuatro días de aquella segunda experiencia de fines de 2023 ahora pasamos a una Fiesta del Cine extendida a lo largo de toda una semana, con la idea de darle impulso a una cartelera que viene registrando este año números muy flojos.

Un año atrás, traccionada por títulos de gran poder de convocatoria como Gato con Botas: el último deseo y Avatar: el camino del agua la taquilla local registró algo más de 3.700.000 entradas vendidas en los cines durante enero y 2.822.000 en febrero, según los números de Ultracine. El comienzo de 2024, en cambio, tiende a la baja en todos los números. Con la taquilla condicionada por la falta de películas atractivas y el impacto en el bolsillo de la crisis económica, la venta de entradas en los cines argentinos durante enero llegó a apenas 2.281.761, y con 1.209.003 en los primeros 19 días de febrero.

Wish, el poder de los deseos, una de las películas más vistas en la Argentina en lo que va de 2023
Wish, el poder de los deseos, una de las películas más vistas en la Argentina en lo que va de 2023

Más allá de la atracción especial que depara para el público argentino el reestreno de Nueve reinas, la Fiesta del Cine coincide con una semana en la que no se anuncian novedades internacionales capaces por sí solas de lograr una concurrencia masiva. El título de potencial más fuerte en ese sentido es el largometraje de animé Demon Slayer: Kimetsu No Yaiba, Rumbo al Entrenamiento de los Pilares. Las novedades de esta semana se sumarán a los títulos más vistos del momento (¡Patos!, Bob Marley: la leyenda, Madame Web, Wish, el poder de los deseos, Con todos menos contigo, Wonka), cuya concurrencia se espera que mejore en esta semana promocional.

La cartelera local también ofrece para esta nueva Semana del Cine con entradas rebajadas un atractivo mapa de películas con nominaciones al Oscar que coincide con el tramo final de la carrera en la búsqueda del máximo premio de Hollywood y la ceremonia de entrega prevista para el domingo 10 de marzo. Integran esa lista Anatomía de una caída, Barbie, Oppenheimer, Pobres criaturas, Los que se quedan, El niño y la garza, Yo capitán, Días perfectos, Napoleón y Zona de interés. Para muchas de ellas, la Fiesta del Cine que comienza este jueves es la última oportunidad que tiene el público argentino de verlas en pantalla grande.