¿Incursión menor o invasión? El comentario de Joe Biden sobre Ucrania que generó dudas y fuertes críticas

·5  min de lectura
Vehículos blindados rusos llegan a Belarús, el 18 de enero de 2022
HANDOUT

WASHINGTON.- El presidente estadounidense Joe Biden enfrentó una ola de críticas ayer -incluida una reacción muy inusual del presidente de Ucrania- después de que pareció restar importancia a una hipotética “incursión menor” de Rusia en el territorio de su vecino.

“Creo que lo que van a ver es que Rusia será responsable si invade. Y depende de lo que haga”, dijo Biden en una conferencia de prensa el miércoles. “Una cosa es si se trata de una incursión menor y luego terminamos discutiendo sobre qué hacer y qué no hacer, etcétera”.

Pese a las dudas que despertaron esas palabras, la administración de Biden siempre ha prometido imponer sanciones de gran alcance, incluidos pasos para aislar a Rusia del sistema financiero mundial, si el presidente Vladimir Putin ordena un movimiento hacia Ucrania.

El gobierno demócrata buscó rápidamente subsanar el efecto de esas palabras, asegurando a aliados y enemigos que Estados Unidos consideraría cualquier cruce de tropas rusas hacia Ucrania como una agresión inaceptable. Los funcionarios de la administración dijeron que los comentarios de Biden equivalían a un lenguaje torpe que no representaba su posición, lo que, según dijeron, está muy claro en su compromiso con la soberanía de Ucrania, declarado a menudo.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, abordó la tormenta con un tuit el jueves por la mañana, rechazando la noción de que exista una “incursión menor” cuando se trata de la invasión de un país por otro.

“Queremos recordar a las grandes potencias que no hay incursiones menores y naciones pequeñas. Así como no hay víctimas menores y poco dolor por la pérdida de seres queridos”, escribió Zelensky. “Digo esto como presidente de una gran potencia”.

En el Capitolio también criticaron a Biden. “La conferencia de prensa del presidente fue un choque de trenes absoluto que tendrá graves consecuencias”, dijo el miércoles el senador Ben Sasse, un republicano de Nebraska, en un comunicado. “El presidente Biden básicamente le dio luz verde a Putin para invadir Ucrania al hablar sobre la supuesta insignificancia de una ‘incursión menor’. Proyectó debilidad, no fuerza”.

Control de daños

La Casa Blanca reconoció claramente que los comentarios de Biden eran problemáticos. El Consejo de Seguridad Nacional emitió rápidamente una declaración el miércoles por la noche, al igual que la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, diciendo que cualquier movimiento ruso a través de la frontera con Ucrania sería “recibido con una respuesta rápida, severa y unida”.

Los funcionarios estadounidenses están alarmados por la posibilidad de una invasión a gran escala de las fuerzas rusas en territorio ucraniano que provocaría un gran número de víctimas y escalaría un conflicto latente en Europa. La inteligencia de Estados Unidos ha evaluado que Rusia está haciendo planes para tal invasión, incluso si no es seguro que Putin finalmente proceda.

Los comentarios de Biden llevaron a su personal a salir y aclarar de inmediato que cualquier movimiento de las fuerzas rusas hacia el territorio ucraniano independientemente del tamaño de la tierra ocupada- se consideraría como una invasión y provocaría las severas sanciones y castigos económicos que Estados Unidos ha estado preparando con aliados Más tarde, Biden se esforzó ayer por dejar eso en claro.

“He sido absolutamente claro con el presidente Putin. No tiene ningún malentendido: cualquier unidad rusa reunida que cruce la frontera con Ucrania es una invasión”, dijo Biden a los periodistas el jueves al comienzo de una reunión en la Casa Blanca sobre infraestructura.

Una invasión se enfrentaría con una “respuesta económica severa y coordinada” que ha sido “presentada muy claramente para el presidente Putin”, dijo.

Los funcionarios del gobierno dijeron que no se necesitaba un canal de diálogo extra con los aliados europeos para tranquilizarlos sobre los puntos de vista de Biden sobre la agresión rusa, y Psaki dijo que el mandatario no había hablado con Zelensky desde la conferencia de prensa. Otros funcionarios estadounidenses hablaron con sus homólogos en Kiev, agregó. “Hemos estado en contacto a un alto nivel con funcionarios y líderes ucranianos”, dijo Psaki. “Ciertamente entienden a partir de esas conversaciones lo que quiso decir el presidente”.

Joe Biden, durante la conferencia de prensa en la Sala Este de la Casa Blanca en Washington, el miércoles 19 de enero
Joe Biden, durante la conferencia de prensa en la Sala Este de la Casa Blanca en Washington, el miércoles 19 de enero


Joe Biden, durante la conferencia de prensa en la Sala Este de la Casa Blanca en Washington, el miércoles 19 de enero

Un alto funcionario de la administración, que habló bajo condición de anonimato para describir conversaciones privadas, dijo que los aliados y socios europeos se acercaron para agradecer a Washington por aclarar rápidamente los comentarios de Biden.

Psaki también citó los viajes del secretario de Estado Antony Blinken a Kiev y Berlín esta semana como una prueba más del compromiso de la administración de hacer todo lo posible para proteger la soberanía de Ucrania.

“No podemos elegir el camino de Moscú”, dijo Blinken a los periodistas el jueves en Berlín. “Pero podemos dejar en claro las crudas consecuencias de esa elección”.

Estilo Biden

En el período previo a las elecciones presidenciales de 2008, Biden se hizo conocido en el escenario nacional por sus errores públicos, incluso cuando describió a su futuro jefe, Barack Obama, como “el primer afroamericano mainstream que es elocuente, brillante y limpio” que se postulaba a la presidencia.

Durante su tiempo como vicepresidente, la tendencia de Biden a meter la pata se consideró como como una característica entrañable, parte de una imagen más amplia que cultivó del “Tío Joe” de la nación, a veces poco político, pero siempre auténtico.

Pero sus comentarios sobre Ucrania demostraron que hay mucho más en juego cuando un comandante en jefe usa un lenguaje poco claro durante una crisis global. El peso de las palabras de un presidente es un punto que el propio Biden solía señalar al criticar la retórica a menudo destemplada de Trump.

“Las palabras de un presidente importan”, dijo Biden en el pasado. “Pueden mover los mercados. Pueden enviar a nuestros valientes hombres y mujeres a la guerra. Pueden traer la paz”.

Por Tyler Pager y Paul Sonne

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.