Irene Rosales no quiere volver a casarse tras fallecer su madre

Anna Sanchez
·3  min de lectura
MADRID, SPAIN - NOVEMBER 03:  Irene Rosales attends 'Salon Look' at IFEMA to present the Termix hair straightener on November 3, 2017 in Madrid, Spain.  (Photo by Pablo Cuadra/Getty Images)
Irene Rosales no se casará de nuevo con Kiko Rivera (Photo by Pablo Cuadra/Getty Images)

La esposa de Kiko Rivera lleva un 2020 de lo más duro y, sobre todo tras la muerte de su madre, algunas cosas en su vida han cambiado para siempre.

Irene Rosales abre su corazón a Semana con la sinceridad y la naturalidad que siempre la caracterizan. Con el paso de los años ha demostrado con creces que ella no necesita fama ni dinero sino que está al lado de Kiko Rivera sencillamente por amor.

De igual manera, el hijo de Isabel Pantoja, ha arropado mucho a Irene en el tramo más duro de su vida, la muerte de su madre. En la revista la joven admite que está “más llorona que nunca” y apuntilla que: “No era algo habitual en mí, pero ahora echando tantísimo de menos a mi madre, pues no puedo evitar el emocionarme y el llorar a todas horas. No es un llanto amargo, es sobre todo un llanto de amor, por el hecho de echar tanto de menos a una persona.”

Y es que la relación de Rosales con su madre era muy estrecha y vital para ambas. Según relata la colaboradora de ‘Viva la vida’: “Ella está presente todos los días en mi vida. No hay una sola noche en la que me acueste y no piense en ella o no le hable. A mí me gusta hablarle todas las noches aunque me responda a mí misma. La recuerdo cada día… Todo lo que sé y todo lo que soy es gracias a ella. Ella me ha enseñado, guiado, cuidado y todo.”

A raíz del fallecimiento de su progenitora, Irene ha perdido la motivación principal para volver a casarse con Kiko. Hace meses fue ella la que le pidió matrimonio a Rivera para poderse casar juntos por la iglesia pero, tras lo acontecido, sus planeas parecen haber cambiado.

Aunque Irene sigue amando a Kiko con todo su corazón y tiene ilusión por casarse de nuevo, el hecho de que su madre no vaya a estar le pesa: “Es algo que me haría ilusión, pero no pasaría nada si no llega el momento, porque sigo absolutamente enamorada de Kiko. De hecho, te puedo decir que desde el fallecimiento de mi madre, no le veo mucho sentido.”

Y añade llena de sentimiento: “Me quiero quedar con la boda en la que mi madre estuvo presente, la vivió, disfrutó y fue feliz. Sería bonito vivir ese momento con Kiko, pero al faltarme alguien tan importante ¿ya para qué?”

La verdad es que su reflexión tiene todo el sentido del mundo porque, dado que ya se casó en su día con Kiko y su mamá pudo disfrutar de ese enlace feliz, ¿para qué casarse de nuevo si ella va a ser la gran ausente?

Sería un día inevitablemente agridulce para Irene, por una parte estarían sus hijas en la boda católica y claro que estaría contenta de darle de nuevo el ‘Sí, quiero’ a Rivera pero el recuerdo de su madre, y la añoranza que éste supone, pesarían demasiado.

Al menos de momento, la boda de Kiko Rivera e Irene Rosales queda cancelada pero, cuando pase el tiempo y curen las tan recientes heridas, la joven no parece estar cerrada a la idea de un segundo matrimonio con el que ha resultado ser el hombre de su vida.

Más historias que te pueden interesar

Irene Rosales ejerce de peluquera a la fuerza

El nuevo look de Irene Rosales es igualito a de otra famosa

Kiko Rivera e Irene Rosales, seis años de intensa relación