Isabel Alguacil: “Comprar una planta es como hacer una apuesta a una relación”

Laura Reina
·7  min de lectura
Isabel Alguacil, la paisajista que lleva los jardines más bellos de España, a la televisión
Gentileza

Durante el año pasado, en medio del confinamiento y el aislamiento social obligatorio, mucha gente sintió como nunca antes la necesidad de contacto con la naturaleza. De alguna manera, las plantas –en balcones, patios, jardines y en el interior de las casas– fueron ese contacto natural necesario, y unas de las grandes aliadas para afrontar el encierro. Como resultado, tanto la jardinería como el paisajismo experimentaron un verdadero boom. “Las ventas en viveros, tanto online como en tiendas físicas, se han disparado. Nos gusta estar rodeados de plantas, hay una necesidad innata de estar en contacto con la naturaleza y eso nos hace que queramos tener una planta cerca. La clorofila atrae, se depura el ambiente, filtra la luz... la gente que ha tenido acceso a una terraza o patio durante el confinamiento la pasó mejor” , afirma la reconocida paisajista Isabel Alguacil, presentadora del programa Paisajes con firma, que se emite de lunes a viernes a las 16 y los sábados y domingos a las 19.30 por el canal de lifestyle Más Chic.

Isabel es española, vive en Madrid pero su familia es de Granada. Su infancia la pasó en el campo familiar observando a sus abuelos trabajar en el jardín, con la manos manchadas de tierra húmeda, y plantando y removiendo plantas. También recuerda las excursiones a la Alhambra, cuya belleza natural la impactó de tal manera, que decidió que iba a vivir rodeada de plantas. Fanática del diseño y la estética, estudió paisajismo en la universidad Camilio José Cela de la capital española. Además, es autora de un blog, Paisaje Libre, en el que se dedica a mostrar los jardines y viveros más espectaculares de España, explica el uso de plantas, brinda asesoramiento y da consejos para sus más de 19.000 seguidores.

Isabel Alguacil, la paisajista que lleva los jardines más bellos de España, a la televisión
Gentileza


Isabel Alguacil, la paisajista que lleva los jardines más bellos de España, a la televisión (Gentileza/)

–Se puede armar un lindo jardín aunque se viva es espacios reducidos?

–Siempre se pueden crear espacios lindos con vegetación. Hay una planta para cada lugar, tengamos el clima que tengamos o el espacio con el que contemos, siempre vamos a encontrar una planta acertada para ese lugar. Obviamente no existe una planta para todos los climas, pero podemos encontrar las de hoja perenne que si las ponemos en el sol o a la sombra pueden funcionar bien.

–¿Tenés una planta o flor preferida?

–Es difícil tener solo una preferida, pero una planta que me gusta mucho y que siempre tengo es la nandina doméstica porque va cambiando de colores, tiene flores, frutos, y por su tamaño va bien en una maceta.

–Hay personas que quieren tener un jardín pero no quieren que les dé mucho trabajo, es decir, no quieren ocuparse. ¿Es posible eso?

–Todo el mundo quiere mantenimiento cero, pero eso no es posible, siempre hay un mínimo mantenimiento porque las plantas son seres vivos. Hay que limpiarlas, regarlas, darle nutrientes, controlar que no tengan plagas... Pero sí hay plantas que con un poco de sol y riego y abono adecuado, no nos van a pedir muchos cuidados. Y si no siempre se puede recurrir a un jardinero o especialista.

–¿Creés que las plantas pudieron haber ayudado a sobrellevar el confinamiento?

–Sí, de hecho las ventas en viveros, tanto online como en tiendas, se han disparado. Nos gusta estar rodeados de plantas, hay una necesidad innata de estar en contacto con la naturaleza, nos hace que queramos tener una planta cerca. La clorofila atrae, se depura el ambiente, filtra la luz... la gente que ha tenido acceso a terrazas o patios durante el confinamiento la paso mejor. Y además se dio cuenta de que la jardinería relaja, desestresa, te enseña a observar y a apreciar los pequeños cambios que se producen en la naturaleza. El año pasado la gente ha invertido mucho en conocer y aprender más de plantas. Está el que creó jardines verticales en el patio de su casa o su puso una huerta, o el que solo compró una planta. Por eso mismo se incrementó la demanda de servicios de paisajismo y jardinería. Además es una tarea que se puede hacer solo y no implica ningún riesgo sanitario.

–Hablás de inversión... ¿es muy cara la jardinería o es un mito?

–La jardinería no es cara, pero a diferencia del interiorismo el resultado no es inmediato. Con las plantas hay que esperar su evolución, que crezcan. Por eso cuando se compra una no se valora el potencial de esa planta. Y hay un trabajo previo en el vivero de cuidado y producción que son los que fijan el precio. Es una inversión que no se ve hasta largo plazo y además requiere de ciertos cuidados. Comprar una planta es casi como hacer una apuesta a una relación, aunque creo que con esto ya me estoy yendo por las ramas [risas].

–¿Cómo surgió el programa Paisajes con firma?

–En realidad el programa surgió a partir de mi pasión de visitar jardines y subirlos a mi blog. Pero verlos en vivo y en directo es muy distinto. Por eso la idea de mostrarlos en televisión. En el programa lo que hago es visitar los jardines privados de paisajistas de toda España que yo admiro mucho. Es interesante porque ellos nos abren las puertas de sus jardines y nos explican el por qué de su diseño, lo que quisieron transmitir. Siempre digo que hay que visitar jardines botánicos o parques publicos porque es donde más se aprende y mas soluciones surgen cuando tenemos un proyecto.

–¿Estuviste alguna vez en Buenos Aires?

–Lamentablemente no fui todavía, iba a hacerlo el año pasado y no pude con la pandemia. Es un pendiente que tengo. Además del jardín Botánico, me encantaría conocer también el Jardín Japonés y el Rosedal de Palermo. Hay muchos paisajistas muy buenos en Argentina. Me encantaría hacer una nueva temporada del programa ahí, debe haber jardines que son como joyas.

–¿Se puede considerar el paisajismo como un arte?

–Sin dudas es una expresión artística porque utilizamos materiales vivos como las plantas y otros inertes como piedras y mobiliarios para expresar algo. El paisajista quiere transmitir un mensaje con esa creación. Para mí no hay mayor experiencia sensorial que entrar en un jardín porque todos los sentidos se estimulan. Es una sensación única, es adentrarse en un universo creado de manera intencionada que busca provocar determinadas emociones. Un jardín es una explosión de sentidos.

–¿Cómo sos como paisajista, tanto en tu casa como cuando diseñás un jardín en la de los demás?

–En casa tengo terraza pero es en el jardín familiar donde hago mis experimentos. Me considero bastante prudente y proporcionada, y trato de adaptar todo a una escala humana. Cuando me llaman para trabajar, me gusta analizar los gustos del cliente, porque el jardín es para él o ella, no para mi. Lo más natural es que el jardín o el espacio en el que vamos a diseñar con plantas sea una continuación de la arquitectura de esa casa que puede ser moderna, clásica o algo más neutral. Y así debería ser ese jardín.

–¿Cuál es el error más común que comenten los aficionados?

–A veces el error es llenar todo de plantas sin sentido, sin intención o ninguna justificación. Quieren hacer el jardín a partir de una planta y antes hay que analizar el espacio disponible, el uso que se le dará y una vez que eso está organizado, buscar las plantas que mejor se adaptan. Así, se va cerrando el abanico de posibilidades y no hay miles de opciones para elegir, solo las que se adaptan a esa situación. Ese es el secreto.

–Además de que no de tanto trabajo, ¿qué otras cosas te pide el cliente para su jardín?

–Sobre todo que tenga interés todo el año y no solo unos meses, que se puedan ver transformaciones. El dinamismo es lo que termina de apasionar a la gente por su jardín.