Anuncios

Jane Fonda sólo recuperaría la ilusión en el amor con un veinteañero

Jane Fonda credit:Bang Showbiz
Jane Fonda credit:Bang Showbiz

Con tres matrimonios a sus espaldas, la actriz Jane Fonda (85) no se ve enamorándose de nuevo ni quitándose la ropa delante de un potencial compañero de cama. Sin embargo, si rompiera su palabra, sería porque la legendaria intérprete habría encontrado a un atractivo "veinteañero": en ese caso, la artista se replantearía, y mucho, su decisión de renunciar para siempre a una noche de pasión.

"No, ya he terminado con eso. Tengo 86 años. Ni siquiera en la oscuridad querría desnudarme delante de alguien", ha bromeado la intérprete a su paso por el podcast 'Absolutely Not', justo antes de matizar sus palabras. "Otra cosa. Y me avergüenza decir esto. Si tuviera un amante, estaríamos hablando de un veinteañero. Porque no me gustan las pieles viejas", ha revelado.

"Y en consecuencia, no me gustaría tener que arruinarle la experiencia a nadie. Asumo que otras personas son como yo: simplemente no me gustan los viejos", ha sentenciado para dejar claro que las probabilidades de agenciarse un joven ligue son, en su opinión, bastante escasas a día de hoy.

La estrella de series como 'Grace y Frankie' está convencida de que su vida sexual es cosa del pasado, por lo menos en pareja. Aunque su deseo sexual sigue plenamente activo, sus férreos principios le impiden coquetear con hombres mucho más jóvenes que ella, a diferencia de algunos de sus contemporáneos.

"Suelo desaprobar que hombres de 86 años salgan con chicas de veinte, así que no seré yo quien repita esa dinámica. No voy a mentir y decir que no me excito si veo a un tipo de hombre determinado. Pero no, no, no quiero forzar a nadie", ha argumentado.

En esta etapa de su vida, parece claro que Jane Fonda se da por satisfecha entablando amistad con las nuevas generaciones. "No tengo amigos de mi edad, son todos más jóvenes que yo", ha señalado la que fuera esposa de Roger Vadim entre los años 1965 y 1973, de Tom Hayden (1973-1990) y, finalmente, del empresario Ted Turner, con quien se casó en 1991 para divorciarse diez años después.