Anuncios

Julieta Zylberberg y su experiencia de filmar Night Sky con Sissy Spacek y J.K. Simmons: “Nunca idealicé Hollywood, pero fue muy loco estar ahí”

Julieta Zylberberg y su experiencia de filmar con Sissy Spacek y J.K. Simmons
DIEGO SPIVACOW

Julieta Zylberberg está expectante con el estreno de Night Sky en Amazon Prime Video. La actriz argentina es una de las protagonistas de esta serie de ciencia ficción de ocho episodios en la que se luce junto a Sissy Spacek y J.K. Simmons y cuyo primer capítulo dirige Juan José Campanella .

En diálogo con LA NACION, Zylberberg cuenta su experiencia de rodaje en Chicago, Estados Unidos, durante tres meses, y en plena pandemia, en el 2021. “Fue un proyecto muy curioso, extraordinario y muy corrido de lo que, en general, hago”, asegura.

-¿Cómo fue la convocatoria?

-Me llamaron de Amazon Prime Video pidiendo una audición en inglés. Y la verdad es que no hablo muy bien inglés así que lo dije, y justamente eso les interesaba. Les gustó mi trabajo, me pidieron otro más y después ya me reuní con los showrunners, guionistas y productores. Fue muy loco.

-¿Tuviste la posibilidad de trabajar con Campanella?

-No porque Campanella dirigió el primer capítulo y después no estuvo más. Y yo me sumé en el segundo capítulo y estoy hasta el final. Los otros directores también son todos muy grosos, como por ejemplo Phillipe Martin, que hizo The Crown.

Zylberberg estuvo tres meses instalada en Chicago, filmando la serie
DIEGO SPIVACOW


Zylberberg estuvo tres meses instalada en Chicago, filmando la serie (DIEGO SPIVACOW /)

Con guiones de Holden Miller, Night sky cuenta también con directores de la talla de Shari Springer Berman, Jessica Lowery y Robert Pulcini. El elenco se completa con Chai Hansen, Kiah McKirmann, Adam Bartkey, la argentina Rocío Hernández, entre otros. Según la trama, Irene (Spacek) y Franklin York (Simmons) son una pareja que hace muchos años descubrió un portal en su patio trasero que, inexplicablemente, conduce a un extraño planeta desierto. Desde entonces guardaron cuidadosamente su secreto hasta que un misterioso joven entra en sus vidas y su tranquila existencia cambia rápidamente, especialmente cuando entienden que ese portal oculta muchas más cosas de lo que jamás podrían haberse imaginado.

Julieta Zylberberg, en una escena de Night Sky
Julieta Zylberberg, en una escena de Night Sky


Julieta Zylberberg, en una escena de Night Sky

“Estuve tres meses en Chicago, de julio a septiembre del 2021. Mi hijo [Luis Ernesto, de 9 años y fruto de su relación con el también actor Esteban Lamothe] fue a visitarme un mes, porque Lula, una amiga de toda la vida, viajó con él. Sino era una locura de tiempo. Y filmamos en Jujuy, además, porque una parte de la serie sucede en Argentina. Mi personaje es el de guardiana de uno de los portales que está en Jujuy, porque aparecen otros a lo largo de la serie . Rocío Hernández, que hace de mi hija, también es argentina”, indica.

-¿Qué te atrajo de la serie?

-Tiene un montón de intriga. No podía dejar de leer los guiones y eso que los estaba leyendo en inglés. Lo que tiene de lindo también es que es súper humana y se mete con las relaciones de los personajes.

Rocío Hernández interpreta a la hija del personaje de Zylberberg
Rocío Hernández interpreta a la hija del personaje de Zylberberg


Rocío Hernández interpreta a la hija del personaje de Zylberberg

-¿Tuviste que mejorar tu inglés?

-Hablo como una argentina que puede ir de viaje y defenderse. Tengo un inglés bastante básico, pero obviamente estando allá lo mejoré un poco. De todas maneras, ellos buscaban a una argentina hablando en inglés. Puedo memorizar un texto, pero tengo una pronunciación para nada elaborada.

-¿Cómo fue la experiencia de filmar con actores tan prestigiosos como Sissy Spacek y J.K. Simmons?

-Nunca idealicé Hollywood. Fue muy loco, espectacular. Cuando estás ahí haces tu trabajo y decís, ‘guau, son mis compañeros. Tuve escenas con los dos hacia el final y son muy cálidos. Uno ve a los actores de Hollywood casi como si no fueran seres humanos, ¿no? Y después estás ahí, los saludas y empezás a trabajar. Todos fueron amorosos y generosos actoralmente hablando, felicitándonos después de la escena . Muy cálidos y genios totales. Tienen una industria inmensa, todas las facilidades y eso está bueno.

-¿Y cómo era la relación fuera del set?

-Es otro estilo, otra idiosincrasia. Son muchos más trabajando en el set. El equipo es gigante, querías pedir algo y no sabías ni con quién hablar; el trabajo está muy dividido también. Rocío fue mi familia allá. Hicimos una linda relación con Kiah, Adam y Chai y nos veíamos mucho con ellos y con otra gente del equipo. Por supuesto que ellos tienen allá su casa, su vida y nosotras paseábamos bastante porque tuvimos mucho tiempo libre. Quedé en contacto con ellos, tenemos un grupo de WhatsApp, aunque en la serie casi no nos cruzamos.

-Este trabajo te abre una puerta al mercado internacional, ¿fantaseás con poder trabajar en otros países?

-Night Sky se estrena en 240 países y es muy loco pensarlo. Con las plataformas todo se globalizó, se rompen un poco las fronteras, hay muchas coproducciones. Que me convocaran para Night sky fue algo rarísimo, muy particular. Me interesa trabajar afuera y siempre que exista la posibilidad lo voy a hacer, pero no vivir en otro país porque tengo mi vida acá, me encanta y soy feliz en la Argentina. No fantaseo con armar una vida en otro lugar, pero sí trabajar . Estoy muy expectante, ojalá les guste la serie y la disfruten.

Zylberberg acaba de terminar de filmar dos películas más en nuestro país. “Una se llama El pájaro azul, dirigida por Ariel Rotter, y cuenta la historia de una pareja que está buscando un hijo desde mucho tiempo. Y la otra es El método Tangalanga, una historia basada en un caso real que hago con Martin Piroiyansky. Dos películas hermosísimas y muy distintas”, dice. Además, todos los viernes de junio a las 21 estará en el Teatro Nün con La fiebre, dirigida por Mariana Chaud. “Es la historia de Azucena, una mujer que decidió cortar un poco con los hilos que la atan a la cordura y a la sociedad y vaga por donde puede con su tortuga Fiebre. Propone un relato que aborda la soledad, la locura, la maternidad y un montón de temas más. Es una propuesta muy fuerte, con un texto hermosísimo, que interpela”, relata.