Keanu Reeves no permite que se realicen cambios digitales a sus actuaciones

Keanu Reeves no permite que se realicen cambios digitales a sus actuaciones
Keanu Reeves no permite que se realicen cambios digitales a sus actuaciones

La tecnología ha avanzado tanto que cada vez es más complicado para un ser humano distinguir entre lo que es real y lo que es generado por computadora. Keanu Reeves, uno de los actores más queridos de Hollywood, ha dejado en claro que está en contra de los ajustes digitales a su actuación. Entérate del por qué en los siguientes párrafos.

Por si te lo perdiste: John Wick 4: se confirma que la película será la más larga de la franquicia

En una entrevista reciente con Wired (via IndieWire) para promocionar el estreno de John Wick: Chapter 4, el actor de 58 años explicó por qué se niega a permitir que se realicen cambios digitales en sus actuaciones y por qué sus contratos cinematográficos incluyen una cláusula real que lo prohíbe. La estrella de Matrix (87%) dijo lo siguiente al medio:

Sí, digitalmente. No me importa si alguien elimina un parpadeo durante una edición. Pero a principios de la década de 2000, o podría haber sido en la década de 1990, hicieron un cambio en mi actuación. Agregaron una lágrima a mi rostro, y yo estaba como, ‘¡¿Eh?!’ Fue como, ni siquiera tengo que estar aquí.

En la actualidad, numerosas producciones de gran presupuesto han hecho uso de la tecnología para agregar, quitar o cambiar digitalmente elementos en películas. El comentario de Reeves llega en un momento en el que Hollywood está fascinado con la tecnología del de-aging, la popular técnica utilizada para hacer que un actor parezca más joven sin necesidad de usar maquillaje.

También te puede interesar: Secuela de Constantine todavía está en desarrollo, confirma el estudio

Algunos de los ejemplos más destacados de esta tecnología en proyectos recientes es el rejuvenecimiento de Mark Hamill como Luke Skywalker para The Mandalorian (90%), y el de Ewan McGregor y Hayden Christensen como Obi-Wan y Anakin Skywalker para Obi-Wan Kenobi (95%). Además, en unos cuantos meses veremos a Harrison Ford rejuvenecido para Indiana Jones and the Dial of Destiny, filme que llegará a los cines en junio de este año.

Además de la ya explotada técnica de rejuvenecimiento, cuyo uso ha traído éxitos y fracasos, existe otra que va más allá de los límites de la vida misma. Recordemos cómo Rogue One: Una Historia de Star Wars (85%), película de 2016, resucitó digitalmente a Peter Cushing, quien falleció en 1994, para interpretar a Grand Moff Tarkin. Acerca del DeepFake, Reeves dijo lo siguiente a Wired:

Lo que es frustrante de eso es que pierdes el poder de tomar acciones. Cuando actúas en una película, sabes que te van a editar, pero estás participando en eso. Si te hacen DeepFake, ya no tiene ninguno de tus puntos de vista. Eso asusta. Será interesante ver cómo los humanos manejan estas tecnologías. Están teniendo tales impactos culturales y sociológicos, y la especie está siendo estudiada. Hay tantos 'datos' sobre los comportamientos ahora.

El actor de Constantine (46%) y Drácula, de Bram Stoker (79%) también advirtió acerca del impacto que pueden tener estas tecnologías que manipulan en gran medida lo que vemos y escuchamos:

La gente está creciendo con estas herramientas: ya estamos escuchando música hecha por IA al estilo de Nirvana, hay arte digital NFT. Es genial, como, ¡Mira lo que pueden hacer las lindas máquinas! Pero hay una corporatocracia detrás que busca controlar esas cosas. Cultural, socialmente, nos enfrentaremos al valor de lo real o al no valor. ¿Y entonces qué nos van a imponer? ¿Qué se nos va a presentar?

No te vayas sin leer: Ana de Armas dice que las redes sociales acabaron con las estrellas de cine