Anuncios

A Kevin Spacey ahora le toca enfrentarse al obstáculo casi indestructible de la cancelación

Un cine de Londres se niega a proyectar su nueva película

Un cine de Londres se niega a proyectar el estreno de la nueva película de Kevin Spacey (Foto de Wiktor Szymanowicz/Future Publishing via Getty Images)
Un cine de Londres se niega a proyectar el estreno de la nueva película de Kevin Spacey (Foto de Wiktor Szymanowicz/Future Publishing via Getty Images)

Kevin Spacey se encamina hacia el estreno de su primera película desde que se convirtiera en una de las figuras del ‘efecto Weinstein’ en 2017, siendo acusado de conducta sexual inapropiada desde los dos lados del charco poco después del exposé que terminó condenando al productor de Miramax. Y si bien fue declarado ‘no culpable’ en los diferentes juicios celebrados, parece el mundo del cine no está dispuesto a pasar página. Porque uno de los cines más icónicos de Londres, ubicado en pleno centro de la capital y a pocos metros de la plaza donde se celebran premieres cada semana, huyó despavorido al descubrir que la película que estaban pensando proyectar era la nueva producción del actor de Sospechosos comunes (1995).

Prince Charles Cinema tenía previsto celebrar el estreno oficial de Control, un thriller donde Kevin Spacey no aparece en persona, sino que presta su voz al villano. La película cuenta la historia de una ministra que mantiene un romance con el primer ministro británico, y que termina siendo secuestrada dentro de su auto. Spacey presta la voz al malvado que toma control de su vehículo. Sin embargo, al descubrir que el actor formaba parte del elenco, el cine se retractó rápidamente.

La persona encargada de manejar el recinto, Greg Lynn, hizo saber la decisión a la coprotagonista y productora del filme, Lauren Metcalfe, a través de un email que, según The Telegraph, rezaba: “Anoche nos llamó la atención que su película presenta a Kevin Spacey, en particular su primera película desde el caso judicial”, aparentemente haciendo referencia al juicio en Reino Unido que el pasado julio declaró al actor inocente de múltiples cargos de agresión sexual. “Mi equipo y yo estamos horrorizados de que nos mencionen al mismo tiempo que su nueva película para el estreno”, continuó.

Metcalfe respondió al mismo periódico diciendo que el aviso llegó “de la nada”. “Fue muy impactante dado que Kevin ha sido absuelto. Se ha demostrado que es inocente y ¿quiénes son ellos para decir lo contrario? Kevin Spacey no ha hecho nada malo”, sentenció.

Sin embargo, la decisión del cine nos señala el cambio de percepción que existe a nivel social desde que se destaparan los trapos sucios más ocultos, pero oscuros, de Hollywood. Un cambio en donde las víctimas finalmente tienen la atención del mundo y los supuestos abusadores caen en el profundo foso de la cancelación feroz de manera instantánea. Porque Kevin Spacey habrá sido absuelto pero la seriedad mediática que le rodeó en 2017 resonó en todo el mundo, siendo otro ejemplo del peso que la condena social y profesional tiene antes de que la ley siquiera tome partido en el asunto.

Por un lado, es muy probable que la participación de Kevin Spacey en Control pase completamente desapercibida. Y es que si bien su voz resulta inconfundible para aquellos que nos enganchamos a la arrogante narración de su personaje en House of Cards o todavía recordamos su relato en Sospechosos comunes o el discurso final de John Doe en Se7en, en realidad, se trata de un personaje minúsculo que solo aparece en algunas escenas.

Pero, aun así y con presencia diminuta, tenemos a uno de los cines más emblemáticos de Londres rechazando estrenarla. Prince Charles Cinema es conocido por los cinéfilos locales como un monumento por el amor al cine, siendo una sala que no solo proyecta estrenos, sino que también realiza retrospectivas y proyecciones que funcionan como eventos en sí mismos. Por ende, que un cine tan peculiar se niegue a proyectar una película que incluye el nombre de Kevin Spacey nos habla de una historia que no se olvida. Lauren Metcalfe quizás piense que el cine está ‘cancelando’ al actor, sin embargo, creo que en este caso la historia es más profunda que una percepción de la actualidad.

Kevin Spacey ganó los dos juicios que lo acusaban de conducta sexual inapropiada pero eso no significa que el mundo del cine lo esté esperando con los brazos abiertos (Foto Nicole Harnishfeger-Pool/Getty Images)
Kevin Spacey ganó los dos juicios que lo acusaban de conducta sexual inapropiada pero eso no significa que el mundo del cine lo esté esperando con los brazos abiertos (Foto Nicole Harnishfeger-Pool/Getty Images)

Control es la segunda película de Kevin Spacey desde que la cancelación construyera un muro divisorio entre su figura, la percepción pública y la industria que tanto lo celebró en el pasado con dos premios Oscar. Es decir, desde que lo apartaran de House of Cards, Ridley Scott eliminara todas sus escenas de Todo el dinero del mundo -reemplazándolo con Christopher Plummer-, y Netflix cancelara el estreno de Gore, la biografía de Gore Vidal que estaba planificada en 2017.

La primera, The man who Drew God, apenas se estrenó en Italia y Rusia de manera limitada y a través de servicios online, pasando completamente desapercibida. Sin embargo, Control es la primera que está vendida a diferentes territorios desde la debacle de 2017, estrenándose en Inglaterra y Estados Unidos el 15 de diciembre, para luego aterrizar en Alemania, Corea del Sur, Rusia, Arabia Saudita y Bahréin (Imdb).

Además, es la primera que tiene estreno señalado después de que el actor ganara los dos juicios. El primero se celebró en Los Ángeles cuando, en octubre de 2022, el jurado concluyó que el actor no había abusado de Anthony Rapp cuando tenía 14 años y los dos eran actores relativamente desconocidos en obras de Broadway en los ‘80s. Rapp fue el primer personaje público que acusó a Kevin Spacey de conducta sexual inapropiada pocos días después de destaparse la historia de abusos de Harvey Weinstein. A él le siguieron cuatro actores que supuestamente trabajaron con Spacey cuando era el Director Artístico del Old Vic Theatre de Londres y empleados de House of Cards. Rapp lo demandó solicitando una compensación de $40 millones en daños. Pero, después de deliberar durante una hora, el jurado decidió que Rapp no había demostrado sus acusaciones (The Hollywood Reporter).

Meses después, en julio de 2023 y en el mismo día que Kevin Spacey cumplía 64 años, se repitió la historia cuando un jurado inglés lo declaró inocente de nueve cargos de agresión sexual, agresión indecente y, el cargo más grave, de provocar que una persona se involucrara en una actividad sexual con penetración (Variety). En esta ocasión, el jurado necesitó 12 horas para llegar a su decisión.

De todos modos, el actor no pudo librarse de una decisión que muchos todavía recordamos. Y es que en octubre de 2021 un árbitro decidió que debía pagar $31 millones a los productores de House of Cards por el presunto incumplimiento de su contrato. Recapitulemos: además de las acusaciones que llegaron a juicio, varios miembros del equipo de la serie también vertieron las suyas, diciendo que Spacey hizo que el set fuera “tóxico” a través de acoso sexual y uno de ellos asegurara que había sufrido abusos (CNN). Esto derivó en una investigación interna y en la decisión de eliminar al personaje del actor, Frank Underwood, de la última temporada, girando el protagonismo final sobre su compañera, Robin Wright.

Los productores alegaron que Spacey era responsable de millones de dólares en costos y pérdida de ingresos a raíz de las acusaciones, y un árbitro les concedió la indemnización. Spacey desafió la decisión pero, poco después, un juez de Los Ángeles la confirmó (Deadline).

Otro cine se ha ofrecido para celebrar el estreno en Londres el 14 de noviembre. Una sala en un barrio del este de la capital inglesa -Genesis Cinema-, lejos de la relevancia que tiene el centro de la ciudad. Y si bien al director Gene Fallaize no le preocupó contratar a Kevin Spacey para la película, diciendo en su momento que veía la elección como “una oportunidad para trabajar con uno de los grandes” y que “su vida personal estaba aparte” (fuente: Independent), resulta evidente que el nombre de Kevin Spacey arrastra una historia que llegó y se instaló en el recuerdo global. Justo cuando los destapes más oscuros de Hollywood estaban conmocionando al mundo.

Los juicios habrán dictado sentencia pero también lo hizo la conversación social. Y a estas alturas parece que resulta difícil discernir entre cuál tiene más peso. Porque la cancelación se ha convertido en una barrera aparentemente definitiva. Desde Johnny Depp alejado de Hollywood a Amber Heard lidiando con el rechazo de los fans de su exmarido y su propio drama ante el inminente estreno de Aquaman 2, Woody Allen, Armie Hammer o Marilyn Manson, entre otros. Con o sin juicios, el daño parece estar hecho y si Kevin Spacey esperaba iniciar su regreso poco a poco, la decisión del cine parece indicarnos que la percepción que se acomodó en 2017 podría ser difícil de sacudir aunque los juicios hayan determinado lo contrario.

Este artículo fue escrito en exclusiva para Yahoo en Español por Cine54.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Jada Pinkett Smith ya no vive en la misma casa que Will Smith

Disney y la secuela de 'El mago de Oz’ que provocó pesadillas

Will Smith reacciona a la confesión de Jada Pinkett Smith y es evidente lo que sus críticos olvidan

'Viernes 13' y la obsesión que puso fin a la carrera de su protagonista